Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Acompañamiento de aborto: una labor entre la necesidad y el estigma social

El 81% de las mujeres que en 2019 decidió interrumpir su embarazo eligió el acompañamiento, según una encuesta de la organización Ipas.
dom 19 diciembre 2021 06:30 AM
Acompañantes de aborto en México, retos y estigmas
Azucena, de 20 años, decidió abortar acompañada de una colectiva feminista en Guadalajara. Desde entonces ella acompaña a otras mujeres que también deciden interrumpir su embarazo.

Las mujeres que se dedican a brindar acompañamiento a quienes buscan interrumpir su embarazo generan una mayor confianza que una clínica o institución del gobierno, y aun así son estigmatizadas.

Así lo muestra una encuesta realizada por la organización civil Ipas México que reportó que el 81% de las mujeres que en 2019 recurrieron a medicamentos para interrumpir su embarazo eligió vivir el procedimiento acompañada.

Publicidad

La labor que realizan las acompañantes de aborto con medicamentos es, igual que la despenalización, un tema de salud pública, pues esta labor no se limita al procedimiento en sí mismo.

Las acompañantes de aborto brindan información a las usuarias, además de atención psicológica antes, durante y después del procedimiento, así como asesoría legal, tareas que le corresponde al Estado mexicano gracias a las sentencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

"A las acompañantes se les señala por ser las facilitadoras de información y medicamento para la interrupción del embarazo", dice en entrevista con Expansión Política Mara Zaragoza, gerente del programa de calidad de servicios en Ipas CAM.

Mara Zaragoza agrega que el estigma social sobre las acompañantes está asociado con la criminalización que persiste sobre el aborto y las decisiones de las mujeres sobre su sexualidad. "El estigma se va alimentando del desconocimiento, si a la mujer que aborta se le señala, lo mismo va a pasar con la que la apoya o la acompaña", plantea.

En un foro efectuado en noviembre de este año, Michelle Domínguez, de la Línea Aborto Chiapas, destacó que hoy en día, pese a los avances para el acceso a la interrupción del embarazo, las mujeres todavía prefieren recurrir a una acompañante que a una clínica, incluso en la Ciudad de México, donde el aborto se despenalizó en 2007.

En 2020, Expansión Política publicó que a lo largo del año atendieron 11,269 procedimientos de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en las clínicas y hospitales públicos de la Ciudad de México.

Publicidad

Sin embargo, el desconocimiento de las leyes y normas, el temor a ser criminalizadas y la falta de acceso a los servicios de interrupción del embarazo en algunas regiones del país, es lo que lleva a mujeres, niñas y adolescentes a apoyarse de organizaciones civiles y activistas que brindan acompañamiento.

Una de esas organizaciones es la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México, que dirige Alba Adriana Patlán, acompañante de aborto desde hace 15 años. La activista señala una de las primeras cosas con las que no se enfrentan es con el estigma de que si no son médicos no pueden realizar un procedimiento de interrupción del embarazo.

"Si bien es necesario el conocimiento médico para un aborto seguro, no es necesario ser un doctor en medicina. Las acompañantes nos capacitamos continuamente y estudiamos los protocolos emitidos por la Organización Mundial de la Salud y todas sabemos identificar y estar atentas a situaciones de alerta", explica.

En México se avanza hacia despenalización del aborto con retos en su marco legal

¿Qué hace una acompañante de aborto?

En palabras de Andrea Patlán, uno de los acompañamientos que hacen es en materia legal, puesto que la causales en los códigos penales de los estados son distintas.

"Existe la despenalización, pero mientras cada estado tenga sus causales en acceso (a la interrupción del embarazo) es complicado. El acompañamiento también tiene que ver con que si alguien de otro estado quería trasladarse a la Ciudad de México, pero por cuestiones incluso monetarias no podía, las acompañantes las apoyan en el procedimiento en casa o en algún otro espacio seguro y más cercano a ellas", comenta Patlán.

El trabajo de las acompañantes, agrega, permite que el procedimiento se realice de una forma más libre y segura para las mujeres.

Lo que hacemos es acompañar y apoyar a las mujeres que deciden no continuar con su embarazo".
Andrea Patlán, acompañante de aborto

Publicidad

Para Mara Zaragoza, una de las funciones primordiales que asumen las acompañantes de aborto es la de brindar información, que es un derecho humano establecido en los preceptos internacionales y que, sin embargo, muchas mujeres no tienen.

"Las acompañantes hacen una función primaria que es la de dar información, escuchar a las mujeres, resolver dudas. Incluso, muchas acompañantes dan información y no necesariamente esa información deriva en un aborto", aclara.

A esto se suma el hecho de que en todo momento están ahí, acompañando el procedimiento, mitigando dudas, miedos, ataques de ansiedad, y a veces -dice Zaragoza- eso no se tiene en los servicios de salud.

El acceso seguro y libre al servicio médico

En septiembre de este año, la Suprema Corte marcó un nuevo precedente para el país en materia de la ILE, al declarar que es inconstitucional que las mujeres y personas gestantes que deciden interrumpir su embarazo vayan a prisión, y que también es inconstitucional que los estados reconozcan "la vida humana desde la concepción".

Pero los códigos penales para los que fueron dirigidas estas sentencias —Coahuila y Sinaloa, aunque se sentó jurisprudencia en todo el país— no han modificado sus códigos penales y, por tanto, se mantiene la criminalización por la interrupción libre del embarazo.

Es por esto que Mara Zaragoza considera que es necesario validar la existencia de todas las vías posibles a través de las cuales las mujeres buscan tener un aborto seguro y por decisión personal.

"Hay mujeres que sin duda, a pesar de que existan las redes y los colectivos, prefieran buscar la asistencia en servicios de salud porque probablemente se sienten más seguras o más protegidas, pero hay una variedad de situaciones que pueden hacer que las mujeres busquen servicios en una u otra vía de acceso, como las acompañantes", dice.

Publicidad

Zaragoza refiere que quizá las mujeres prefieren acercarse más a las redes y a las acompañantes por la respuesta poco satisfactoria que han encontrado en las instituciones de salud.

En este sentido, recuerda que desde hace muchos años, algunas mujeres que llegan a los servicios de salud en búsqueda de apoyo se encuentran con prácticas que buscan convencerlas de no abortar, o son denunciadas por el propio personal de quien esperaban atención y servicios.

Por su parte, Andrea Patlán considera que incluso el feminismo ha impulsado una mayor confianza con las colectivas que ofrecen acompañamiento sin estigmas, sin criminalización y desde un núcleo amoroso y solidario.

La activista indica que es urgente el tema de la despenalización del aborto, pues en la medida en que se garanticen los servicios de interrupción del embarazo —incluido el acceso a la información— la atención será gratuita, libre, seguro y de fácil acceso para las mujeres, tanto en los servicios de salud como por cuenta propia.

"El acompañamiento también forma parte importante de las decisiones de las mujeres, porque hay muchos factores y alternativas en sus decisiones y proyectos, y cuando los abortos se hacen acompañados y de manera segura, también disminuyen los riesgos y los estigmas", expresa Patlán.

Publicidad
Publicidad