Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El presidencialismo vigente con AMLO

El presidencialismo no ha muerto solo se transformó a favor de López Obrador; el presidente controla el presupuesto, la economía, el poder, la política exterior, la seguridad y designa candidatos.
jue 16 enero 2020 06:45 AM
Conferencia_Maanera_AMLO-2.jpg
López Obrador habló en la mañanera sobre los motivos por los que renunció Eduardo Medina Mora, pero dijo desconocerlos.

La Constitución de 1917 es la que consolidó el presidencialismo porque le otorgó todo el poder al jefe Ejecutivo. A pesar de que la principal crítica que hizo Francisco I. Madero a Porfirio Díaz es porque tenía el poder absoluto en su libro La sucesión presidencial en 1910, este sistema, con sus variantes, sigue siendo vigente en la actualidad aunque con mayores contrapesos.

Tener un sistema presidencial no necesariamente es ni bueno ni malo, todo depende de los resultados que se den a la población. En México, el gobierno del presidente López Obrador sigue manejando el sistema directamente desde la presidencia similar a lo que hizo Plutarco Elías Calles.

Publicidad

El colapso del sistema priista en el 2018 se debió a los errores del presidente y su grupo de alejar al PRI de la sociedad y de los escándalos de corrupción que muchos funcionarios del “peñismo” han sido señalados. Es decir, el presidencialismo no fue aprovechado para hacer cambios importantes que pudieran beneficiar al país sino simplemente fue una de las etapas más corruptas de México y los ciudadanos lo castigaron fuertemente en las urnas.

Sin embargo, el presidencialismo no ha muerto sino que simplemente se transformó porque la sociedad mexicana le dio el 53% de los votos a López Obrador. Y si bien cada presidente tiene su propio estilo para gobernar, el presidencialismo sigue vigente en México.

El presidente López Obrador tiene el control del presupuesto, es el jefe el partido del poder, controla –vía Morena– los cargos de elección popular, controla los organismos autónomos o en vías de hacerlo, controla el total de las fuerzas de seguridad y del Ejército, controla la política económica desde Hacienda, él propone los gobernadores para el Banco de México, controla la política exterior y, seguramente, va a designar a su sucesor en 2024.

Recomendamos: AMLO promete que habrá resultados en seguridad el 1 de diciembre

En pocas palabras, la sociedad mexicana votó por mantener un modelo económico de capitalismo, un similar sistema presidencial, pero lo que hay que entender es que ganó López Obrador porque la sociedad castigó duramente a una generación de priistas corruptos que encabezó Peña Nieto.

Con este análisis no digo que tener un sistema presidencial sea malo, países desarrollados como los Estados Unidos lo tienen, incluso China tiene un sistema político con un poder centralizado. La diferencia con lo que ha ocurrido en México es que dichos países han utilizado ese poder para poder tener países más prósperos y su población ha mejorado su nivel de vida.

Publicidad

En cambio, en México, a pesar de que se tuvieron 30 años de avances el gobierno del expresidente Peña Nieto se dedicó junto con varios exgobernadores y funcionarios a saquear al país. No hay día que no salga algún escándalo de supuesta corrupción en el sexenio anterior.

Esta triste realidad la entendió muy bien López Obrador y por esa razón supo canalizarla con éxito a su campaña presidencial. Por esta razón es fundamental que también comprenda que si la sociedad mexicana le dio esa oportunidad la debe de aprovechar y usar el poder presidencial para hacer cambios positivos para nuestro México, si bien hay cosas que cambiar no todo lo del pasado fue malo y se debe mantener. Buena señal ha sido llevar con éxito el TMEC que si bien no es perfecto, es mejor tenerlo y seguir como socios de las economías de EU y Canadá.

En España, la izquierda de Felipe González hizo importantes cambios, le dio apertura a la inversión privada y llevó a España a la modernidad con ayuda de la sociedad y los empresarios. Es un buen ejemplo de lo que podría hacer el gobierno del presidente López Obrador porque en caso de no llevar a México por buen camino y no tener una mejora en seguridad, economía y combate a la corrupción la sociedad mexicana los va a castigar o premiar en las siguientes elecciones.

Lee también: AMLO anuncia un “quién es quién” del sector salud

Recordemos que el gobierno de Peña Nieto en sus inicios tuvo altos niveles de aprobación pero fueron ellos quienes se encargaron de perder la confianza de los ciudadanos al irse destapando la corrupción con la que gobernaban.

Así que este 2020 será clave para entender mejor hacia dónde nos lleva el gobierno del presidente López Obrador, ojalá sea por buen camino o la sociedad comenzará a reclamarle.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad