Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Los destinos de Ricardo Monreal

Monreal quiere ser el próximo presidente, y aunque sabe que no es puntero en ninguna de las encuestas de su partido, parece no impacientarse.
mié 22 diciembre 2021 11:59 PM
Ricardo Monreal
El morenista ha sido senador, diputado, jefe delegacional en Cuauhtémoc y gobernador de su natal Zacatecas.

En Fresnillo, Zacatecas, se sabe celebrar. Su feria patronal es emblemática, cuando cientos de miles de personas se reúnen entre música, caballos y bebidas refrescantes. Muy cerca, a 15 minutos, está Plateros, una pequeña comunidad fuertemente devota del Santo Niño de Atocha.

Plateros no es cualquier lugar. Ahí se encuentra el santuario del mencionado santo. Para los devotos católicos, este lugar representa el tercero más visitado de México, solo por debajo de la Basílica de Guadalupe y el Santuario de la Virgen de San Juan de los Lagos. Aquella tierra vería nacer a uno de los políticos más populares de todo el estado: Ricardo Monreal Ávila.

Publicidad

Para quienes lo conocen de cerca, Monreal es un tipo relajado pero con una intensidad de trabajo absoluta. Igual se le veía brindando en el Salón Tenampa y cantando canciones de José Alfredo Jiménez, junto a Martín Urieta, el pasado 22 de noviembre, mientras que al día siguiente ya despachaba desde muy temprano y hacía la declaración a los medios más importante del día: Arturo Herrera no sería el próximo gobernador de Banxico .

La carrera política de Monreal es remota. Desde 1985, ya era primer regidor y secretario del ayuntamiento de Fresnillo, para luego ser diputado local y federal en cuantiosas ocasiones.

En 1998, se convirtió en el gobernador electo más joven de México a la edad de 37 años, ya con las siglas del Partido de la Revolución Democrática.

Poco a poco, se fue acercando más al presidente López Obrador, fue incluso su coordinador de campaña en 2012.

Algo sucedió en 2017. Una fuerte ruptura entre ambos políticos tenía preocupados a miles de morenistas, pues Monreal quería determinantemente ser el candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, mientras que López Obrador apoyaba desaforadamente a Claudia Sheinbaum.

Finalmente, las asperezas se limaron y Monreal fue al Senado a coordinar a los legisladores de Morena.

 

El socio de AMLO

A Monreal, algunos lo llaman “El 1,000 manos” por su control en el Congreso de la Unión. Todo proyecto de ley tiene que ser conocido por el zacatecano. No significa que él tome la decisión final, pero dice tener una responsabilidad enorme con el presidente para ser el mayor defensor y estratega de la llamada 4T desde su trinchera.

El navegar del senador ha sido complicado, entre una agenda personal y una defensa absoluta del presidente, con quien suele desayunar al menos una vez por semana.

Para quienes conocen las entrañas de Morena, el coordinador de los senadores es temido y respetado como operador, tiene fuertes cuadros en prácticamente todo el país y sabe ejercer su consultoría, cuando se trata de decisiones finales para elegir candidatos a las gubernaturas o alcaldías.

Varias vías

Al día de hoy, Monreal quiere ser el próximo presidente, y aunque no es puntero en ninguna de las encuestas internas de su partido, no parece impacientarse con ese tema . Quizá sabe que la baraja de las cartas está en las manos del presidente y él definirá la siguiente figura que irá por la candidatura del morenismo, como muchos suponen.

Monreal parece emerger como una figura disruptiva e incluso incómoda dentro de su partido. Se dice “socio” mas no un “subordinado” del presidente. Llama a tener cordura sobre temas que a los más radicales morenistas les parecen primordiales, como la revocación de mandato o reformas “urgentes”.

 

Monreal sabe que está “en el juego”, que se puede convertir en su momento en la figura más importante de Morena. Ya sea obteniendo la candidatura a la presidencia, o bien, el que decida a quién levantar la mano para el 2024.

Entonces, un tercer plan sería ir por la Jefatura de Gobierno. O un cuarto, simplemente decirle adiós al partido que fundó.

Como escribiera José Alfredo Jiménez: “Cuatro caminos hay en mi vida. ¿Cuál de los cuatro será el mejor?”. Eso lo tendrá que definir Ricardo Monreal algún día, quizá en el mismo lugar emblemático del Tenampa, en la plaza Garibaldi.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad