Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Judicialización de las elecciones

Aunque la resolución de impugnaciones recibe menos atención que las campañas, es muy importante que no la perdamos de vista, pues no solo pasa por lo jurídico, sino se hace presión para ganar.
mié 30 junio 2021 06:20 AM
Elecciones .jpeg
Las elecciones no terminan con las campañas, siguen en los procesos de impugnación.

Aunque en general la etapa post-electoral ha transitado con calma, esto no quiere decir que no se presentaron impugnaciones y que algunas elecciones no se vayan a definir en los tribunales electorales.

Es normal y válido que las elecciones se impugnen, aunque hay que decir que algunas malas prácticas dentro de la justicia electoral han ocasionado una excesiva judicialización de las elecciones. Por un lado, han tolerado impugnaciones frívolas o sin sustento, las cuales solo generan una carga excesiva para los órganos jurisdiccionales, por otro, a partir de criterios que se sustentan en un falso acceso a la justicia han incentivado la excesiva litigiosidad, por ejemplo, han permitido que partidos políticos que no obtuvieron votos suficientes en las urnas los busquen a través de las impugnaciones.

Publicidad

Para las elecciones de diputaciones federales, los partidos políticos y sus candidatos presentaron 541 juicios de inconformidad, que implica el cuestionamiento de los resultados en 287 de los 300 distritos electorales federales. Estos juicios deberán ser resueltos, en primera instancia, por alguna de las cinco Salas Regionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Los partidos Encuentro Solidario y Fuerza por México son los que más impugnaciones presentaron, su objetivo no es ganar alguna elección, sino tratar de conseguir el porcentaje de votación suficiente para mantener el registro como partidos políticos nacionales.

En 2018, el partido Encuentro Social casi logra a través de las impugnaciones conservar su registro, incluso se conoció un proyecto de sentencia en el que se señalaba que sí debía mantener su registro, al final el Tribunal resolvió confirmar la pérdida de registro como partido político. En 2015, el Partido del Trabajo sí logró mantener su registro como partido político nacional a partir de las impugnaciones que presentó y gracias a la anulación de la elección en el distrito electoral federal 01 de Aguascalientes, este resulto ser un pésimo precedente de la justicia electoral, esperamos no se repita.

A nivel gubernaturas los partidos políticos impugnaron las elecciones en Campeche, Colima, Chihuahua, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa y Tlaxcala. En las demandas se hacen valer irregularidades como rebase de topes de gastos de campaña, violencia política de género, uso de recursos públicos e intervención del presidente de la República en la elección, principalmente.

De todas estas impugnaciones me parece que la de Campeche amerita una mención aparte. Quienes impugnaron los resultados y solicitan la nulidad de la elección son el PRI y MC, entre las irregularidades que hacen valer, además de las ya mencionadas, están: uso boletas electorales falsas; en la elección a la gubernatura votaron casi 107 mil personas más que en las elecciones a diputados locales y ayuntamientos, y denuncian el llamado turismo electoral.

Publicidad

A mi parecer este asunto debe llamar nuestra atención ya que se trata de la elección con resultados más cerrados, la diferencia entre el primero y segundo lugar fue de tan solo 1.4%, por lo que si las irregularidades que se hacen valer están debidamente acreditadas, me parece que habría camino para la nulidad.

La nulidad de una elección no es lo ordinario, por el contrario, la regla indica que solo en casos extremos la elección se debe anular. En México solamente se han anulado tres elecciones a la gubernatura, Tabasco en 1999-2000 y Colima en 2003 y 2015 y no más de 40 elecciones de diputaciones y ayuntamientos (consulta aquí todas las nulidades electorales).

Al final de cuentas la elección no ha concluido y aunque la parte de la resolución de impugnaciones recibe menos atención que las campañas y los resultados electorales es importante que no la perdamos de vista, pues no solo pasa por lo jurídico, sino que en esta etapa es donde se busca ejercer presión para ganar, sin razón, lo que se perdió en las urnas.

_________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad