Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ElPersonaje | Blanca Alcalá: cobardía patológica

Blanca siempre ha querido ser gobernadora de Puebla, solo que no se le ha hecho y cayó falsamente en la trampa de Alito, de que sería candidata de la alianza con el PAN y con el PRD en Puebla.
vie 15 julio 2022 06:01 AM
La diputada Blanca Alcalá
Blanca Alcalá fue senadora y embajadora durante el peñismo, presidenta municipal de Puebla entre 2008 y 2011 y diputada plurinominal en su estado entre 1996 y 1998.

La telenovela de Alito Moreno se pone cada vez más candente conforme pasan las semanas, y como buena telenovela, tenemos a toooodos los personajes: los villanos, los malos, los buenos conversos, los malos irredentos, los oportunistas, los traicioneros, los tontos útiles y, bueno, los cobardes.

La verdad es que naaadie sabe cómo acabará esta novela, pero lo que sí sabemos es que los momentos de crisis sacan lo peor de las personas oooooooo solo nos dejan ver cómo son en realidad.

Publicidad

Para nadie es un secreto que Alito compró de distintas maneras a figuras al interior del PRI para llegar a la dirigencia, pero también, para aferrarse y mantenerse en ella. De hecho, y cómo dejar de mencionar que algunos priistas han hecho como que la virgen les habla, otros lo han confrontado de manera abierta y sin tapujos; y otros, se han resignado a la sumisión.

Entre estos últimos está la diputada priista Blanca Alcalá, quien sin miramientos salió a defender a su patrón y tuvo el cinismo de asegurar que “es parte de una guerra sucia”.

Así como lo leyó, no importando los señalamientos al dirigente sobre los “packs” que tiene de integrantes del PRI, minimizó el asunto y, sin más, se cuadró a la narrativa del dirigente priista. ¿Y la sororidad, doña Blanca?

Uno de los métodos más conocidos que Alito empleaba era el de, por un lado, obtener información de todas y todos a la mala, y por el otro, prometer las perlas de la virgen a quien pudiera. Sí, Alito negociaba lo que no tenía, prometía lo que no dependía de él y garantizaba lo imposible con tal de “sumar” apoyos.

Y bueno, Blanca siempre ha querido ser gobernadora de Puebla, solo que no se le ha hecho y cayó falsamente en la trampa de Alito, de que sería candidata de la alianza con el PAN y con el PRD en Puebla.

Blanca fue senadora y embajadora durante el peñismo, presidenta municipal de Puebla entre 2008 y 2011 y diputada plurinominal en su estado entre 1996 y 1998.

 

Habrá que decirle a doña Blanca que recalcule sus fichas, no vaya a ser que Alito al saber que es incondicional, le saque un susto y termine involucrándola en algunas de sus pifias y triquiñuelas.

Y no está por demás comentar que el Inegi acaba de sacar las nuevas cifras del ciberacoso, tan sólo en 2021 hubo 17.7 millones de víctimas de este delito, la mayoría mujeres.

Y así cómo doña Layda está Blanquita, pues la violencia política en razón de género es inaceptable, pero venga de una mujer o la avale es… una fregadera, por decir lo menos.

Gracias a Dios, hay de mujeres a mujeres, y Ana Lilia Herrera denunció junto con tras diputadas los hechos ante la FGR.

“Nosotras nos podemos defender, hay millones de mujeres que no se pueden defender de este tipo de violencia”, lamentó Ana Lilia Herrera.

Blanca, Blanquita, la ética vale más que el sueño de una candidatura ¿o no?

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

 
Publicidad
Publicidad