Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | México y Afganistán: una alerta latente

Poco se recuerda pero en el gobierno de Fox llegaron a México algunos grupos de afganos con un negocio fascinante para la delincuencia: el terrorismo. Éste causó reacomodo para los distintos cárteles.
mié 18 agosto 2021 11:59 PM
¿Qué está pasando en Afganistán? (Afgano con arma larga)
Para entender qué está pasando en Afganistán es necesario conocer quiénes son los talibanes y su interpretación de la ley islámica.

En aquel árido desierto. Un lugar recóndito, donde el rey Mohammed Zahir Shah aparecía en todos los frescos que dibujaban los artistas afganos. Aquella ciudad ruidosa, que se repartía entre el islam y el grecobudismo.

Toda esa tierra milenaria, llena de matices históricos, donde se libraron las más cruentas batallas de Gengis Kan y Alejandro. Guerras y sombras, así por la eternidad. En un país tan desconocido, lejano y apartado del nuestro. De nuestras festividades, colores y música.

Publicidad

A aquella zona geográfica tan diversa llegó, en 1962, Octavio Paz, no como literato ni como artista, sino como embajador que presentaba su credenciales al rey Zahir, deleitoso, decía él de representar a su país.

El rey no era ningún ignorante, conocía de México, de su comida y algunas costumbres. Pero jamás imaginó que un hombre como Paz fuera el primer embajador de la historia, entre dos naciones que al parecer, no tenían nada que ofrecerse.

En ese entonces, Octavio Paz vivía en Nueva Delhi, en India, pero la fantasiosa ciudad de Kabul lo maravilló al extremo, relató en su libro de experiencias Viento entero.

Los mexicanos y afganos han tenido una relación diplomática interesante. En la primera ocasión que México estuvo en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votó a favor de una resolución de las Naciones Unidas condenando la invasión soviética de Afganistán. La Resolución fue aplaudida por los países y aprobada. Desde entonces los gobiernos mexicanos no habían dejado de otorgar su apoyo a Afganistán mantenimiento de su independencia y soberanía.

El problema sucedió después, en 2001, tras la invasión de Afganistán por los Estados Unidos, cosa que hizo que las relaciones diplomáticas entre México y el país musulmán cambiaran drásticamente.

Publicidad

El gobierno de Vicente Fox recibió a cientos de “refugiados” afganos, pero ¿a qué se podrían dedicar en un país tan distinto? ¡Exacto! Al negocio más creciente en su momento: la estrategia del narcotráfico.

Algunos pocos grupos de afganos llegaron al país con un negocio fascinante para los grupos delincuenciales: el terrorismo. Éste causó organización, estrategia y reacomodo para los distintos cárteles que contrataron sus servicios.

El tema de los talibanes tiene preceptos ideológicos y religiosos. El de los narcos no. Sin embargo, las herramientas para sembrar el terror son las mismas.

Luego de que hemos visto las terribles imágenes del nuevo régimen. Las que han surgido en las últimas horas son dramáticas: cientos de personas tratando de huir de la capital afgana, parecido a lo que pasó en Saigón en la década de los 70, mientras aviones de Estados Unidos, despegaban desde el aeropuerto dejándolos a su suerte.

Publicidad

Hoy, las cosas han cambiado drásticamente en aquel país. Pero en nuestro país –para los cárteles– esa es una buena noticia. Es por eso que Alicia Buenrostro Massieu, representante Permanente Alterna de México ante la ONU dice: “México rechaza la vía de la fuerza y de la violencia y subraya enfáticamente que debe respetarse el marco institucional del país y buscarse un proceso de reconciliación nacional”. Por temor, sobre el hecho de que el control de los grupos talibán “abra la puerta” para que ese país “sea una vez más refugio seguro para grupos terroristas”.

México vive una alarma real en cuanto al tema Talibán. En un país que sigue sangrando, una nueva alerta resuena y los aliados desde Afganistán podrían estar preparados para hacer un lucroso negocio con las decenas de grupos criminales que atacan diariamente en el país.

¡Qué lejos quedó aquel maravilloso país que nos relató Octavio Paz!

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad