Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Estampa | La compra y tenencia de armas en EU alimenta la violencia en México

A Donald Trump le gusta exigir, pero México también puede exigir; debe empezar, ahora mismo, con regular la venta de armas pues muchas de ellas enlutan a Ciudad Juárez, escribe León Krauze.
lun 09 septiembre 2019 06:00 AM
Violencia-ciudad-juarez.jpg
Ciudad Juárez, Chihuahua.- El 15 de agosto tres hombres fueron asesinados a corta distancia del monumento a Benito Juárez.

Es, quizá, la noticia más relevante en la relación bilateral en los últimos meses. La confirmó Jorge Nava, el fiscal para la zona norte de Chihuahua: nueve de cada diez armas usadas en la ola de homicidios en Ciudad Juárez han sido obtenidas recientemente en Estados Unidos. “La mayoría no tiene ni 90 días de haber sido adquirida en tiendas de deportes y en los comercios o negocios cercanos a la frontera en Texas y Nuevo México", declaró Nava.

Sin esas armas es imposible explicar el número abrumador de homicidios cometidos en la gran ciudad fronteriza de Chihuahua. Una vez más queda claro: la injustificable laxitud de las leyes estadounidenses en cuanto a la compra y tenencia de armas está alimentando la violencia en México y matando, con eficiencia aterradora, a miles de mexicanos.

Publicidad

Esto, por supuesto, no es nuevo. Las cifras coinciden con otras igualmente indignantes difundidas en el pasado. Un cuarto de millón de armas de fuego entra de manera ilegal de Estados Unidos a México cada año. Tres de cada cuatro armas confiscadas en México tienen su origen en Estados Unidos.

Y no se trata de armas cualquiera, evidentemente. Se trata de rifles de asalto AK-47 y AR-15, o armas de alto calibre para francotiradores como el brutal Barrett50. Son armas para la guerra y nada más. Para cazar seres humanos y nada más.

Lee también: Desde México, la SRE y el Partido Republicano llaman a regular armas en EU

La noticia sobre las armas en Juárez debería ser un punto de inflexión en el debate binacional sobre el tráfico de armas. El gobierno mexicano tiene una oportunidad absolutamente inmejorable para entrarle al tema. Las matanzas en Texas han sacudido Estados Unidos.

La indignación mexicana, que encabezó el canciller Ebrard, ha sido aplaudida y bien recibida. Y así ha sido porque México tiene toda la razón en indignarse: ¿con qué cara exige Donald Trump un alto al tráfico de estupefacientes cuando su partido solapa a quien arma a los traficantes?

Publicidad

México tiene, además, aliados potencialmente cruciales. Los candidatos demócratas quieren que el tema de las armas sea parte de la discusión nacional rumbo a la elección del 2020. Seguramente hablarán de ello largamente durante el debate del jueves en Houston. El gobierno mexicano debe aprovechar para hacer escuchar su voz. A Trump le gusta exigir. Bien: que exija si quiere. Pero México también puede exigir. Debe empezar, ahora mismo, con esas armas que enlutan Ciudad Juárez.

Te puede interesar: Ataques dejan muertos y heridos en ciudades de Texas

______________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad