Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿En qué no está pudiendo gastar AMLO?

Es necesario que la mala costumbre de pasar del subejercicio al sobreejercicio se controle. Sin un planeación adecuada del gasto público, éste no podrá responder a las necesidades sociales.
lun 10 febrero 2020 06:30 AM
gasto-publico-amlo.jpg
Una de las áreas en las que el gobierno de AMLO no gastó como lo tenía planeado fue en Pemex.

La 4T es muy efectiva en comunicar cuáles son sus objetivos como gobierno, pero es menos efectiva implementándolos. A un año de gobierno, ya existen datos para saber en qué áreas no se están cumpliendo los objetivos y, por tanto, evidencia importante para determinar dónde se debe ajustar el rumbo.

Hay tres aspectos que destacan sobre la forma en la que se están llevando las finanzas públicas.

La primera es que se está dejando la mayor parte del gasto público para el final. Durante diciembre de 2019, el gobierno gastó 4.3 mil millones de pesos diarios, más o menos 180 millones de pesos cada hora. Es imposible gastar bien tan rápido.

Publicidad

El gobierno actual pasó de tener un subejercicio en su gasto programable de 56 mil millones de pesos en noviembre del 2019 a un sobreejercicio de 79 mil millones de pesos en tan sólo 31 días de diciembre. Este gasto sucedió sobre todo en varias secretarías de Estado que utilizaron el último mes de 2019 para gastar un total de 110 mil millones de pesos.

Esto es bastante problemático, pues supone que áreas importantes de gobierno no están pudiendo planear su forma de gasto y, en cambio, están esperando al último momento para gastar sus recursos de tajo. Gastar así no solo tiene una correlación con falta de calidad en los resultados finales del gasto, sino que limita mucho a los potenciales proveedores que puede tener el gobierno. No todas las empresas tienen la liquidez para poder proveer servicios durante el año y esperar a que se les pague justo al final.

Lee también: Los diputados pagaron 4.3 mdp por sede alterna para aprobar el Presupuesto 2020

Es necesario que esta mala costumbre se controle. Sin un planeación adecuada y multianual del gasto, éste no podrá ser eficiente y eficaz en responder a las necesidades sociales.

La segunda características del gasto durante el primer año de gobierno es que no se está logrando gastar en los programas prioritarios de AMLO. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social no pudo gastar el 58% de los recursos que le fueron asignados en 2019, principalmente, porque el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, no ha encontrado suficientes espacios para colocar a becarios, y no tiene el alcance para llegar a todos los jóvenes del país con necesidad de recursos.

Publicidad

El sector turismo solo logró gastar el 29% de los recursos que les fueron asignados, principalmente, porque el Tren Maya no ha podido avanzar. Además de rencillas entre el sector empresarial y el público, al interior del gobierno el secretario de Turismo tiene fuertes choques con otras facciones. Ello ha hecho que el proyecto no avance como debiera.

La refinería de Dos Bocas solo ha podido usar el 0.39% del presupuesto que le fue asignado en 2019, dejando 1,800 millones de pesos sin gastar. Si bien la cantidad no es alta para la magnitud del presupuesto, sí evidencia que algunas de las supuestas prioridades del gobierno simplemente no están avanzando.

Más del tema: AMLO prometió no aumentar los impuestos, pero de todos modos están subiendo

AMLO asignó recursos a sus programas prioritarios asumiendo que la voluntad y fervor de su equipo cercano serían suficientes para poder implementarlos. Lo que 2019 enseñó es que esto no es el caso.

La falta de padrones, el fracaso del Censo de Bienestar, y la falta de coordinación para las distintas secciones de los Servidores de la Nación son los principales problemas que enfrentan los operadores políticos de AMLO.

Publicidad

Finalmente, una tercera característica del gasto durante el primer año de gobierno es que se está privilegiando el gasto en la Secretaría de Energía, pero castigando a Pemex. Mientras que la primera gastó 471% más de lo que se le asignó oficialmente; es decir, 100 mil millones de pesos adicionales, Pemex dejó de ejercer 83 mil millones de pesos que le correspondían de acuerdo al Presupuesto de Egresos programado en 2019.

Recomendamos: Moody's advierte: el estancamiento económico de México afecta la nota soberana

La razón por la cual Energía gastó más es porque se aumentó el gasto en fondos de diversificación energética y en investigación y desarrollo en materia petrolera. Esto es parte de la intención de AMLO por invertir en energía petrolera a fin de, eventualmente, obtener recursos para el Estado. El dilema es que, a pesar de los incrementos, éstos no son suficientes para revivir la industria. Se requiere de la participación de dinero privado para lograrlo.

En general, la forma de gasto del primer año de AMLO refleja lo que ha sido la 4T: un gobierno que quiere gastar mucho en programas que considera prioritarios, pero que no logra hacerlo por impedimentos técnicos no previstos. Los costos de no planear son altos y deben evitarse.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autora.

Tags

Política Andrés Manuel López Obrador Secretaría de Hacienda y Crédito Público Secretaría de Energía
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad