Publicidad
Publicidad

#ZonaLibre | Suplican nuestro voto

A partir del próximo domingo, el país entero se politizará como cada seis años, pero con un ingrediente de exagerada sazón: la polarización excesiva.
mié 28 febrero 2024 06:05 AM
#ZonaLibre | Suplican nuestro voto
Una división se irá profundizando a lo largo de los feroces ataques, difamaciones, campañas negras y desinformación en redes sociales, que como nunca se habrá visto en la historia del país, señala Caleb Ordóñez.

El próximo domingo 2 de julio, a las 18:00 horas, las encuestas de salida perfilarán a la próxima persona que gobernará nuestro país por los siguientes seis años. Lo ensueñan Claudia, Xóchitl y Jorge, y aunque todas las encuestas arrancan con una ventaja aplastante por parte de la morenista, persiste la esperanza en el corazón de los opositores, quienes tendrán, desde el 1 de marzo y hasta el 29 de mayo, la titánica misión de revertir sus penosos números.

A partir del próximo domingo, el país entero se politizará como cada seis años, pero con un ingrediente de exagerada sazón: la polarización excesiva.

Publicidad

Una división que se irá profundizando a lo largo de los feroces ataques, difamaciones, campañas negras y desinformación en redes sociales, que como nunca se habrá visto en la historia del país.

Nadie se debe asustar de la imperante violencia digital que se presentará en las próximas semanas.

Solo un ingenuo e incauto podría dudar que seremos testigos de la más grotesca guerra electoral, donde además se presentará la tendencia de la Inteligencia Artificial para hacernos dudar sobre audios, videos y otras funciones únicas de esta nueva herramienta en las campañas electorales.

Los ciudadanos debemos ser muy astutos. Porque entre más quieran enojarnos, entre más nos quieran dividir, lograrán el cometido de la estrategia electoral, una de las más viejas en la historia, de donde proviene la afamada frase maquiavélica “Divide et impera” o “Divide y vencerás”. La que por años han utilizado gobiernos para indisponernos unos contra otros. Campañas que calientan las luchas de clases; políticos contra “sociedad civil”; ateos contra creyentes. Utilizan colectivos de minorías llenos de sed por venganza; enfermos contra sanos; entre decenas de etcéteras, donde se hace presente lo que dijera el activista Mahatma Gandhi: “Ojo por ojo y el mundo quedará tuerto”.

Divisores: matar o morir

La maquinación que viene no respeta ideologías o currículums -nos lo ha demostrado el “camaleonismo” partidista-. Tiene como fin ganar a como dé lugar las próximas elecciones, no importa qué tan bajo puedan caer y embarrarse.

Los tintes que veremos pueden calificarse con distintos adjetivos, excepto de inocencia, estrategia fortuita o casual. Ningún partido político tiene la exclusiva, todos se apuntan a practicarla. Se ejecuta a pecho descubierto, sin sutileza alguna. Ha sido muy premeditada y se vocea por todos los medios de comunicación y sus propias redes sociales. Su objetivo es que los ciudadanos levantemos el dedo acusador los unos contra los otros, llegando incluso a convertirnos en jauría humana a la caza de quien los politicastros indiquen.

Es la empecinada idea de la revuelta, buscarán desviar nuestra atención de los verdaderos problemas ancestrales que nunca han podido menguar. Tratarán de esa manera de desviar nuestra atención de la nube de miseria y podredumbre que les envuelve. Todo con tal de evitar que los gobernados los señalemos o reclamemos lo resultados de sus puestos inmediatos que buscan dejar atrás o en los que quieren reelegirse.

Finalmente son políticos, viven de su hambre de poder. Los alimenta el ego y la capacidad de “estar por encima” en un país donde todavía aplaudimos a quienes logran engañar a la mayoría y ejercer su autoridad -siempre y cuando sea por quienes votamos-.

Durante meses veremos un río revuelto, lleno de acusaciones y cientos de ofensas. Todo para crear un tótum revolútum donde se oculte a quienes afean su negligencia, su incapacidad de llevarnos a puerto alguno.

Que no se vea cómo, mientras nos enseñan una mano vacía o mientras señalan a los presuntos culpables de sus desmanes, nos roban con la otra, nos esquilman todo lo necesario para mantener su lujo presente y futuro; para pagar su bienestar pasado. Sin ningún pudor echan a la tropa a luchar entre sí, como carne de cañón. Que un día lucha por el azul y al otro por el rojo, o el marrón, o quizá el naranja. Lo importante es buscar un buen pedazo del pastel, donde hay lujos, pensiones, viáticos, negocios al amparo del poder y otras suculentas transas que han aprendido a añorar.

Enfócate

¿Con qué cara nos piden ejercer el derecho más básico dentro de nuestra democracia al pedirnos votar por ellos?

La gran mayoría de la casta política mexicana asegura no tener automóviles lujosos, grandes casas o cuentas gigantes en los bancos. No lo necesitan. Les prestamos coches y oficinas oficiales. Les garantizamos sueldos excelentes durante años para luego darles uno mejor, cuando deciden “brincar” como chapulines, a un puesto de mayor responsabilidad o envergadura.

Hoy suplican nuestro voto, mañana en sus grandes oficinas y extensas agendas olvidarán quiénes somos. Hoy se preocupan por nuestros problemas, mañana podrían culparnos de ellos.

Publicidad

Para nuestros políticos, la unidad social no se trata de reconciliación; todo lo contrario, prefieren seguir teniendo poder absoluto sobre una ciudadanía fragmentada, con intereses supuestamente contrapuestos.

Se amontonan nuevos jóvenes políticos, en una etapa donde decir que el verdadero liderazgo implica vocación de servicio suena hasta cursi.

Por eso, antes de apoyarlos, defenderlos y votarlos, conozcamos sus ambiciones y hojas de vida con la firme responsabilidad ciudadana de no vender nuestra dignidad por un plato de lentejas.

Antes de pelear por alguno de los cientos de candidatos, pregúntate si ellos pelearán por tus necesidades al llegar al poder.

Más allá de la toxicidad que se viene, convirtámonos en electores libres y pensantes, aquellos que tienen la capacidad de razonar y elegir conscientemente en unas elecciones tan importantes.

No te dejes manipular.

_____

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad

Newsletter

Los hechos que a la sociedad mexicana nos interesan.

Publicidad

Publicidad