Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada| A ocho años de nuestra sentencia de muerte

El cambio climático es la mayor amenaza para la humanidad. Sus impactos ya están perjudicando la salud a través de la contaminación del aire, y las enfermedades, entre otros.
lun 03 octubre 2022 06:00 AM
Cambio climático
Estamos en un momento crucial en el que empresas, organizaciones, instituciones públicas, y en general, todas las personas debemos reflexionar y actuar en favor del medio ambiente, apunta Alejandra Spitalier.

Hace poco más de 500 años era impensable creer que la tierra fuera redonda. Parece increíble que hace 270 años sobrevivíamos sin energía eléctrica. Impresionante es que hace 157 años una persona tenía precio como esclava. Y me parece hasta ridículo que hace escasos 76 años las mexicanas, por ser mujeres, no teníamos derecho a elegir a nuestros gobernantes.

Estas referencias históricas han marcado profundamente la manera en la que vivimos en la actualidad. Constituyen parteaguas evolutivos; paradigmas del desarrollo. Desafortunadamente, para lograr ese desarrollo nos hemos autoproclamado dueños y señores de los recursos materiales y naturales del planeta. Hemos tomado lo que nos ofrece para transformarlo, aprovecharlo y explotarlo para nuestro servicio y comodidad.

Publicidad

Este consumo desenfrenado nos ha conducido hacia un nuevo punto de inflexión. Estamos frente a uno de los retos más complejos como humanidad, pero nos da pereza enfrentarlo: la crisis ambiental.

¿Por qué no enfrentamos esta crisis? Porque nos sentimos propietarios del mundo y creemos que falta mucho tiempo para sufrir su ausencia. Porque vivimos bajo la incesante necesidad de producir más para ganar más, y de ganar más para consumir más. Este es el verdadero origen de nuestra crisis ambiental y es el espejo de nuestra crisis interna; esa que busca llenar con bienes externos los vacíos internos.

Y así como nos extraña la manera en la que sobrevivían en el pasado, hoy debería impactarnos la manera en que vivimos el presente. De verdad me parece increíble que en cada minuto que pasa se compran más de un millón de botellas de plástico de primer uso que se traducen en contaminación de mares, los cuales terminan siendo alimento de especies que son parte de nuestra dieta diaria (ONU, Cambio climático y Medioambiente 2018).

También debería resultar increíble que en este minuto se están perdiendo 23 hectáreas de tierra por sequía y desertificación, lo que se traduce en la pérdida de 20 millones de toneladas de grano (ONU, 202). Esto es gravísimo pues 1 de cada 9 personas no tiene qué comer (FAO, 2015; Iberdrola, 2021; National Geografic, 2020).

El cambio climático es la mayor amenaza para la humanidad. Sus impactos ya están perjudicando la salud a través de la contaminación del aire, las enfermedades, los fenómenos meteorológicos extremos, los desplazamientos forzados, la inseguridad alimentaria y las presiones sobre la salud mental. Y todo esto, además, afecta en mayor medida a los grupos ya de por sí vulnerables. A manera de ejemplo, según datos recientes del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 80% de las personas desplazadas por el cambio climático son mujeres.

Nos estamos matando.

Nos debería angustiar imaginar cómo vamos a sobrevivir en el futuro, pues si seguimos en esta dirección, en solo ocho años estaremos dictando nuestra sentencia de muerte; y, en escasos 18 años llegaremos a la cúspide de la crisis ambiental (ONU, 2020). Para dentro de 20 años, cerca de 5,000 millones de personas viviremos en ciudades con agua insuficiente (OMM, 2021). Para el 2040 tendremos un planeta 2 grados centígrados más caliente y con ello, en automático se incrementarán los incendios forestales y los fenómenos naturales catastróficos relacionados con lluvias y agua. (ONU, 2021).

Estamos en un momento crucial en el que empresas, organizaciones, instituciones públicas, y en general, todas las personas debemos reflexionar y actuar en favor del medio ambiente.

Desde el Poder Judicial de la Federación se ha asumido el compromiso institucional de impulsar acciones encaminadas al uso eficiente del agua (hoy se consume 21% menos agua que hace 4 años), al ahorro y uso racional de la energía, y el consumo responsable de los materiales (15% menos papel), así como a promover un correcto manejo de residuos y el reciclaje de estos (ahora tenemos un manejo ecológico de 228.7 toneladas de residuos por año).

 

Adicionalmente, se implementó un programa institucional de transporte comunitario con el que, a partir del 19 de septiembre del presente año, se movilizarán cerca de 6,000 trabajadores que residen en CDMX y zona conurbada, desde puntos cercanos a su hogar hasta la puerta del domicilio laboral. Con esto, se busca reducir de manera importante las emisiones de CO2. Lo mejor de todo es que el programa de transporte comunitario se paga con las economías generadas por los mismos ahorros de consumos arriba señaladas.

Es evidente que desde el Poder Judicial Federal no se puede arreglar en su totalidad la salud ambiental del país ni mucho menos la mundial, pero lo que sí se puede, y se ha hecho, es abonar algunas soluciones desde su competencia.

Estoy consciente que gran parte de las y los mexicanos vive en condiciones precarias y debe pensar principalmente en cómo sobrevivir día con día. Exigirles a ellos, con quienes tenemos una deuda histórica, que se ocupen con rigor de la crisis ambiental, sería visiblemente injusto. Y, no obstante, es importante destacar que muchas de las organizaciones ambientales de nuestro país surgen desde poblaciones indígenas que se encuentran en situación de extrema pobreza y que se enfrentan con enorme valentía, no solo a la vida precaria, sino a las mafias que desprotegen y debilitan sus territorios ancestrales. Al respecto no podemos dejar de resaltar que México es el país con más asesinatos de personas defensoras del medio ambiente en el mundo (Global Witness, 2022).

Así, quienes tenemos las necesidades básicas cubiertas, e incluso más que cubiertas, debemos cambiar nuestra mentalidad y ocuparnos del problema. Debemos reaccionar y accionar; y debemos, porque podemos, pero también porque nos estamos quedando sin remedio. Basta de indiferencia; basta de sentirnos intocables porque tenemos privilegios. Visibilizar los problemas es una manera de atenderlos; de ponerlos en la agenda pública y de empezar a apuntalar remedios. Sumemos. Sumemos todas y todos; hagamos diferencia. Ustedes, ¿con qué ayudan?

Necesitamos soluciones, se nos acabó el tiempo.

__________________

Nota del editor:

La autora es secretaria general de la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 
Publicidad
Publicidad