Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué puede hacer Trump para ayudarnos contra los cárteles?

Controlar el flujo de armas que llegan a México y regular el consumo de medicamentos adictivos en Estados Unidos son dos puntos en los que sí podría ayudar Trump, asegura Viri Ríos.
mié 06 noviembre 2019 06:00 AM
U.S. President Donald Trump arrives at Blue Grass Airport in Lexington, Kentucky
Donald Trump ofreció ayuda a Méxco para enfrentar a los narcotraficantes.

En una serie de tuits el día de ayer, Donald Trump afirmó estar "listo, dispuesto y tener capacidad" para ayudar a México a "hacer la guerra a los cárteles de la droga" aparentemente sugiriendo que podría enviar al ejército americano a combatir al narcotráfico, pues dijo, un ejército solo puede ser combatido con otro ejército.

La oferta que hace Trump a México no funcionará. Es momento de que México demande una colaboración ambiciosa, creativa y verdadera para terminar con el problema de la violencia. Esta colaboración no debe basarse en el uso de la fuerza, sino en dos premisas: controlar el flujo de armas que llegan a México desde Estados Unidos y regular el consumo de medicamentos adictivos en Estados Unidos.

Publicidad

La propuesta de Trump no funcionará porque supone redoblar esfuerzos en una estrategia que ha probado ser insuficiente y equivocada, y que lleva décadas en pie. Es decir, se basa en la idea de que la militarización de México y el embate bélico contra las organizaciones criminales transnacionales detendrán el flujo de drogas ilegales hacia Estados Unidos y reducirán la violencia en México.

Existe evidencia de que embates militares contra el crimen organizado solo generan más violencia. Esto sucede porque al “decapitar” a organizaciones criminales, el resto de los criminales que queda libe se fractura en cédulas que se violentan unas a otras, y peor aún, que diversifican su portafolio de actividades ilícitas para involucrarse en delitos domésticos como la extorsión y el secuestro.

Más información: "El Gobierno no se dobla frente a ninguna responsabilidad": Alfonso Durazo

Esto no es exclusivo de México. En Río de Janeiro, por ejemplo, estrategias de militarización tampoco han funcionado. En 2018, el estado envió miles de tropas para tratar de contener la violencia en las favelas. Hasta hoy, parece que el despliegue ha tenido casi nulo efecto en controlar los homicidios.

Es por ello que, si Estado Unidos quiere verdaderamente ayudar a México a luchar contra los cárteles, Trump debe proponer dos cosas que no están suficientemente en la mesa de negociación".

Publicidad

Primero, Estado Unidos debe apoyar la regulación del flujo de armas de alto calibre que llegan a nuestro país de forma ilegal debido, no solo a la falta de vigilancia, sino también a la facilidad con la que se pueden comprar en las ferias de armas de Estados Unidos.

Regular las armas, a diferencia de enviar el ejército, sí funciona. Existe evidencia científica de que cuando en 2004 Estados Unidos relajó la permisividad para vender armas en estados fronterizos como Texas, Arizona y Nuevo México, la violencia en municipios mexicanos ubicados en la frontera aumentó. Se estima que cada año, llegan a México 230 mil armas ilegalmente desde Estados Unidos, y peor aún, que el 70% de las armas utilizadas en delitos en México provienen de Estados Unidos.

Te puede interesar: AMLO acusa a estados de ‘maquillar’ sus cifras de inseguridad

Esto significa que, si el flujo de armas hacia México se detuviera, la violencia podría disminuir".

De hecho, estrategias para limitar el flujo de armas en otros países Latinoamericanos han tenido resultados exitosos. El Plan de Desarme, en la ciudad de Medellín, por ejemplo, redujo en casi la mitad el número de homicidios en 2004 durante el año en el que fue implementado. Parecen también existir casos de éxito en El Salvador, aunque de no ser acompañados por otras políticas la violencia termina volviendo a escalar.

Publicidad

Segundo, Estados Unidos debe proponer regular a las grandes farmacéuticas internacionales que venden medicamento contra el dolor en Estados Unidos. Las ventas descontroladas de estos medicamentos han creado una población que demanda opiáceos y que eventualmente transita hacia consumir heroína que proviene de México y otros países.

Trump no ofrece regular a las farmacéuticas americanas porque no le conviene, pues muchas de ellas han donado a campañas políticas de su partido. Sin embargo, los patrones de consumo de drogas han cambiado y cada vez más la violencia en México se explica por la producción de heroína y no de cocaína o marihuana.

Conoce más: #MéxicoViolento | Una mujer y su hija de 9 años son asesinadas en Edomex

Así, al momento, la realidad es que la propuesta que Trump hizo a México en Twitter es tan solo un juego mediático.

El gobierno mexicano ya ha pedido en varias reuniones bilaterales con Estados Unidos la necesidad de que se regule el flujo de armas, pero los esfuerzos que supuestamente está haciendo Estados Unidos son insuficientes. La legislación se encuentra detenida en el congreso, y los cabilderos pro-armamento continúan convenientemente argumentando que el problema es México y no Estados Unidos.

Es momento de demandar una solución verdadera al problema de violencia en México y Estados Unidos".

__________________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autora.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad