Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El eslabón más débil del lopezobradorismo

Tras la renuncia de Carlos Urzúa, el grupo de los técnicos progresistas ha terminado de caer de la gracia del presidente. ¿Qué significa para el proyecto de la 4T? Carlos Bravo Regidor lo analiza.
mar 30 julio 2019 05:45 AM
Carlos Urzúa
La decisión que toma Carlos Urzúa parece lógica viniendo del dócil mundo de las aulas, opina Iván Franco.

La salida de Carlos Urzúa de la Secretaría de Hacienda provocó un terremoto al interior de la coalición gobernante.

El grupo más voluntarista y recalcitrante no ha dejado de aprovechar la sacudida para denostar al grupo más técnico y progresista; para escenificar su incondicionalidad respecto al liderazgo de López Obrador; y para afianzar sus posiciones en el gobierno. Otro grupo, más oportunista y conservador, ha sabido capitalizar su victoria con discreción y, salvo por el exabrupto de la diputada Clouthier que tachó a Urzúa de “cobarde” e “irresponsable”, mantiene su bajo perfil, atrincherado en sus rincones y a la expectativa de que el presidente defina nuevos equilibrios.

Publicidad

Mientras tanto, el grupo derrotado encaja el despecho de Palacio Nacional y se debate entre, por un lado, adoptar una actitud más distante o crítica respecto a políticas muy cuestionables (e.g., los excesos de la “austeridad”, el manejo de los programas sociales o la ofensiva contra Coneval) y, por el otro lado, tratar de mantener los espacios y la disminuida influencia que le quedan, esperando tal vez un vuelco de la fortuna.

López Obrador reaccionó a la renuncia de Urzúa, hasta entonces cabeza de ese grupo más técnico y progresista, poniendo en duda su fidelidad a la causa de la llamada “4T”, insinuando que era de “inercia neoliberal” y advirtiendo que “no se puede poner vino nuevo en odres viejas”.

Recomendamos: Tres reparos a Enrique Quintana

En una conferencia mañanera de la semana pasada, respondiendo una pregunta sobre más reacomodos en el gabinete, el presidente envió otro mensaje con evidente dedicatoria a ese mismo grupo: “sí nos gustaría que los que están ahí agazapados, que vienen de tiempo atrás, que no comparten el proyecto nuevo, que no están a favor de la cuarta transformación, que quisieran que continuara lo mismo, pues en un acto de honestidad dijeran ‘ya me voy, esto no me gusta, no estoy de acuerdo’ [...] Ellos podrían ir a trabajar a un banco, a una calificadora, a dar clases a una universidad de buen nivel económico, de esas que tienen buenos ingresos porque cobran bastante colegiatura”.

Publicidad

No hay manera de disimularlo: el grupo de los técnicos progresistas ha caído de la gracia de López Obrador al punto de que ya los equipara con los conservadores, los neoliberales, los tecnócratas, en fin, ya se sabe, con los villanos de su relato. Hay algo muy injusto, incluso ingrato, aunque acaso inevitable en todo ello. En una carpa tan amplia y diversa como la lopezobradorista, luego de una victoria tan holgada y con un estilo de liderazgo tan vertical como el de López Obrador, era previsible que la disciplina se impusiera por encima de la deliberación. Y que los sectores de perfil más técnico y progresista fueran los primeros en sentirse fuera de lugar en un gobierno que toma decisiones tan arbitrarias, improvisadas e indiferentes a la evidencia.

¿Por qué? Postulo la hipótesis del eslabón más débil. Porque se trata de un grupo compuesto por profesionales con prestigio académico, independencia de criterio e integridad personal; pero, al mismo tiempo, con poca experiencia, sin muchos aliados ni base social propia. Se sumaron al lopezobradorismo para acceder al poder e impulsar un proyecto de cambio estructural que fortaleciera las finanzas públicas, reconstruyera las capacidades institucionales del Estado, promoviera la calidad del gasto e impulsara una agenda de redistribución de la riqueza y acceso efectivo a los derechos.

Cada vez está más claro, sin embargo, que el proyecto prioritario del presidente no es ese, sino el establecimiento de un nuevo esquema de centralización y control político. Quizás sólo era cuestión de tiempo para que López Obrador interpretara la inconformidad de dicho grupo no como resultado de las disonancias de su presidencia, sino como un desafío a su autoridad.

Te recomendamos: ¿Democracia de partido único?

Ellos se equivocaron creyendo que López Obrador sería más progresista de lo que en realidad es. Pero el presidente se equivoca aún más si cree que por estar tan “aflojado en terracería” su administración puede prescindir del compromiso progresista y la solvencia técnica de esos cuadros. Porque sin ellos la viabilidad del proyecto de cambio estructural queda en entredicho: sin especialistas que sepan cómo implementarlo, a merced de otros grupos con otros intereses, debilitado frente a las inercias o presiones del statu quo y, sobre todo, en manos de un liderazgo más ocupado en concentrar poder que en gobernar. Hay algo muy preocupante, de veras ominoso, en que López Obrador se conduzca así: como si los técnicos progresistas solo le sirvieran cuando se le cuadran y lo legitiman con su prestigio, mas dejaran de servirle cuando hacen valer su independencia o su integridad atreviéndose a disentir de él.

¿Qué cabe esperar de un gobierno en el que profesionalismo termina siendo sinónimo de deslealtad?

_________________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad

Tags

Presidencia Andrés Manuel López Obrador Secretaría de Hacienda y Crédito Público

Recomendaciones

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad