Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Putin invade Ucrania_Header desktop Home Expansión
Putin invade Ucrania_Galería desktop Home Expansión

#LaEstampa | La destrucción de Mariupol

Las imágenes de la destrucción de Mariupol son casi indescriptibles. De manera indiscriminada, el ejército ruso ha bombardeado hospitales, complejos de departamentos, teatros y centros sociales.
jue 24 marzo 2022 05:00 AM

Hasta antes de la guerra de Vladimir Putin contra Ucrania, la ciudad de Mariupol era una hermosa ciudad costera con siglos de historia. Fundada a mediados del siglo XVIII, es (o era) un centro industrial fundamental para la economía ucraniana. Era también un popular destino turístico, a orillas de Mar de Azov.

Un mes después de comenzado el ataque atroz contra Ucrania, esa ciudad portuaria, con los hoteles mirando el mar, no existe más.

Publicidad

Las imágenes de la destrucción de Mariupol son casi indescriptibles y no dejan lugar a dudas. De manera indiscriminada, el Ejército ruso ha bombardeado hospitales, complejos de departamentos, teatros y centros sociales. Lo que se le ponga enfrente para deshacer la ciudad. Y lo están logrando: autoridades locales han sugerido que 90% de Mariupol se ha vuelto escombros.

Al menos una tercera parte del medio millón de habitantes que vivían ahí hasta hace un mes ha logrado escapar, pero quedan dentro decenas de miles, que tratan de sobrevivir sin agua, electricidad o medicinas. Es la mayor crisis humanitaria de la guerra en Ucrania, que a estas alturas ya es decir mucho.

Es importante ver con detenimiento las imágenes de la destrucción brutal de Mariupol. Es un escenario apocalíptico, que retrata con precisión la crueldad de Vladimir Putin y su falta de escrúpulos.

No es, por supuesto, la primera vez que somos testigos de algo así. Basta regresar algunos años, a la demolición sistemática de la milenaria ciudad de Aleppo, en Siria, donde los rusos colaboraron en la devastación de al menos 35,000 edificios de todo tiempo.

Publicidad

El mundo no tuvo la conciencia suficiente como para ver la tragedia de Aleppo en toda su horrenda magnitud. No podemos darnos el lujo de ignorar lo que ha ocurrido en Mariupol. Esa es la verdad de lo que vive Ucrania. Esa y no otra.

___________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad