Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Zonas VIP en establecimientos son una forma de discriminación disfrazada

Especialistas consultados consideran que la reserva al derecho de admisión a algún espacio o los códigos de vestimenta, además de estar prohibidas, son formas de discriminación racial disfrazada.
jue 11 agosto 2022 06:00 AM
vip-restaurant.jpeg
Las zonas reservadas de los restaurantes son una forma de discriminación.

La polémica por una presunta discriminación por tono de piel o nivel socioeconómico por parte de la cadena de restaurantes Sonora Grill, que se ventiló en redes sociales, abrió la discusión sobre este tipo de prácticas en otros establecimientos mercantiles, al tener áreas reservadas, exclusivas o VIP.

Para analistas consultados, los códigos de vestimenta, la reserva al derecho de admisión y el no permitir el ingreso de comensales o clientes a determinadas áreas si no se cumple con un nivel “ejecutivo” o VIP son prácticas que, además de estar prohibidas en la ley de establecimientos mercantiles de la Ciudad de México, son formas de discriminación disfrazada.

Publicidad

Todo comenzó con una denuncia

Una denuncia anónima publicada a través de la cuenta de Twitter, Terror Restaurantes (@TerrorRestMX) dedicada a exponer abusos laborales en este gremio señaló que las personas que ingresaban al restaurante Sonora Prime, en Polanco, eran divididas en dos zonas: Gandhi y Musset, según su color de piel.

De inmediato, surgieron diversos comentarios de clientes o exempleados que confirmaban esta versión, entre ellas Sofía Otero, quien aseguró haber laborado como hostess (recepcionista) en una sucursal de la cadena de restaurantes Sonora Grill.

“Desde el día uno me explicaron que las mesas del balcón estaban reservadas para las personas con la mejor presentación porque son las mesas que se ven y por eso yo sentaba ahí a las personas que venían mejor vestidas, un día me regañaron por sentar ahí a unas personas que no cumplían con los estándares, o sea, eran morenos”, explicó en un video.

Aunque la cadena restaurantera negó dichos actos de discrminación racial en sus sucursales, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred-Cdmx) abrió una indagatoria de oficio sobre los hechos denunciados.

 

¿Existe la discriminación disfrazada?

Desde su perspectiva José Antonio Aguilar, fundador y director de la asociación civil Racismo MX el tema Sonora Grill abrió la discusión sobre prácticas realizadas por otros establecimientos en toda la Ciudad de México, en antros, bares y restaurantes, donde la entrada es general, pero al interior existen zonas reservadas para personas de cierto nivel socioeconómico.

Dijo en entrevista que, a pesar de que la discriminación está expresamente prohibida por la ley de establecimientos mercantiles vigente en la capital, existen prácticas que pueden considerarse racismo, pero que se disfraza dado que no se encuentra dentro de los manuales de operación de los negocios.

“Nunca un establecimiento te va a decir que no te deja pasar por tu color de piel o vestimenta, siempre te van a decir que ya está lleno; como saben que la discriminación es un delito, no te van a decir que es por cierta característica”, señaló.

Agregó que en diversas ocasiones las reglas de etiqueta o códigos de vestimenta no son detectados o denunciados como hechos discriminatorios para el ingreso a establecimientos que se dan en su mayoría en antros o restaurantes, sin embargo, la forma de combatir estas prácticas no son penales, sino de transformación social.

“Que las personas por voluntad propia dejen de generar esta discriminación, que se internalice que eso está mal y que eso no nos conviene, porque los negocios ganan dinero a partir de la discriminación, lo que tenemos que hacer es una transformación social”, señaló

Por su parte el activista y politólogo Aurélien Guilabert consideró que el llamado “derecho de admisión” es también una forma de discriminación basado en características físicas y, sobre todo, socioeconómicas de las personas

“Ellos (los negocios) te van a decir que es un derecho porque son establecimientos privados, si este derecho de admisión se basa por un perfilamiento físico, esto si es una discriminación y se puede incluso denunciar porque en la Ciudad de México es un delito“, expuso.

 

La discriminación en la CDMX

De acuerdo con la más reciente encuesta sobre discriminación en la Ciudad de México realizada en 2021 por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred-Cdmx) a 5,200 personas, la palabra discriminación en su mayoría está asociada a desigualdad, a pobreza, menosprecio y racismo.

A la pregunta de ¿cuáles son las causas más comunes de discriminación? Las personas consultaron principalmente que por condición de pobreza y el color de piel, seguido de la preferencia sexual, clase social y en noveno lugar se encuentra la vestimenta.

La percepción de discrmininación a personas con piel morena aumentó al pasar de 10.7% en 2013 a 18.7% en 2021.

Según los encuestados de las alcaldías Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo, Xochimilco, Cuajimalpa, Venustiano Carranza, Magdalena Contreras y Álvaro Obregón, el grupo más discriminado son los indígenas, mientras que en Coyoacán, Iztapalapa, Benito Juárez, Tlalpan, Iztacalco, Azcapotzalco y Tláhuac, se cree en su mayoría que quienes son más discriminados en la capital o en estas demarcaciones son las personas de piel morena.

 

¿Qué dice la ley?

La ley de establecimientos mercantiles en su artículo 10 –apartado B, inciso C– expresa que todo local comercial en la Ciudad de México sin importar el giro que desempeñe deberá colocar una placa en su entrada principal con la siguiente leyenda:

“En este establecimiento NO DISCRIMINAMOS. En la CDMX se prohíbe negar, excluir o distinguir el acceso o prestación del servicio a cualquier persona o colectivo social por su origen étnico, nacional, raza, lengua, sexo, género, edad, discapacidad, condición jurídica, social o económica, identidad indígena, identidad de género, apariencia física, condiciones de salud, religión, formas de pensar, orientación o preferencia sexual, por tener tatuajes o cualquier otra razón que tenga como propósito impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos”, se lee en el documento.

Se debe acompañar con una leyenda que haga mención de los números telefónicos de denuncia ante Locatel, la alcaldía o el gobierno de la Ciudad de México.

Publicidad
Publicidad