Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#LaEstampa | La propaganda y la valentía

La periodista Marina Ovsyannikova apareció en un noticiero ruso de alta audiencia con una pancarta contra la guerra. Decidió pasar a la historia como baluarte de valor frente al engaño y la violencia.
jue 17 marzo 2022 11:59 PM
La periodista Marina Ovsianikova habla en un comunicado grabado antes de hacer una protestas antiguerra en la televisión en vivo.
La periodista y productora Marina Ovsyannikova decidió aparecer durante un noticiero ruso de alta audiencia con una pancarta contra la guerra.

Incluso en la vida cotidiana, la valentía no es un asunto frecuente. En una crisis, cuando el costo de la valentía puede ser la pérdida de la libertad o incluso la vida, la valentía es sinónimo de heroísmo. Lo que vimos hace unos días en la televisión rusa fue un acto heroico.

Publicidad

Lo protagonizó la periodista y productora Marina Ovsyannikova, que decidió aparecer durante un noticiero de alta audiencia con una pancarta contra la guerra. Pero no era cualquier pancarta. Ovsyannikova advirtió al público: “Les están mintiendo aquí. No crean la propaganda”. Luego exigió un alto a la guerra.

Fue un acto de gallardía doble, primero contra la salvaje guerra de Putin contra Ucrania y luego contra otra guerra que Putin ha declarado al mundo entero desde hace años y, de muchas maneras, contra su propio pueblo: la de la mentira cotidiana y la manipulación.

En una entrevista posterior, la periodista dijo haber sido testigo de años de tergiversación informativa y aseguró que no se arrepentía “en absoluto” de lo que había hecho.

Su bravura bien podría costarle la libertad. Las autoridades la interrogaron por horas y le impusieron una multa. Ovsyannikova teme por su libertad y, dice, también por su destino.

Sabe que el régimen de Vladimir Putin, siempre proclive a la represión, ha dado un giro claro hacia el totalitarismo, arrestando a miles y miles de personas ejerciendo su derecho elemental a la expresión, a la libre asamblea, a la protesta frente al gobierno que (es un decir, en el caso ruso) eligieron.

 

Nada de eso pareció importarle a Ovsyannikova, que decidió pasar a la historia como un baluarte del valor frente al engaño y la violencia.

¿Qué impacto habrá tenido entre el público la imagen de una mujer valiente, con una pancarta hecha en casa, reclamando el derecho a la verdad? ¿Se dará cuenta el pueblo ruso de lo que está ocurriendo, de las “mentiras” y la “propaganda”? Solo el tiempo dirá, pero los segundos de Ovsyannikova en televisión ya están ahí, para no olvidarse.

___________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

 
Publicidad
Publicidad