Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Dos amenazas de las reformas militares

Las reformas de la Guardia Nacional, y de la Extensión Militar, también representan peligrosos precedentes para los gobiernos que seguirán a este, sean de Morena o de otro partido.
mar 27 septiembre 2022 06:03 AM
encuesta guardia nacional
Tras la aprobación de la Reforma de la Guardia Nacional, quedó en evidencia que el oficialismo buscaría rutas legislativas alternas para cumplir los deseos presidenciales, aunque sean contrarios a la Constitución, apunta Juan Ortiz.

La Reforma de la Extensión Militar finalmente significó el quiebre de la alianza Va por México. Pero ahora, presenta dos nuevas amenazas que apuntan al Instituto Nacional Electoral y también a nuestra democracia.

La batalla librada en el Senado fue intensa, y generó nuevas bajas en las filas de la oposición como el Senador por Yucatán, Raúl Paz, que saltó del PAN hacia Morena. Se suma también el voto en abstención en comisiones de la senadora priista, la sonorense Sylvana Beltrones. Además de la extraña ausencia de la senadora por Veracruz, la panista Indira Rosales, en el día de la discusión.

Publicidad

No fue casualidad. Fuimos testigos de la enorme presión desde el oficialismo en contra de la oposición.

Primero fueron gobernadores de Morena, como Julio Menchaca, Rubén Ochoa y Claudia Sheinbaum, junto con el exgobernador de Sinaloa ahora embajador en España, Quirino Ordaz.

El Gobierno Federal no se quedó atrás. El Secretario de Gobernación, Adán Augusto, presionaba desde un hotel frente al Senado a legisladores como el priista Mario Zamora.

Los titulares de las Secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina también se involucraron, de acuerdo al senador emecista Dante Delgado.

Un día después de que Morena regresara esta reforma a comisiones, el presidente López Obrador exhibió los nombres de senadoras y senadores que se posicionaron en contra, haciéndolos blanco de la inquisición social y mediática, además de proponer una consulta popular inconstitucional paralelo al debate legislativo en el Senado.

Esta es la primera amenaza que encierran las Reforma Militares: la invasión del Poder Ejecutivo sobre el Legislativo

El Congreso representa la pluralidad de todo nuestro país. Ahí están reflejados más de 49 millones de votos.

Pero contrario al artículo 61 constitucional, que define que los legisladores son inviolables por las opiniones que manifiesten en sus labores, y que jamás podrán ser censurados por ellas, vemos nacer desde Palacio Nacional campañas de linchamiento público como ‘Traidores a la Patria’ y que el Tribunal Electoral las ha reconocido como calumnia.

Advertimos como todo el aparato de gobierno se vuelca en contra de uno de los líderes de la oposición con amenazas, filtraciones, presión mediática, que más allá de si es culpable o no, logró doblegarlo a fin de obtener los votos que faltan para alcanzar la mayoría calificada en la Cámara de Diputados.

 

Este método ahora es replicado en el Senado, con un aderezo extra: el involucramiento directo de las fuerzas armadas en la esfera legislativa. ¿Cuándo habíamos visto esto antes? Habrá que releer la vida y obra de Belisario Domínguez, senador antes de ser asesinado por el dictador Victoriano Huerta.

La segunda amenaza tiene que ver con la reforma pendiente de López Obrador: la Reforma Electoral

Tras la aprobación de la Reforma de la Guardia Nacional, que también abordamos en la columna anterior, quedó en evidencia que el oficialismo buscaría rutas legislativas alternas para cumplir los deseos presidenciales, aunque sean contrarios a la Constitución.

Es decir, en lugar de proponer reformas constitucionales, se harían modificaciones a leyes secundarias para no necesitar votos de la oposición.

Aún cuando se presenten acciones de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Gobierno Federal confía que no serán tramitadas a la brevedad, ni que alcancen 8 de 11 votos necesarios para invalidarlas totalmente, dándole el margen necesario para aplicarlas de facto. Así como sucedió con la Reforma a la Ley de la Industria Eléctrica.

Por esa razón, es que debemos estar atentos a la ruta que siga la Reforma Electoral. Tanto el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Juan Ramiro Robledo, y el Coordinador de Morena en San Lázaro, Ignacio Mier, revelaron que buscarán construir una propuesta que convenza a la oposición (o al PRI), y en caso contrario, irán por modificaciones a normas secundarias.

El riesgo es que se realicen modificaciones que afecten al INE e institutos locales, los procedimientos electorales y de fiscalización, de cara al proceso electoral 2024.

 

Las reformas de la Guardia Nacional, y de la Extensión Militar, también representan peligrosos precedentes para los gobiernos que seguirán a este, sean de Morena o de otro partido.

Ante la incapacidad de dialogar y construir acuerdos en el Congreso, el partido en el poder usaría el aparato estatal para coaccionar a legisladores, además de materializar reformas evidentemente inconstitucionales pero que no necesitan los votos de la oposición.

Por eso como ciudadanas y ciudadanos debemos involucrarnos más en las decisiones públicas. De interactuar directamente con nuestros gobernantes y representantes populares. De hacer equipo con personas que compartamos las mismas causas, a fin de que ellos nos tomen en cuenta en la búsqueda de soluciones a problemas nacionales y locales.

Del debate en el Senado, rescato el involucramiento de la sociedad y de organismos civiles. Estoy convencido que el retiro de la Reforma de la Extensión Militar, también fue gracias a la vigilancia social y el apoyo ciudadano a legisladores. Creo que esa es la ruta que debemos seguir.

___________
Nota del editor:

Juan Ortiz es director de Lupa Legislativa; analista político y parlamentario. Cuenta con nueve años de experiencia en Poder Legislativo y gobiernos locales.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad