Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Mediación urgente para la Ciudad

Pacificación es algo que le urge a la ciudad, por eso la nueva Ley de Justicia Cívica incluye la mediación de conflictos, escribe Héctor Villegas Sandoval.
Héctor Villegas Sandoval
jue 25 julio 2019 10:16 AM
Héctor Villegas
Consejero. Héctor Villegas es el titular de la Consejería Jurídica de la CDMX.

En una ciudad donde la violencia se ha convertido en el tema de conversación de todos los que en ella habitamos, ya sea porque hemos sido víctimas directas de un delito o por la percepción a causa de algún conocido que se ha visto involucrado en algún hecho delictivo, el tema de la violencia cobra relevancia por muchos motivos.

Por ello, lo primero que debe quedarnos claro es que violencia no es sinónimo de inseguridad. Se trata de dos acciones diferentes, aunque pudiéramos confundirnos y creer que una va de la mano de la otra.

Publicidad

Cuando hablamos de inseguridad nos referimos a hechos violentos, a conductas que atentan contra la integridad de las personas como el robo, el homicidio, el secuestro y todo el catálogo de delitos con los que, por desgracia, estamos familiarizados debido a la información que a diario vemos en los medios de comunicación o en nuestro entorno más cercano.

Esos delitos que contribuyen a generar un clima de inseguridad, pueden ser violentos o no. Depende de las características de quienes los cometen y los objetivos que persiguen al momento de realizarlos.

Lee también: Una balacera en Artz Pedregal deja una persona muerta y dos heridas

La violencia, por otro lado, es la interacción entre dos o más personas para conseguir dominar a alguien o imponer algo y puede ocasionar daño o un mal, puede ser de carácter ofensivo o defensivo y se expresa de manera física, sexual, verbal o psicológica.

Por eso, la forma en que la autoridad trata ambas conductas debe ser diferente. Una persona que comete un delito, sin duda debe ser castigada conforme a las penas que establece la ley; una persona violenta debe ser apoyada para modificar esa conducta y poder relacionarse con su entorno con respeto y de forma pacífica.

Publicidad

Uno de los aspectos que sin duda le urgen a la ciudad es justamente eso, pacificarse. Emprender acciones para que la violencia que a diario vemos en todos lados se frene y de esa manera tengamos una sociedad donde exista armonía en todos los ámbitos.

La construcción de una cultura de paz es, sin duda, uno de los objetivos que preocupan y ocupan al gobierno de la ciudad, porque sabemos que en la medida que la violencia entre la población disminuya, mucho abonaremos a mejorar el entorno en que vivimos.

Recomendamos: La PGJ-CDMX investiga a 106 por “maquillar” cifras delictivas, según un reporte

Por ello, en la nueva Ley de Justicia Cívica que el Gobierno de la Ciudad envió al Congreso Local, y que ya está en vigor, se privilegia la mediación como una forma de resolver conflictos entre los ciudadanos.

Se optó por ese modelo, pues sabemos que la violencia no disminuirá con sanciones administrativas o con encerrar a una persona en un juzgado cívico, para ello se requiere concientizar a la gente sobre las consecuencias que la violencia trae, entre ellas, el cometer algún delito contra otra persona.

Publicidad

Cuántos casos no hemos escuchado de peleas entre vecinos que terminan en un homicidio debido a la disputa de un estacionamiento, invasión de área común o desacuerdo menor; cuántas veces no hemos sabido a personas después de un rozón entre autos terminan golpeándose, incluso de gente que en un restaurante se pelea por no respetar el orden para entrar. Todos esos ejemplos de lo que nos hablan es de la urgencia de tener paz.

Y por eso es que se incluyó la mediación como mecanismo para que, en conflictos como los antes descritos, prevalezca el acuerdo, la conciliación y el diálogo antes de una sanción económica o punitiva.

De esta manera, la apuesta del gobierno de la Ciudad es contribuir una sociedad consciente, capaz de resolver sus diferencias mediante acuerdo donde se repare el daño o simplemente se ofrezca una disculpa.

Desde luego la tarea no es fácil, pero en la Ciudad estamos comprometidos a comenzar y para ello vamos a utilizar la ley como nuestra aliada, así como talleres, charlas y terapias.

_________________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad