Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Del acoso y violencia digital, a la letalidad vs periodistas

Quienes roban información en línea recorren Internet buscando datos que puedan utilizarse para intimidar y acosar a los trabajadores de los medios, y para evitar que hagan su trabajo.
lun 15 agosto 2022 06:47 AM
Del acoso y violencia digital
Un documento de la Unesco muestra que existen varios tipos de atacantes en línea, y utilizan diferentes estrategias para atacar a las y los periodistas, apunta Blanca Lilia Ibarra.

La semana pasada diversos medios dieron cuenta de las amenazas que recibieron dos mujeres periodistas en el Estado de Morelos. Dos reporteras que han centrado sus investigaciones contra malas administraciones, denunciaron amenazas de muerte y que se hicieron públicos sus datos personales en redes sociales.

En notas periodísticas se refiere que el domingo 31 de julio la periodista Rosy Linares denunció que el presidente municipal de Cuautla, Rodrigo Arredondo, la amenazó vía telefónica por publicar una serie de fotografías del “lodazal” de la elección interna de Morena del fin de semana pasado en Morelos.

Publicidad

La Red de Mujeres Periodistas del Estado de Morelos expresó su preocupación ante las amenazas contra la comunicadora por parte del alcalde. “Consideramos que el proceder del presidente municipal de Cuautla constituye un atentado contra la libertad de expresión, el ejercicio periodístico y el derecho a la información de la ciudadanía”, destacó la Red en un comunicado.

La misma Red denunció la filtración de información sensible y de datos personales de la reportera Adriana Mújica Murias, quien había solicitado la activación del Mecanismo de Protección para Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos.

La comunicadora presentó una queja al ser amenazada por el dueño de un medio de comunicación de la región oriente de Morelos, por dar seguimiento a la violencia política y digital de género que enfrenta una regidora.

En 2021, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) publicó un estudio, el cual arrojó que el crecimiento de las redes sociales ha hecho que las y los periodistas del mundo participen de un espacio público digital como parte de su profesión.

Si bien esto les ha creado nuevas oportunidades, incluidas las mujeres periodistas, como un alcance más amplio, y posibilidades de conectarse con sus colegas a nivel internacional y de crear medios especializados, también conlleva una serie de riesgos. En ocasiones ha llevado a que las y los periodistas compartan, a veces sin darse cuenta, información personal sobre ellas mismas y estos datos podrían ser utilizados en su contra.

Quienes roban esta información en línea recorren Internet buscando datos que puedan utilizarse para intimidar y acosar a los trabajadores de los medios, y para evitar que hagan su trabajo. Los ataques son diversos; a menudo los periodistas reciben amenazas de muerte, amenazas de violencia sexual o amenazas dirigidas a sus familias.

Una encuesta de 2020 realizada por la UNESCO y por el International Center for Journalists (ICFJ), en la cual participaron 714 periodistas mujeres de 125 países, estableció que el 73% por ciento de las encuestadas habían sufrido ataques en línea en su trabajo.

Según la encuesta, las mujeres periodistas afectadas por otros tipos de discriminación, como el racismo y la homofobia, tenían más riesgo de ser atacadas, y los efectos de dichas agresiones eran aún mayores. Esta violencia en línea afecta seriamente la libertad de prensa, restringiendo la expresión en línea de las periodistas.

El documento de la Unesco muestra que existen varios tipos de atacantes en línea, y utilizan diferentes estrategias para atacar a las y los periodistas. Además, señala que, comprender quién puede desear atacarles y por qué, les ayudar a prepararse mejor para este tipo de agresiones. Como parte de un proceso de evaluación de riesgos, el documento recomienda a las redacciones prepararse para el abuso en línea.

En mayo de este año, la organización ARTICLE 19 México y Centroamérica publicó un documento en el que, frente al alza de los asesinatos de periodistas, exigía a las autoridades prevenir, proteger e investigar diligentemente los ataques.

 

Para ese entonces, ARTICLE 19, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), Comunicación e Información de la mujer (CIMAC), Reporteros Sin Fronteras (RSF) y PEN Internacional identificaron que, en al menos 8 asesinatos, el móvil pudo estar vinculado con su ejercicio periodístico.

La organización adelantaba en su documento que, de continuar esa tendencia, el 2022 podría convertirse en uno de los años más letales contra la prensa desde que se tiene registro.

Lamentablemente, la semana pasada se registró otro ataque letal en contra de un periodista en nuestro país. En esta ocasión, Ernesto Méndez fue asesinado en el municipio de San Luis de la Paz, en Guanajuato convirtiéndose en el décimo tercer periodista asesinado en México en lo que va de 2022.

Las amenazas contra las y los periodistas no se ha limitado a la censura o exclusión de sus medios de información, sino que se han sumado vulneraciones a su privacidad, mediante vigilancia física, digital, seguimiento de comunicaciones o actividades, intrusión del Estado y de los poderes fácticos en sus familias u hogares y asesinatos.

Desde el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la información y Protección de Datos Personales (INAI) hacemos un llamado para que ya no haya más periodistas asesinados en el mundo.

___________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

La autora es comisionada presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

 
Publicidad
Publicidad