Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ElPersonaje: Vanessa Rubio: la mujer que cambió las finanzas públicas en México

La hoy senadora Rubio es la única persona que ha sido tres veces subsecretaria de estado en tres dependencias distintas en México, por eso es #ElPersonaje de la semana.
vie 13 marzo 2020 06:30 AM
vanessa-rubio.jpg
La senadora Vanessa Rubio ha sido en muchos casos "la primera mujer que...".

El mensaje de Vanessa Rubio en Twitter fue contundente: “¡Benditos neoliberales! Que dejaron finanzas públicas sanas, un Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios, una línea de crédito contingente con el FMI, reservas internacionales, seguro el bono catastrófico y coberturas cambiarias y petroleras. Si no lo decía reventaba”.

Cómo podríamos olvidar que en 2017, cuando ella era subsecretaria del ramo en la SHCP, en la época de Pepe Meade, se implementaron por primera vez en México las coberturas cambiarias que hace unos días ampliaron de 20 a 30 mil millones. A Vanessa le tocó introducirlas como un mecanismo para estabilizar al mercado, en aquella época en las elecciones de EEUU.

Publicidad

Así pues, por esto decidí que nuestro personaje fuera ella, Vanessa Rubio, la ÚNICA persona (hombre o mujer) que ha sido TRES veces subsecretaria de estado en TRES dependencias distintas en México. Y lleva más de un cuarto de siglo en el servicio público en los cuales recorrió todo el escalafón.

Su primera chamba formal fue con José Ángel Gurría, cuando lograron el ingreso de México a la OCDE, en 1994. Entre risas, recuerda que su oficina estaba en el cuarto piso de Tlatelolco y le ponía una engrapadora a los lápices para que no se cayeran al suelo porque estaba chueco el edificio.

¿Amores?
Soy Puma de corazón, totalmente azul y oro. Mi familia y el servicio público. Llevo 20 años casada con un arquitecto que es lo máximo.

¿Amores en la política?
Varios. Mis jefes. Ve nomás la mezcla: Green+Gurría+Gil+Carstens+Meade.

¿Qué te dio cada uno?
Rosario Green, el ser mujer en política y “la primera” en muchas cosas; Gurría, ser un buen multitask y buen comunicador; Paco, pulcritud en la chamba y humor negro; Agustín, sofisticación en el pensamiento de la economía; Pepe es mi hermano, pero me dejó un legado de eficacia y pasión por el servicio público.

Recomendamos: ¿Qué se necesita para frenar la violencia contra las mujeres en México?

Publicidad

¿Cómo los describes en una palabra?
Rosario Green - presencia.
Gurría - multitask.
Paco - disciplina.
Agustín - pragmático.
Pepe - eficacia.
Todos “amueblaron mi cabeza”.

¿Desamores?
Lo más triste es cuando la gente te desilusiona. Cuando alguien es algo distinto de lo que creías. Pasa con las figuras que solíamos admirar cuando se te desmoronan.

¿Pasión?
Hacer política pública (que es distinto a la política). Está mal que lo diga, pero el manejo de crisis es lo mío, me gusta la adrenalina y tratar de ayudar a resolver positivamente algo que está emproblemado, de la naturaleza que sea.

¿Fobias?
A las turbulencias muy violentas en los aviones. Tuve una experiencia muy fea en el pasado.

¿A dónde vas?
Voy hacia donde mi proyecto familiar y personal me lleve, no estoy atada a nada, ni a un puesto, ni a una silla, a nada.

Lee también: En el primer año de AMLO, México no mejoró en Estado de derecho: informe

Publicidad

Tribuna y bagaje...
De lo que más he hablado en tribuna como senadora es de lo que considero los dos más grandes errores de política pública actualmente: la cancelación del aeropuerto y las malas señales para la inversión privada en el sector energético.

Hacienda está haciendo bien su trabajo, pero es la política pública en general la que no deja al país crecer y sin crecimiento económico no hay prosperidad. Estuve al frente de la Subsecretaría de Hacienda y Crédito Público en un periodo muy complicado. Pero cuando las malas noticias no se materializan (por fortuna), nadie se acuerda. Me tocó una caída de 40% de los precios del petróleo, los entornos electoral y postelectoral en EEUU, la amenaza de la cancelación de NAFTA y la casi-inminente baja de calificaciones de Pemex y del soberano, lo cual no ocurrió por un equipo de extraordinario de profesionales que trabajamos para pensar opciones, debatir ideas, crear juntos lo que consideramos las mejores políticas públicas para el momento, y darle viabilidad económica y solidez financiera al país.

No solo no nos bajaron la calificación crediticia del país, sino, aun en este complicado entorno, la subieron o nos pusieron en perspectiva positiva, y crecimos 2.1%, reitero, en un entorno completamente adverso.

Me tocó ser también la primera mujer en México no solo de ser Subsecretaria de Hacienda, sino, en consecuencia, presidir los Consejos de Administración de la Banca de Desarrollo, de los órganos reguladores del sector financiero, ser la primera mujer en la historia en clausurar la Convención Bancaria, la primera en participar en la Junta de Gobierno de Banxico (cuando convocan a Hacienda).

También me tocó representar a México en los principales organismos financieros internacionales: FMI, BM, G-20, Financial Stability Forum. Pero de lo más retador el mundo que he hecho es pararme en Wall Street, presentarme ante un público de 50 inversionistas y explicarles y convencerlos de nuestra política económica, contestar todas sus dudas, y al final ver caras satisfechas y saber que van a seguir invirtiendo en tu país. También hablar en nombre de México en foros internacionales es un honor y una responsabilidad enorme. Y para acabar, de lo más padre es ser un ejemplo para las chavas de las generaciones que vienen, de que sí se puede romper el “techo de cemento” que hay en el sector financiero. Hay que estudiar mucho y ser competitiva”.

¿Ser mujer en un mundo financiero fue fácil?
Ser mujer en un mundo financiero lo califico, no como techo de cristal, sino como techo de cemento. Hay que mostrar capacidad como nunca nadie la haya demostrado antes jamás.

¿Qué te dejó la campaña con Pepe Meade?
Fue un salto muy abrupto; pasar del servicio público a la política, que luego parecen iguales, pero son MUUUUUY diferentes. Me gusta más el servicio público.

¿Qué diferencias ves?
En el servicio público, se hacen políticas públicas, es algo técnico, tecnocrático inclusive. En la política, se compite por el voto, se compite por el poder. En el servicio público, instrumentas políticas. Las diseñas en tu cabeza y las ejecutas. En la política, haces estrategias para obtener el poder. Pero claro, como una política me dijo una vez: “sin nosotros los políticos ganando elecciones, ustedes los servidores públicos no llegarían a serlo”, y es cierto.

¿Cómo te llevas con Osorio Chong, coordinador de tu grupo parlamentario?
Me cae re-bien y hemos tenido muchas más coincidencias que diferencias y me ha dado la confianza de encargarme de los temas económicos y latinoamericanos, donde inclusive peleó por que yo tuviera la presidencia de la comisión de América Latina y el Caribe del Senado.

¿Vas a la Convención Bancaria?
Me invitaron, pero hay temas importantes. Me toca presentar una iniciativa de equidad salarial (a mismo trabajo), que presentaremos un grupo de senadoras de todos los partidos.

Termino de leer la entrevista y pienso que, de seguro, tanto ustedes como yo, nos paramos a hacerle un standing ovation.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad