Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | El apagón no lo provocó el pasto, fue la incompetencia

El apagón de hace unos días demuestra que la Comisión Federal de Electricidad debe estar a cargo de profesionales en el ramo, y así prevenir una catástrofe que pueda derivar en pérdida de vidas.
mar 05 enero 2021 11:00 AM
(Obligatorio)
La CFE dio un informe de una falla en el suministro de energía que afectó a millones en el país.

Al director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, no solo se le cayó el sistema en julio de 1988, sino también el pasado 28 diciembre de 2020, pero esta vez no se trató de información electoral, fue un apagón de luz en más de 15 estado de la República, que afectó a 10.3 millones de usuarios.

A más de 30 años del primer “incidente” de Bartlett, se suscitó el segundo donde, al igual que el acto anterior, generó dudas pero esta vez sobre las condiciones en las que se encuentra el sistema eléctrico del país, y sobre todo el origen del desabasto del suministro de energía que aquejó a miles de mexicanos.

Publicidad

Según el Informe Anual 2019 de la CFE, mencionaba que “la empresa de clase mundial” ya examinaba la posibilidad de interrupciones en el servicio eléctrico y que esta no tenía cómo de prevenir los incidentes debido a fallas técnicas, como la ocurrida el pasado lunes del año pasado.

Para Manuel Bartlett, el apagón fue “un asunto menor”, y desde su red social explicó que el incendio lo causó la falla en las líneas de transmisión y el desbalance en el Sistema Eléctrico Nacional, y que, gracias a la CFE, se logró restablecer el suministro eléctrico dos horas más tarde.

En su mensaje adjuntó un comunicado de la dependencia en el que se detalla que el origen del fallo fue el incendio de un pastizal en Tamaulipas, y posterior a ello, en otro comunicado señaló que la alta demanda por la época del año (diciembre) y la máxima integración histórica de generación de energía renovable debilitaron el sistema.

Acto seguido la Secretaría de Protección Civil de Tamaulipas informó que el escrito presentado por la CFE con el que informó que un incendio de 30 hectáreas de pastizal en el municipio de Padilla, Tamaulipas, fue la causa del mega apagón que afectó varios estados, es falso y presentó una denuncia contra la paraestatal por falsificación de firmas y documentos oficiales.

Publicidad

Y habla que, la generación de energías renovables también ocasionó el apagón, como si en estos dos años de gobierno, se dedicaron a fortalecer el sector eléctrico y la soberanía energética, cuando es de conocimiento que necesitamos generar más electricidad de forma eficiente y a costos bajos.

El funcionario de la 4T no sólo minimizó el problema, sino que dio varias versiones de los hechos y, su “asunto menor”, no solo afectó a los hogares u ocasionó pérdidas millonarias en distintos sectores productivos. Por más de 120 minutos, puso en riesgo la vida de personas que se encontraban en hospitales públicos y privados a causa del Covid-19, o por alguna enfermedad de alto riesgo.

Pero nada de eso pareció importarle al funcionario que en 1995 estuvo envuelto en actos de corrupción y en 2018 fue nombrado director de CFE por el presidente de la República y con esto lo “redimido de sus pecados”; y en 2019 fue absuelto por la Función Pública después de la investigación por la existencia de 25 propiedades y 12 empresas vinculadas a su pareja e hijos.

Manuel Bartlett ya demostró que no está haciendo bien su trabajo, este apagón es una llamada de emergencia ante la incompetencia, la improvisación y la complicidad del funcionario con el presidente, quien lo justifica, sobreprotege y defiende férreamente.

Publicidad

No solo un apagón de esa magnitud se califica como inconcebible. En septiembre de 2020, medios informaron que la Central Nuclear de Laguna Verde, ubicada en Veracruz, misma que es operada por la CFE, estuvo cerca de experimentar una situación de máxima alerta; la central nuclear entró en una situación de riesgo naranja que duró cerca de 13 horas.

Tan solo estas muestras indican que la Comisión Federal de Electricidad debe estar a cargo de profesionales en el ramo, y así prevenir quizá una castástrofe más grande que afecte a más de 10 millones de usuarios que se quedaron sin suministro de luz.

Quisiera creer en la promesa que dio el presidente cuando defendió a Bartlett, y dijo que los apagones no se repetirán, pero lo de Laguna Verde y el apagón son las llamadas de emergencia ante un gobierno que no cree en las energías renovables y rechaza la competitividad afectando como siempre al bolsillo de los mexicanos.

_______________

Nota del editor: el autor es senador de la República por el Partido Acción Nacional.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad