Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Estampa | AMLO: ¿y el buen ejemplo dónde quedó?

Ningún otro jefe de Estado hace lo que está haciendo Andrés Manuel López Obrador: subirse a aviones, irse de gira e inaugurar obras públicas.
jue 02 abril 2020 04:45 PM
(Obligatorio)
El presidente en gira este miércoles por el estado de Oaxaca.

México atraviesa por la mayor emergencia sanitaria de su historia moderna.

A pesar de que hace poco más de una década el país fue el epicentro de la epidemia de la influenza A-H1N1, nada es comparable al riesgo que enfrentan millones de mexicanos con el coronavirus en este 2020, el año que vivimos en peligro.

Aquí (y literalmente en China) las recomendaciones de las autoridades en esta fase de la pandemia no podrían ser más claras: permanecer en casa, cuidar la distancia social, hacer viajes que sean absolutamente esenciales.

Publicidad

Para aquellas, pocas, personas que ocupan puestos de autoridad, a esos lineamientos habría que sumar uno elemental: sea usted un buen ejemplo, mediante su conducta demuestre a la población lo que debe de hacer.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido, inexplicablemente, todo lo contrario. Antes que ser un ejemplo de la conducta correcta en la crisis, ha insistido en convertirse en lo opuesto. Cuando todos los jefes de Estado del mundo han decidido guardarse para demostrar la importancia de permanecer en casa, el presidente de México opta por subirse a aviones, irse de gira, inaugurar obras públicas y dar discursos. Cuando otros jefes de Estado están concentrados en transmitir la seriedad de la crisis y la agresividad del virus, el presidente de México demuestra, con su conducta, que no hay que tomar las cosas tan en serio, que eso de quedarse en casa quizá no sea tan necesario. Después de todo, si el presidente se da el lujo de andar del tingo al tango, ¿por qué el resto de la gente no habría de hacerlo?

Recomendamos: Aún con emergencia sanitaria por COVID-19, AMLO mantiene recorridos por el país

La actitud de López obrador desafía no solo la comprensión sino la imaginación. ¿Por qué lo hace? ¿Qué gana él? Pero más importante todavía: ¿de qué sirve, en tiempos de una crisis de esta magnitud, lo que hace? ¿De qué les sirve a los mexicanos un presidente que, en medio de una emergencia, cree prudente hacer lo que hace López obrador, un presidente que prioriza inaugurar un hospital o revisar el avance de una obra antes que poner el ejemplo?

Publicidad

Vale la pena repetirlo: quizá a excepción de auténticos dementes como Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, ningún otro jefe de Estado hace lo que está haciendo Andrés Manuel López Obrador. Debería reconsiderar por él, pero sobre todo por el pueblo al que gobierna, al que quiso gobernar tan afanosamente por al menos dos décadas.

México no votó como votó para que, en la hora más complicada, el primer responsable resultara ser el primer irresponsable.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad