Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México quiere una CELAC libre de conflictos políticos

La presidencia pro tempore de México en el organismo latinoamericano busca dejar de lado los conflictos regionales y trabajar en resolver problemas comunes, señala el subsecretario Maximiliano Reyes.
jue 09 enero 2020 05:45 AM
Maximiliano Reyes
El subsecretario Maximiliano Reyes forma parte del equipo del canciller Marcelo Ebrard, quien esta semana recibió en la Ciudad de México a los embajadores y cónsules de México en el mundo, para definir la política exterior del país para 2020.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) debe ser un espacio donde se puedan buscar soluciones a problemas comunes, dejando de lado la política y los desencuentros que hay en la región.

Esa es la propuesta con la que México asumió este miércoles la presidencia pro tempore de la CELAC, organismo que agrupa a 33 países de la región y con el que la nación busca retomar el liderazgo en América Latina para fomentar la cooperación.

“Lo que queremos en este año (de presidencia) es construir un espacio donde los problemas comunes puedan enfrentarse y que no tenga nada que ver con el tema político”, expresó el subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes.

Publicidad

En entrevista, el funcionario señaló que los foros donde las diferencias afloran ya existen, por lo que la propuesta de México es generar espacios de coincidencias consolidando el desarrollo de la región, que ha quedado muy rezagada frente al mundo y por la cual es obligado trabajar de manera conjunta en la solución de problemas para hacerla competitiva.

También lee: Ebrard: CELAC será el mecanismo más poderoso de cooperación

La presidencia pro tempore de México en la CELAC llega en medio del desencuentro con Bolivia, luego de dar asilo político por un mes al, expresidente Evo Morales; diferencias que terminaron con la expulsión de la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, en la víspera de Año Nuevo. Y es justo este país, al que México releva en la presidencia del organismo.

El subsecretario recordó que el tema de la presidencia de México se resolvió con Bolivia el año pasado en el marco de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, por lo que señaló que no existe ningún conflicto por este relevo.

“No es que haya conflicto, hay tensión y hay diferencias, resaltan porque no es normal que México tenga diferencias con algún país. Todo se está desarrollando a través del diálogo y los cauces diplomáticos”, dijo.

Publicidad

Por ello, el subsecretario confió en que los países dejen de lado sus diferencias e impulsen una agenda para lograr establecer un mayor nivel de relación y cooperación para enfrentar retos en temas como el cambio climático, la migración, la falta de tecnología y los rezagos en salud.

"(Hay que tener) voluntad para que tengamos la madurez de sentarnos a la mesa aunque haya diferencias, y la responsabilidad de construir acciones conjuntas para dar respuesta a los retos de la región.
Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe.

Aquí parte de la entrevista.

¿La CELAC será un contrapeso para la OEA?
No, más bien va a ser un organismo de complementariedad, no solo para la Organización de los Estados Americanos, también para la ONU y otros organismos más pequeños pero que son regionales. Vamos a poner a disposición una agenda de retos comunes que los ciudadanos y los gobiernos tenemos todos los días.

Cuando hablamos de integración de América Latina, ¿de qué hablamos? Históricamente estos intentos no se han podido concretar.
Nosotros queremos ser muy prácticos y más bien buscar soluciones comunes, no pensamos que en estos momentos la integración sea una realidad por la gran cantidad de diferencias políticas y diplomáticas que hay en el continente en general, en Sudamérica, en Centroamérica, en México, etcétera, más bien lo que queremos encontrar son puntos y soluciones comunes.

Publicidad

¿Cuál es el diagnóstico y cuáles son los retos que tiene la región?
Es una región que se ha rezagado en crecimiento económico, en desarrollo, en igualdad, en comunicaciones, en avances tecnológicos, vemos cómo regiones como Asia y en especial la costa del sureste asiático es la región más dinámica en la actualidad. África parece que está despertando también a su participación más dinámica en el mundo y América Latina se está quedando atrás. Ese es el diagnóstico inicial, por eso proponemos una agenda que tiene que ver con reinsertarnos en la agenda a la velocidad en la que otras regiones están avanzando.

No podemos quedarnos atrás en la eliminación del ‘roaming’ en la comunicación celular, en conectividad aérea con el Caribe, porque es increíble que muchos países latinoamericanos tengan que ir a hacer escalas a aeropuertos de Estados Unidos y duplicar o triplicar el costo y el tiempo del vuelo. Queremos construir un satélite latinoamericano para analizar las consecuencias de la crisis climática latinoamericana, que dé servicios a los 33 países de la región.

Te puede interesar: México impulsará la compra consolidada de medicamentos para toda la región

¿Cuál será el peso que se le quiere dar a la CELAC frente a Estados Unidos?
(La relación) será a través de la cooperación, en la medida en que a Estados Unidos le interese respetar la igualdad entre las naciones y no se comporte con una posición hegemónica como lo hace en otros organismos multilaterales.

¿Y ante otras organizaciones que existen en América Latina?
Se va a construir en el año, hoy estamos recuperando o reconstruyendo el organismo, esta convocatoria y esta asistencia a México de tantos países y al primer nivel es una arranque muy positivo. A mediados de año podremos hacer una evaluación del peso real.

¿Cuál es el compromiso de México ante las democracias de América Latina?
Impulsar lo que aquí nos ha salido bien para adaptarlo y ponerlo como ejemplo en los países latinoamericanos. No nos vamos a meter en situaciones políticas.

¿Y será tan fácil aislar los problemas políticos de la zona?
Sí, es una cuestión de voluntad y de responsabilidad. De voluntad para que tengamos la madurez de sentarnos a la mesa aunque haya diferencias, y de responsabilidad, porque tenemos que construir acciones conjuntas para dar respuesta a los retos de la región.

El contar con tantos países aquí es un timbre de orgullo para nosotros y es una muestra del interés y la fuerza de México en la región”.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad