Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#SegundoInforme: AMLO entiende lo que nos preocupa a los mexicanos

Nuestra #ColumnistaInvitada asegura que el presidente sabe que no tiene mucho que presumir en este segundo año de gobierno porque sobrevivimos en medio de una serie de crisis apiladas.
mié 02 septiembre 2020 11:59 AM
Mexico's President Andres Manuel Lopez Obrador delivers his second state of the union at National Palace in Mexico City
El presidente dio un mensaje con motivo de la entrega de su Segundo Informe.

Hasta marzo 2020, antes de la pandemia, lo que más nos preocupaba era la inseguridad y la violencia, seguido de la corrupción, el desempleo y la economía. 2019 cerró sin crecimiento económico alguno y con más de 36 mil homicidios dolosos. Nadie podría haber previsto que una tercera crisis –la sanitaria– sumaría una contracción económica que a la fecha ha sumado 12 millones de personas más a las filas de pobreza y más de 65 mil muertos a causa del COVID-19, según cifras oficiales.

Con miras a las elecciones intermedias, AMLO está dispuesto a ganarlas con lo que tiene a su alcance: el progresivo despliegue de militares, la inconmensurable sed de justicia que tenemos los mexicanos y su discurso sobre el origen de todas las crisis: la peste de la corrupción de los gobiernos anteriores.

Publicidad

AMLO llegó a su Segundo Informe de gobierno con más frentes abiertos que nunca. Movimientos en el gabinete, cierre de subsecretarías en carteras que están en llamas –como salud y la gobernabilidad–; una caída –moderada pero constante– en sus niveles de popularidad; videoescándalos que dañan su imagen de hombre honesto pues lo vinculan con posibles actos de corrupción electoral, y la peor contracción de la economía desde la Gran Depresión en 1932.

Ante este escenario de pesadilla, AMLO ha optado por seguir ampliando la presencia de los militares, no sólo en las labores de seguridad pública a través de la Guardia Nacional –que aún no es un cuerpo civil y sólo cuenta con formación castrense– y en la construcción de infraestructura crítica –como el aeropuerto Felipe Ángeles–, sino que ha anunciado que en menos de un año duplicará el número de cuarteles para albergar a los elementos que estarán desplegados en todo el país.

También ha participado a los mexicanos que la pandemia se ha atendido mejor gracias a los militares y –de entre todos los miembros del gabinete– ha mencionado por nombre sólo a dos de sus secretarios para agradecerles el apoyo durante la contingencia: al General Secretario Luis Crecencio Sandoval, de la Defensa Nacional, y al Almirante Secretario, José Rafael Ojeda, de la Secretaría de Marina. Es decir, AMLO claudica una y otra vez en su promesa de regresar a los militares a los cuarteles haciendo justo lo contrario. Y eso sin mencionar que durante la actual administración la Semar ha tomado el control de los puertos marítimos, antes a cargo de la SCT, ni que la Sedena ha estado a cargo de labores de urbanismo y construcción de vivienda en diversas zonas del país.

Y no es que los militares tengan intenciones ocultas de absorber toda la agenda pública, según consta en testimonios que dan cuenta de que las propias Fuerzas Armadas no están de acuerdo sustituir a la policía, ni de dedicarse a labores distintas a las que les confiere la Constitución.

Publicidad

Los militares no tienen el entrenamiento necesario para contener a la población –ciertamente los policías tampoco pero al menos hay un marco legal para entrenarlos y hacerlos responsables de sus fallas– y son acusados constantemente de violar derechos humanos y cometer actos de lesa humanidad –como violaciones sexuales tumultuarias, ejecuciones extrajudiciales o desapariciones forzadas–. Pero también es innegable que el presupuesto público que se le asigna a las Fuerzas Armadas ha ido creciendo y, con ello, su poder de negociación frente a la autoridad civil.

Es decir, hay evidencia de sobra que muestra que la presencia militar extendida y permanente no son buenas noticias para México, y que su despliegue para labores de seguridad pública pone en riesgo los derechos humanos y desgasta la confianza que la gente ha depositado en ellos.

La decisión de AMLO respecto a los militares no es casualidad, como tampoco lo es que Morena haya promovido penas más duras para delitos electorales y de corrupción, entre otros. La gente apoya la mano dura porque la impunidad impera en 97% de los delitos cometidos según datos del INEGI. Por cada 100 delitos, sólo tres tienen consecuencias jurídicas. Además, 8 de cada diez mexicanos apoya penas más severas como una forma de desincentivar la comisión de actos de corrupción, y 9 de cada diez quiere enjuiciar a los presidentes anteriores, según un estudio de MCCI.

Así es como el presidente de México aborda su segundo informe: la corrupción es el origen de todos los males, propone que la gente decida si hay que enjuiciar a los expresidentes para el quedar bien con electorado, a la par que le recuerda a sus seguidores que él fue “víctima de un fraude electoral” cometido por uno de esos expresidentes.

AMLO prefiere encender la sed de justicia entre la gente, entre quienes le votan, para detonar apoyo a su favor, en vez de reconocer carencias u ofrecer alternativas. Prefiere apelar al terrible recuerdo que como sociedad guardamos de los gobiernos anteriores para agrupar nuestras fobias en contra de la oposición, que rectificar el rumbo de su gobierno en los rubros que más nos duelen: la limitadísima atención a la pandemia y la falta de oportunidades económicas para la gente.

¿Qué dijo AMLO en su 2° Informe? Te lo resumimos en pocos minutos

Publicidad

AMLO entiende a los mexicanos. Sabe que no tiene mucho que presumir en este segundo año de gobierno porque sobrevivimos en medio de una serie de crisis apiladas. Pero ofrece un frente común en contra de la inseguridad y en contra de la corrupción, haciéndonos recordar que él ciertamente no es perfecto pero las opciones políticas del pasado fueron mucho peores.

_________________

La autora es analista política y directora adjunta de investigación aplicada en MCCI.

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad