Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Cabeza de Vaca, un gobernador acorralado

Aunque el gobernador de Tamaulipas dice que el intento por quitarle el fuero es una persecución política, deberá hacer frente a una investigación que lo tiene contra el precipicio, dice Caleb Ordóñez.
mié 03 marzo 2021 06:30 AM
Francisco Javier García Cabeza de Vaca
García Cabeza de Vaca ya fue notificado formalmente sobre la solicitud de desafuero en su contra.

Era un día de febrero, en 1986, en la ciudad de McAllen, Texas. Cuatro jóvenes habían sido arrestados por la policía. El delito: robo de armas.

Ese día quedaría conservado por una fotografía a uno de los inculpados. Su nombre era Francisco Javier García Cabeza de Vaca, oriundo de Reynosa, Tamaulipas, quien tenía en ese tiempo apenas 19 años.

Ahora, cuando le preguntan, suele decir: “Lo que pasó fue un incidente de huercos”. Los otros tres cómplices fueron asesinados en 1998, 1999 y 2000, respectivamente.

Publicidad

García Cabeza de Vaca regresaría a México para convertirse en un exitoso empresario y entusiasta político. Desde el arribo de Vicente Fox a la presidencia en el 2000, comenzó a generar millones de pesos, y aunque en ese tiempo era acusado de hacer negocios con los hijastros de Fox, los hijos de Marta Sahagún —los hermanos Bribiesca Sahagún—, nunca les negó su amistad.

Durante todo el mandato de Fox, el fronterizo ocupó cargos públicos. En el 2000, fue diputado federal en la 58 Legislatura, y en 2005, presidente municipal de su natal Reynosa.

Sin embargo, en 2006 fue cuando despegó fuertemente su carrera política. En la campaña presidencial de Felipe Calderón, fue uno de sus asesores más cercanos y prometió ayudarle desde Tamaulipas, así que en 2007 sería diputado en la 60 Legislatura del Congreso local, hasta 2010.

Y cuando todos pensaban que sería el candidato del PAN a la gubernatura debido a su amistad con el presidente, una fuerte oposición del entonces dirigente nacional panista, César Nava, se le cruzó en la aspiración por la cual había trabajado recorriendo su estado. La razón fue polémica. Nava explicó que la decisión del CEN de no postularlo se debía a que “es de todos conocidos la posible influencia del crimen organizado en la designación de candidatos”.

El abanderado designado por el PAN sería José Julián Sacramento Garza, quien perdería esas elecciones obteniendo apenas la mitad de votos que su contrincante del PRI.

En 2012, García Cabeza de Vaca apostaría una vez más a una candidatura, ahora se trataba del Senado, y resultó ganador. Luego, en 2016, su apuesta por la gubernatura de Tamaulipas finalmente tuvo éxito: triunfó por un gran margen sobre el priista Baltazar Hinojosa.

#VotoDuro Francisco García Cabeza de Vaca

 

Escándalo tras escándalo

En los 21 prolíficos años políticos que ha vivido el gobernador tamaulipeco, se han presentado diversas polémicas que no han sido aclaradas.

El 31 de diciembre de 2004, desapareció su jefe de escoltas, René Izaguirre, cuyo cuerpo apareció en una autopista cuatro días después, el 3 de enero de 2005. Una ficha —que forma parte del expediente en su contra—, de la entonces SIEDO (ahora SEIDO), indica: “A Izaguirre lo levantaron tres o cuatro días después de que Cabeza de Vaca se reunió en el Embassy Suites de McAllen, Texas, con dos sujetos que manejaban las finanzas de narcos en Reynosa (…) El hecho parece ser producto de una promesa incumplida de Francisco García Cabeza de Vaca, de que sería el Cártel del Golfo el que nombraría al subdirector de la policía municipal de Reynosa y no la administración (municipal), un compromiso que supuestamente fue adquirido en reciprocidad a las grandes cantidades de dinero del narcotráfico que financiaron la campaña del entonces edil”.

Otro momento polémico ocurrió en 2005, cuando siendo alcalde de Reynosa otorgó un permiso para que se festejara el Día del Niño en el parque de beisbol Adolfo López Mateos. Durante la celebración, además de miles de juguetes, se repartieron tarjetas firmadas por Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo entonces preso en el penal de La Palma.

El 12 de agosto de 2006, fue detenido en San Juan, Texas, Alfredo Leal Guerra, quien fue subdirector operativo de Seguridad Pública municipal durante el gobierno de García Cabeza de Vaca, y en ese momento formaba parte del equipo de seguridad del entonces diputado local. Se le detuvo cuando transportaba 25 kilos de cocaína en su camioneta.

 

Pero no solo sus colaboradores eran constantemente acusados. La averiguación previa PGR/TAMPS/rey-1/519/05, de la entonces PGR, investigaba a su suegro, José Manuel Gómez Reséndez, y a su cuñado, Manuel Gómez García, “por el presunto robo de combustibles en perjuicio de Pemex”.

Quizá una de las controversias más grandes para Francisco fue la que involucró a su madre, María de Lourdes Cabeza de Vaca, quien es investigada por autoridades estadounidenses por el delito de enriquecimiento ilícito, pues se le descubrió contar con una cuenta de 4 millones 210,605 dólares en el banco Lone Star Bank de McAllen.

Se viene la noche

El pasado 1 de marzo, la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Diputados notificó al gobernador que la Sección Instructora admitió la solicitud para retirarle el fuero constitucional, ya que es acusado de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y evasión fiscal equiparada.

La inexplicable riqueza de García Cabeza de Vaca ha llamado la atención a sus paisanos. En 2016, un reporte del periódico Hora Cero mostraba una de las muchas propiedades del gobernador: un rancho, en Soto la Marina, llamado El Rincón, con más de 264 hectáreas de extensión, tres casas y cuatro cabañas, valuado en casi 66 millones de pesos. Ese mismo año, el periódico El Financiero señaló que el panista tenía una fortuna imposible de comprobar, de 951 millones 739,095 pesos .

Pero ya como gobernador, la cantidad de dinero que supuestamente lavó, según la Secretaría de Hacienda, podría sobrepasar los miles de millones de pesos. Dentro de los documentos con los que cuenta la Unidad de Inteligencia Financiera para solicitar el desafuero, trascendió el testimonio de un empresario confeso, Antonio Peña Argüelles, quien asegura que en 2004 el entonces gobernador Tomás Yarrington —hoy preso— le pidió conseguir dinero del Cártel del Golfo, para que se le entregara a García Cabeza de Vaca para apoyar su candidatura.

 

Otra acusación de un testigo protegido señala que, en el negocio de lavado de dinero, se encuentra inmiscuida toda la familia del gobernador. Subraya los nombres de su esposa, Mariana Gómez Leal; su madre, María de Lourdes Cabeza de Vaca; sus hermanos Ismael, senador, y José Manuel; su cuñada, Evelyn Aimee Rodríguez Garza, y su suegro, José Manuel Gómez Reséndez. Asegura que tienen 30 propiedades en Estados Unidos, entre empresas, ranchos, restaurantes, galerías de arte y otros establecimientos.

Y aunque García Cabeza de Vaca grita a los cuatro vientos que todo esto se trata de una persecución política que orquesta el presidente López Obrador, las acusaciones y los relatos de testigos, que han sido documentados desde hace más de 16 años, tanto en EU como en México, lo inculpan y lo ponen en serios aprietos.

Quizá por eso tanto el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, como el de Chihuahua, Javier Corral, lo han dejado solo y le han negado el apoyo del resto de los gobernantes de la Alianza Federalista.

Como todo aquel que es acusado, Francisco Javier tendrá que enfrentar un juicio donde deberá defenderse de una larguísima investigación que hoy lo tiene amenazado contra el precipicio.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad