Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Morena no es invencible

Pese a estar arriba en las encuestas, Morena presenta riesgos de trivializarse, ahogarse en sus pugnas internas y perderse en la destructiva selección de su nuevo presidente.
mié 21 octubre 2020 11:00 AM
Elecciones Coahuila 2020
En Coahuila los ciudadanos elegirán a los diputados que ocuparán 25 curules del congreso local.

Por una #SociedadHorizontal.

Los resultados electorales en Coahuila e Hidalgo no representan nada extraordinario si se juzgan a la luz de elecciones pasadas en aquellas entidades. Sin embargo, frente a la percepción que ha buscado construir el gobierno de AMLO, el triunfo del PRI implica un contundente golpe simbólico: de cara a las elecciones del 2021, Morena no es invencible.

En Coahuila, el PRI se proclamó ganador en 16 distritos electorales. Alejandro Moreno, su presidente, festejó haberse llevado carro completo. En Hidalgo, del total de los municipios en disputa, el PRI ganó en 32 frente a solo seis de Morena. Ante la derrota, Alfonso Ramírez Cuéllar, dijo que los morenistas desconocerían los resultados por compra de votos y uso de la fuerza. Con base en lo anterior, vale la pena revisar algunos factores que pudieron influir en los resultados.

Publicidad

Las encuestas previas a la elección le daban una fuerte competitividad al tricolor en ambas entidades. Los gobernadores de esos estados se encuentran bien calificados; el de Coahuila, por ejemplo, es el segundo priista mejor calificado en el país, por encima del propio presidente López Obrador. En paralelo, aunque Morena creció, no le alcanzó para ganar. Es muy probable que los conflictos en su interior, la falta de cohesión de los distintos grupos que lo integran y un mal procesamiento de candidaturas, podrían haber influido en los resultados obtenidos.

Así, las votaciones del fin de semana serían una combinación de buenos candidatos locales e impulso político por parte de sus gobiernos estatales, contra la falta de cohesión partidista y posibles malos candidatos. En lo que respecta a AMLO, aún cuando su buena aprobación mejora el posicionamiento de arranque para los candidatos de su partido, ésta no se traslada automáticamente para alcanzar a ganar como en 2018.

Por ello, un aspecto importante a revisar a fondo es la diferencia que existe entre el amloismo y Morena. Éste último fue el vehículo en 2018 para castigar a Enrique Peña Nieto y llevar a López Obrador a la presidencia. La pregunta relevante de cara al 2018 es, ¿funcionará el amloismo igual, con el presidente en la boleta, que fuera de ella? Tal parece que no.

Más aún. En 2018, conglomerados políticos como Fuerza Social, el Partido Encuentro Social y Redes Sociales Progresistas, se coaligaron bajo la marca de AMLO. Ahora que han logrado obtener el registro como partidos, estarán impedidos por ley para hacer alianzas. La división natural que esto significa, hará que cada uno salga a buscar votos, en detrimento de Morena.

Publicidad

A esto habrá que sumar la lucha interna que hemos visto en el Movimiento de Regeneración, provocada por una sucesión presidencial adelantada que ha abierto grietas en su interior. Pese a estar arriba en las encuestas, Morena presenta riesgos de trivializarse, ahogarse en sus pugnas internas y perderse en la destructiva selección de su nuevo presidente.

AMLO ha impulsado con gran interés la consulta popular contra los exmandatarios para 2021, con la apuesta de cohesionar al amloismo. ¿Será a través de Morena o de sus partidos aliados? Habrá que estar atentos.

Aún hay muchas variables en juego que definirán el resultado de la elección intermedia. La decisión política de los gobernadores sobre incidir en el proceso, la estrategia y la cohesión de los partidos participantes, determinarán los resultados en gran medida. Ningún partido es invencible. La competitividad de los candidatos definirá el interés de la #SociedadHorizontal. Estoy convencido que ésta tendrá la última palabra.

____________________

Nota del editor: El autor es abogado y economista, fue diputado federal, senador de la República y aspirante a una candidatura independiente a la Presidencia.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad