Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Polarización versus liderazgo, el dilema mexicano

En política exterior, podemos ser líderes en una agenda de recuperación integral, sustentable, feminista, incluyente, una recuperación que ponga a las personas al centro de las decisiones.
dom 26 septiembre 2021 11:59 PM
AMLO en cumbre de la Celac
El presidente de México obtuvo relevancia en la Cumbre Celac.

La política exterior de México ha dado virajes importantes en las últimas décadas. México pasó de tener el liderazgo en el reconocimiento de los procesos de descolonización en África y una voz importante en el G77, a desarrollar una política más moderada en la búsqueda de consensos y desarrolló una red de tratados comerciales que brindaron más dinamismo económico pero que al mismo tiempo dejaron a un lado el riesgo político que implica tomar algunas posiciones en la diplomacia global.

La política exterior de México no siempre habla al exterior. Varios titulares de la Secretaría de Relaciones Exteriores han caído en la tentación de usar el debate internacional para complacer a la tribuna nacional. Estoy convencida de que la política local debe implementar los compromisos globales, pero cuando se quiere hacer política en el sentido contrario, es decir, cuando la política exterior se define desde la política interior, se corren riesgos importantes.

Publicidad

Hace unos días se llevó a cabo en nuestro país la reunión de la CELAC que fue marcada por el debate político y el intercambio de acusaciones. La agenda mexicana quedó fuera del programa.

Por una parte, celebro que la SRE esté dispuesta a entrar a los debates complejos, a poner en la mesa nuevas agendas aunque no comparto el contenido en algunas de sus propuestas. Lo que no puedo celebrar es que esta agenda sea aquella que divide a la región en lugar de abordar las prioridades que demanda la gente en América Latina y el Caribe.

La titular de la CEPAL, Alicia Bárcena, destacó en una conferencia organizada por la UNAM, que “existe un gran descontento social” con bases claras en el aumento de la pobreza, desigualdad, informalidad y corrupción, así como la gran desconfianza que tiene la sociedad de sus gobiernos.

En materia de democracia ahí están los indicadores. En 2018, sólo el 24% de los encuestados en la región se mostraron satisfechos con la calidad de sus democracias. Es tiempo de aprender de las dictaduras y sus consecuencias en la región, de las graves violaciones a derechos humanos. ¿Será que algunos olvidan el valor de la democracia y de los derechos a expresarnos, manifestarnos, asociarnos? En México pareciera que al mismo tiempo que defendemos comisiones de la verdad, podemos olvidar que sólo son posibles en democracia.

La Cumbre abordó la pandemia y las necesidades de vacunación. Sin embargo, no existe un plan de salud o de recuperación económica a nivel regional. América Latina y el Caribe puede ser una región de crecimiento y prosperidad porque cuenta con materias primas, fuerza laboral, capacidad de exportación. México tiene en ello una enorme experiencia.

Publicidad

Podemos ser líderes en proponer, consensuar e implementar una agenda de recuperación integral, sustentable, feminista, incluyente, una recuperación que ponga a las personas al centro de las decisiones, no a las ideologías.

No sólo el Covid-19 afecta a la región. Otra enfermedad que la carcome es la corrupción que destruye la confianza ciudadana, ahuyenta las inversiones, potencia la inseguridad y destruye sociedades. ¿Cómo generamos instituciones confiables que hagan de la región una más transparente, honesta, con plena capacidad para generar empleos y mejorar salarios?

Nuestra región tiene enormes retos políticos, económicos, climáticos, sanitarios, institucionales y de seguridad. México puede avanzar por la ruta que ha propuesto el Presidente para lograr una región más integrada, pero la estrategia correcta no es la polarización sino el liderazgo incluyente. La única ideología que debe prevalecer en América Latina y el Caribe es la del humanismo, la política que pone a las personas al centro de todas las decisiones.

_______________

Nota del editor: La autora ha sido legisladora federal y fue presidenta de la Unión Interparlamentaria.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
Publicidad
Publicidad