Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Desesperados por la revocación de mandato

La desesperación por promover la revocación de mandato para que la ciudadanía salga el 10 de abril a decidir en favor de que no se revoque el mandato presidencial ha llegado a límites increíbles.
lun 14 marzo 2022 04:57 AM
Un espectacular se observa en Mérida para votar a favor de que siga en su mandato el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en el ejercicio de Revocación de Mandato.
Desde el inicio el proceso de revocación de mandato ha sido un camino empedrado, considera Arturo Espinosa Silis.

Nadie la pidió, nadie la quería, a pesar de todos los vaivenes no le quisieron asignar presupuesto y parece que ahora a nadie le interesa. El capricho de la revocación de mandato trae desesperados a la llamada cuarta transformación.

Desde el inicio el proceso de revocación de mandato ha sido un camino empedrado: omisión legislativa de emitir la ley, litigio para que la recolección de apoyos ciudadanos fuera en papel y no mediante la app que el INE habilitó, jaloneos por el presupuesto para poder llevar a cabo la revocatoria bajo parámetros medianamente aceptables, y la más reciente es por la promoción por parte de servidores y servidoras públicas, y del propio partido Morena, así como de un par de asociaciones que parece que se crearon ex profesamente para promover que no se revoque el mandato del presidente.

Publicidad

El objetivo es lograr al menos el 40% de participación ciudadana y, desde luego, una aplastante mayoría a favor de que no se revoque el mandato del presidente. Si hacemos una valoración a partir de la actitud y las acciones de las y los interesados, pareciera que los números no están a su favor, y no me refiero a que vaya a ganar la opción de que se revoque el mandato presidencial, sino a que a la ciudadanía no le interesa la revocación de mandato, es más, un número importante no sabe ni de qué se trata.

A pesar de que no hay oposición sobre el tema, la desesperación por promover la revocación de mandato para que la ciudadanía salga el 10 de abril a decidir en favor de que no se revoque el mandato presidencial ha llegado a límites increíbles.

La semana pasada la Cámara de Diputados aprobó un “decreto interpretativo de la ley de revocación de mandato”, así le llamaron. No se trata de una nueva ley, tampoco modificaron la recién emitida Ley de Revocación de Mandato y mucho menos reformaron la Constitución. Lo que buscaron es, a través de un larguísimo documento, explicar que las y los servidores públicos sí pueden promover la revocación de mandato, pero vno pueden hacerlo con recursos públicos, aunque sí pueden hablar y opinar todo lo que sea necesario sobre este tema.

Más allá de las formas, pues en principio están aprovechando su mayoría legislativa, junto con sus aliados, para emitir documentos para los cuales no están facultados y que por tanto carecen de validez jurídica, buscan amarrar al INE y al Tribunal Electoral para que los dejen de limitar y les permitan promover a los cuatro vientos el capricho de la revocación.

Es cierto, la libertad de expresión en México está sumamente acotada, y en contextos electorales el monopolio del debate público es prácticamente de los partidos políticos y las autoridades electorales, pero nos guste o no así se estableció en la Constitución, fue la reforma de 2007, exigida por quienes entonces eran oposición y estaban inconformes y frustrados por las elecciones de 2006, quienes impusieron el llamado “modelo de comunicación política” el cual prácticamente prohíbe que los servidores públicos hagan proselitismo electoral de cualquier tipo.

Publicidad

Muchos litigios han pasado por el Tribunal Electoral sobre este tema, y de manera constante la autoridad jurisdiccional ha señalado que la Constitución así lo prevé en los artículos 41 y 134 y que se debe respetar, lo que significa veda electoral para servidores y servidoras públicas.

¿Qué va a pasar con este “decreto interpretativo” al cual seguramente le querrán dar rango de ley? Primero tendrá que pasar por el Senado de la República, veamos si ahí hay sensatez de Morena y sus aliados y lo rechazan, pero si no es así, y siguen adelante con este último y desesperado intento por promover la revocación de mandato para lograr una amplia participación, mientras la oposición y quien esté interesado se pelean por invalidar el decreto ante las instancias jurisdiccionales, todos y todas las servidoras públicas de este país tendrán un cheque en blanco para hablar, sin parar, sobre la revocación de mandato y así poder promover su participación.

El operativo será generalizado y amplio, lo que se busca es lograr una amplia participación, un triunfo abrumador a favor de que no se revoque el mandato presidencial, y con eso darle nuevos bríos a la legitimidad presidencial y parque a la estrategia de comunicación para señalar que el apoyo sigue igual o mayor al de 2018.

_________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad