Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Presupuesto del INE, ¿qué hay detrás?

Pareciera que el recorte presupuestario es un "castigo" al INE por llegar a resoluciones que han incomodado al presidente de la República y su partido.
mar 23 noviembre 2021 06:30 AM
Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral.
Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral.

En días recientes, la Cámara de Diputados aprobó el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2022. De lo que el INE solicitó originalmente, los diputados le recortaron aproximadamente 4 mil 913 mdp, monto que equivale casi al 20 por ciento de la cifra original. Esto es particularmente relevante en un año en el que probablemente se llevará a cabo, por primera vez, la consulta de revocación de mandato. El árbitro electoral requirió 3 mil 830 millones 448 mil 91 pesos específicamente para la organización de tal ejercicio, pero la Cámara de Diputados aprobó sólo 830 millones 573 mil 799 pesos. Es decir, la Cámara de Diputados concedió únicamente el 21.7 por ciento de lo que el INE solicitó.

Este recorte presupuestario al INE ha generado mucha polémica. Por un lado, consejeros electorales han manifestado que la organización de la revocación de mandato está en entredicho. Por otro lado, el presidente de la República y su partido han hecho un llamado a que se reduzcan los salarios de los funcionarios del Instituto para que este dinero sea destinado a dicho proceso.

Publicidad

Sin embargo, ¿es cierto que una reducción en los sueldos de los consejeros electorales bastaría para organizar una consulta popular como la que la ley obliga al INE a llevar a cabo? La respuesta es no. De acuerdo con cifras públicas, los 11 consejeros del INE perciben mensualmente 262 mil 634 pesos brutos, por lo que, aún si renunciarán a la totalidad de su sueldo durante todo 2022, el INE tendría una reducción de 34 millones 667 mil 668 pesos. Así las cosas, la renuncia a la totalidad de sueldos por parte de los consejeros supondría, apenas, el 0.9 por ciento de lo que el INE solicitó originalmente.

Ahora bien, la Ley Federal de Revocación de Mandato (LFRM) establece que el INE deberá instalar la misma cantidad de casillas que en la jornada electoral previa, teniendo en cuenta la actualización que corresponda al listado nominal. Es decir, de acuerdo con la jornada electoral que se llevó a cabo el 6 de junio, se deberían instalar al menos 160 mil casillas en la consulta de revocación de mandato.

También se ha dicho que el INE es el Instituto más caro del mundo. Al respecto, Roberto Castellanos publicó un texto en el que da cuenta de que los órganos electorales no son fácilmente comparables porque los modelos de organización electoral varían sustancialmente entre países; esto es, entre estados federales y centrales, entre modelos parlamentarios y presidenciales, entre partidos políticos con financiamiento público o privado, entre países que permiten el uso de urna electrónica, o entre países con una población mayor o menor.

Además, Castellanos expone que nuestro árbitro electoral es una autoridad sui generis debido a que, desde la Constitución Federal, se le ha encomendado un amplio catálogo de funciones, que impactan principalmente en el desarrollo de las elecciones, pero cuyos beneficios trascienden y permean a todas las instancias del país: como la administración del Registro Federal de Electores o la base para la producción y entrega de credenciales para votar.

En ese sentido, pareciera que el recorte presupuestario es un "castigo" al Instituto por llegar a resoluciones que han incomodado al presidente de la República y su partido.

Publicidad

¿Qué puede hacer el INE?

En lo jurídico, el INE tiene 30 días hábiles, a partir de que el PEF se publique en el Diario Oficial de la Federación, para promover una demanda de controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Es previsible que el Instituto argumente que la Cámara de Diputados violó su autonomía constitucional y presupuestaria, toda vez que omitió proveer los recursos necesarios y suficientes para llevar a cabo el ejercicio de revocación de mandato, dejándolo imposibilitado para cumplir con sus funciones constitucionales.

Los “tiempos típicos” de la SCJN nos hacen pensar, sin embargo, que no habrá una resolución que zanje el conflicto a tiempo. El calendario aprobado por el INE prevé que el ejercicio de la revocación de mandato se llevará a cabo el 10 de abril de 2022.

En ese contexto, en lo administrativo, el INE tendrá que iniciar una revisión de los rubros que podrían recortarse, sin violar derechos laborales ni dejar de cumplir otras obligaciones legales. Si bien el INE está constitucionalmente obligado a llevar a cabo la consulta, la falta de recursos podría derivar en que se instalen menos casillas o se gaste menos en la difusión pública de la convocatoria.

En lo político, debiera quizá insistirse en la necesidad de reducir el financiamiento público a los partidos. El monto que se entrega a los partidos está determinado desde la Constitución y forma parte del presupuesto del INE. Sin embargo, el dinero público que reciben los partidos es excesivo a todas luces y el Instituto no puede disponer de él.

En términos de comunicación, sería provechoso que el INE transitara de su papel de víctima (aunque no descartamos que lo sea) y busque alternativas al discurso confrontativo que ha predominado entre algunos consejeros y el “bloque opositor”, por un lado, y el gobierno federal y sus aliados, por el otro. En ese entorno polarizante, no gana nadie; más bien, perdemos todos.

Publicidad

Conclusión

El argumento al que apelan el presidente y Morena respecto al “alto costo” del INE es parte de una narrativa que se fundamenta en una acusación de dispendio generalizado, pero que ignora y demerita el valor público y la función social de un órgano clave para la democracia de nuestro país.

Es un hecho que al INE se le han aumentado atribuciones y se le ha recortado presupuesto. Sin embargo, en aras de evitar un mayor desgaste debiera valorarse la conveniencia de evitar tanta confrontación. Harían mal los consejeros del INE en personalizar los ataques. Ahora podemos hablar de menos recursos; debe evitarse que el día de mañana tengamos que hablar de la pérdida de instituciones.

____________________

Notas del editor:

Las autoras son consultoras especializadas en análisis político-electoral de Integralia Consultores ( @Integralia_Mx ).

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de las autoras.

Publicidad
Publicidad