Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En tiempos de “sana distancia”, artistas llevan sus espectáculos a las azoteas

En Guadalajara, un colectivo de artistas realiza obras de teatro y otros espectáculos en azoteas de barrios populares, con el fin de difundir cultura sin generar riesgo de contagios de COVID-19.
mar 18 agosto 2020 02:36 PM
Artistas de Guadalajara
La iniciativa es impulsada por el colectivo Azoteas ¿y si miramos hacia arriba?.

GUADALAJARA, Jalisco.— Una vieja casona es el escenario de un teatro guiñol con el que un grupo de artistas de Guadalajara realiza espectáculos gratuitos, desde las azoteas, para que las familias puedan divertirse guardando la “sana distancia” durante la actual epidemia de COVID-19.

La agrupación Azoteas ¿y si miramos hacia arriba? tuvo esta iniciativa de buscar lugares para llevar su creatividad y ayudar a las familias de barrios populares a sobrellevar el aislamiento, contó la productora cultural Luisa Guzmán.

“Era casi imposible seguir quietos y crear solo desde lo digital, a pesar de que también ha sido un nuevo aprendizaje; vivimos del contacto con las personas, de la experiencia viva, y se nos ocurrió, juntamos un grupo de amigos y así empezamos el proceso creativo desde ahí”, dijo.

En México, el COVID-19 ha causado más de 525,000 contagios y 57,000 muertes en cinco meses y medio.

Desde marzo, teatros, foros y recintos para conciertos cerraron sus puertas, y quienes vivían de las actividades en ellos afrontan una situación económica cuesta arriba, por lo que muchos buscan alternativas para sobrevivir a la crisis.

“Lo primero que fue más complicado fue la situación económica de nuestros compañeros: no había trabajo y la mayoría gana de los espectáculos o está esperando recursos de alguna beca, y pensamos también de ese lado, no solo hacer por hacer, sino de qué forma podría causar un impacto en la economía de ellos”, dijo Guzmán.

Cerca del cielo

Minutos antes de que la función comience, hombres maquillados y vestidos de blanco y negro recorren las calles para invitar a las familias a acercarse al espectáculo.

Las personas los ven con asombro y muchos niños y niñas bailan al ritmo de sus tambores.

Escenario
Las casas que fungen como escenario son adornadas con luces y telas.

Publicidad

Las familias se aproximan, colocan sus bancos o se sientan en el suelo, algunas desde sus propias azoteas y otras desde el parque frente a la casa, ahora transformada en un teatro con telas negras y luces.

Decenas de niños voltean hacia arriba para buscar a los personajes del cuento que escuchan desde los altavoces.

Unos conservan sus cubrebocas, aunque otros, de la emoción, se lo quitan como si eso les ayudara a ver mejor.

Arriba, en la azotea, los títeres cantan, hablan y se mueven con el cielo de fondo, solo opacado a ratos con nubes que prometen una tormenta.

El sol cae y los muñecos se iluminan cada vez más mientras bromean e interactúan con los niños.

Público en Guadalajara
Las personas que observan los espectáculos se acomodan en sus propias azoteas o en la calle, de pie o sentadas en las banquetas.

Publicidad

Realizar espectáculos desde las azoteas es una forma de redescubrir los espacios y darles un nuevo significado de acercamiento, a pesar de la “sana distancia”, afirmó Karina Hurtado, integrante del colectivo.

“Es estar en un espacio que te permite conectarte con muchas cosas: con el mundo, con la naturaleza, el cielo, la luz; es un espacio abierto que permite un flujo y menos riesgo para la gente”, dijo.

Arte cercano

Uno de los objetivos del colectivo de artistas es que la misma comunidad sea la que gestione la cultura, es decir, que entre todos hagan el espectáculo y ayuden a hacerlo posible, señaló Hurtado.

A raíz del primer concierto ofrecido en el barrio de Capilla de Jesús, en el centro de la ciudad, han tenido múltiples invitaciones de personas dispuestas a prestar la azotea de su casa para que sea escenario de algún espectáculo no solo de títeres, sino de música o teatro.

El colectivo busca que cada vez más colonias se sumen a esta iniciativa como una forma de acercar la cultura a quienes menos oportunidades tienen y propiciar el diálogo.

“El hecho de volver a encontrarnos es importante, y compartir el arte que también nos invita a reflexionar sobre ciertas cosas y a entender que somos parte de este mundo, que tenemos que cuidarlo y que tenemos que cuidarnos a nosotros mismos”, dijo Hurtado.

Los espectáculos están disponibles en la página de Facebook del colectivo, con acceso gratuito.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad