Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Un plan alimentario desde la sociedad

Se corre el riesgo de que el hambre se incremente dramáticamente en el territorio nacional. Por esta razón, es indispensable echar a andar un plan alimentario.
mié 13 enero 2021 11:00 AM
Un guacamole caro
El acceso a los alimentos se complicará en 2021.

Por una #SociedadHorizontal

La cuesta de enero del 2021 será sin duda alguna, de las más complejas en la historia reciente del país. Aún cuando no se tiene el dato del último trimestre del año, el ligero repunte del penúltimo trimestre no logró cubrir la terrible caída experimentada la primera mitad del 2020. Cabe recordar que la actividad económica en México colapsó en el segundo trimestre, debido principalmente al impacto que generó el confinamiento por la pandemia. En ese lapso, la caída de 18.9 % en el PIB hizo que el tamaño de la economía regresara al punto que tuvo hace 10 años, según reportó el Inegi en su momento.

Publicidad

El golpe del Covid-19 ha sido brutal. Según la FAO, es altamente probable que el hambre incremente sustantivamente en el mundo, especialmente en los países de América Latina incluido el nuestro. El mayor riesgo es que debido a la interrupción y distorsiones presentadas en las distintas cadenas de suministro de alimentos a nivel mundial, es altamente probable que en el corto plazo ello se refleje en escasez de los mismos. También lo es que provocado por los bloqueos internacionales y nacionales en el transporte, el cierre de fronteras, así como de mercados nacionales mayoristas y minoristas, haya ausencias prolongadas de suministros.

Adicionalmente, las afectaciones macroeconómicas que puedan presentarse en diversas naciones, habrán de incrementar el riesgo de que la gente sufra de hambre. La recesión económica, la devaluación de monedas locales, la inflación local en los precios de los alimentos o la pérdida de ingresos provocada por el desempleo disminuirán la capacidad de consumo y por ende, de compra de lo más básico para miles de familias. Tan solo recordar que el Coneval ha proyectado que el número de pobres en el país podría elevarse en 12.5 millones de personas.

Si bien los datos por sí mismos son aterradores, preocupa aún más la situación nacional a la luz del deterioro institucional que se observa en Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), dependencia que pese al mandato de dar abasto alimenticio a las poblaciones más necesitadas del país, ha incurrido en desabasto de leche que en el caso de la CDMX, Edomex e Hidalgo, afectaron a casi 300 mil beneficiarios. Además de eso, según un artículo publicado por Mario Maldonado, el desorden financiero también ha afectado a Diconsa y a la relación que se tiene con los trabajadores del organismo.

Publicidad

Sirvan estas consideraciones, pues el problema de la caída de ingresos en las familias que hoy se vive en México, aunada a las distorsiones en las cadenas de abasto, junto con la problemática institucional, comprenden un caldo de cultivo sumamente peligroso. Se corre el riesgo de que el hambre se incremente dramáticamente en el territorio nacional. Por esta razón, es indispensable pensar fuera de la caja y aprovechar los nuevos mecanismos de organización social para echar a andar un plan alimentario que atienda a las regiones, colonias y barrios más pobres del territorio nacional.

Hoy que debido al proceso electoral estarán tan en boga las campañas políticas, debemos explorar mecanismos que nos permitan trascender ese importante esfuerzo de articulación ciudadana en el ámbito territorial, para ir mucho más allá después de la elección. La estructuración de redes de apoyo, la conformación de rutas a nivel de secciones e incluso la promoción casa por casa, podrían servir para construir un mecanismo de coordinación social que ayude a garantizar el acceso a bienes de consumo a bajo costo, en zonas populares. Esas son las oportunidades de verdadera transformación que debe impulsar la #SociedadHorizontal.

____________________

Nota del editor: El autor es abogado y economista, fue diputado federal, senador de la República y aspirante a una candidatura independiente a la Presidencia.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad