Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Morena dejará de definirse "partido de izquierda", propone dirigencia nacional

Militantes críticos alertan una reforma para mayor concentración de poder en manos del líder del partido, Mario Delgado, sobre todo en candidaturas para las elecciones de 2024 y manejo financiero.
lun 12 septiembre 2022 06:22 PM
Bandera
La encuesta es uno de los métodos que establecen los estatutos de Morena para elegir a sus candidatos.

Morena analiza desprenderse de su carácter de partido de izquierda, pues la dirigencia, a cargo de Mario Delgado, propuso a sus congresistas borrar de sus documentos básicos las referencias a ese perfil ideológico, mismo que le dio origen a su fundación, en 2014.

Hasta ahora es sólo una propuesta a discusión, pero fue puesta en la mesa por la dirigencia nacional en el “borrador” de modificaciones al Programa de Acción, al que plantea eliminar la frase: "Morena es una organización política amplia, plural, incluyente y de izquierda".

Publicidad

De prosperar ese cambio, aún sujeto a discusión, ninguno de los tres documentos básicos de Morena: el Estatuto, la Declaración de Principios y el Programa de Acción, mantendría una sola mención a ese perfil ideológico, por lo que no sería un mandato conducirse como tal.

En tanto, en el borrador de cambios al Estatuto militantes críticos de la actual dirigencia nacional, a cargo de Mario Delgado, alertan mayor concentración de poder de éste, sobre todo en decisiones electorales futuras (candidaturas de las elecciones de 2024) y sobre el manejo de las finanzas.

Según ha explicado Delgado, con la reforma estatutaria busca fortalecer a su partido, y que ese documento deje de ser “una camisa de fuerza, un obstáculo para la organización de lo que somos hoy, un partido de millones”.

Quitan “izquierda” y añaden pro mercado

El sábado 17 y domingo 18 de septiembre Morena realizará su III Congreso Nacional, luego de un largo proceso de elección de sus integrantes: 3,000 coordinadores distritales, que son al mismo tiempo congresistas nacionales, congresistas y consejeros estatales.

Aunque pesan sobre esas elecciones internas cientos de impugnaciones ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHyJ) y ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial del a Federación (TEPJF), mismas que siguen pendientes de resolverse, el partido guinda planea cerrar su proceso interno el próximo fin de semana.

Esta conclusión está programada con la instalación del Congreso, que deberá elegir a los cerca de 300 integrantes del Consejo Nacional –máximo órgano de dirección permanente– y a los nuevos miembros del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), así como la reforma a sus documentos básicos, entre ellos el Programa de Acción, en el que Morena se autodefinió como “partido de izquierda” en su fundación.

Pero se alista ya una rebelión interna de inconformes ahora también con la propuesta de reformas estatutarias y a los demás documentos, y no sólo por el que –acusan- ha sido un proceso desaseado por la presencia de acarreos, compra de votos, violencia, coacción al voto e incluso uso de recursos públicos, tanto materiales como humanos.

Entre ellos está el académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, John Ackerman, fundador de Morena y quien con la Convención Nacional Morenista (CNM), ha documentado vía la Expofraude las irregularidades que llevaron a impugnar el proceso y buscar su anulación en tribunales.

El académico alertó que Morena se encamina a quedar borrado como partido de izquierda, por lo que inició una petición vía change.org para recabar firmas y detener "el atraco" interno.

En su análisis, la dirigencia de Morena se apresta a convertirse en un partido pro-mercado, defensor de mayor apertura económica con Estados Unidos, que deje de lado a los sectores y algunas de las demandas democráticas que fueron su prioridad cuando se creó.

 

En el proyecto de reforma interna, Morena también podría –según el borrador difundido– eliminar de su Declaración de Principios las referencias a la importancia de los movimientos sociales y las juventudes como parte de su esencia.

"Y, de manera increíble, se convierte la defensa del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) en uno de los principios centrales de nuestro movimiento", según la CNM.

En tanto, del Programa, además de la “inaceptable eliminación de la definición de Morena como partido de izquierda”, se propone eliminar el combate “a la compra de voluntades y conciencias y la búsqueda de la democratización de los medios de comunicación o la defensa de los derechos sociales, laborales y culturales” como razones de ser de esa fuerza política.

Texto que Morena planea eliminar y lo define hoy como partido de izquierda.

Sin combatir monopolios de radio y TV

También se propone quitar, como uno de los objetivos de ese partido, el fin de monopolios en las concesiones de radio y televisión.

Esto porque se sugiere eliminar toda referencia, hoy contenida en el párrafo: “democratizar el acceso a los medios de comunicación y a las nuevas tecnologías. Buscamos la libre competencia y desconcentración del otorgamiento de concesiones del Estado para evitar los monopolios de la radio y la televisión”.

Asimismo, se busca erradicar la lucha por la cultura, al borrar el párrafo “Morena lucha por el acceso de todos a la lectura, la música, el cine, a la cultura en general y porque todos puedan contar con las bases materiales, de recursos e instrumentos que requieran para desarrollar su inteligencia, sus capacidades y su creatividad”.

Los proyectos de cambios a los documentos básicos fueron difundidos entre los congresistas de Morena desde el 16 de julio y según la Convocatoria al Congreso, el Instituto Nacional de Formación Política de Morena, además de la Secretaría de Educación, Formación y Capacitación Política del CEN sistematizarían las propuestas.

Estas se recibieron hasta el sábado 10 de este mes y la nueva redacción será discutida y votada por el pleno del Congreso el fin de semana.

Mario Delgado concentra poder, acusan

La inconformidad de los militantes agrupados en la Convención no sólo es por el cambio en el perfil del partido, sino porque se pretende modificar los Estatutos para concentrar el poder interno.

En la primera vertiente, acorde con la eliminación del perfil “de izquierda”, se plantea quitar del CEN las secretaría de Producción (relativa a asuntos del Trabajo); la Secretaría de Defensa de los Recursos Naturales y la Secretaría de Cooperativismo, Economía Solidaria y Movimientos Civiles y Sociales.

De acuerdo al análisis de las propuestas realizado por los convencionistas y difundido por Ackerman de concretarse todo ello se “garantiza la continuidad de una conducción despótica, centralista y estatal de nuestro movimiento-partido”, reforzado con medidas para “intimidar” a los críticos y eventualmente sancionarlos.

Adicionalmente se alistan cambios para que todos los coordinadores distritales electos que son a la vez funcionarios públicos o legisladores federales o locales dobleteen como dirigentes.

Esto se permitiría de modificarse –como indica la propuesta el artículo 14 bis del Estatuto para que las “Coordinaciones distritales” no sean considerados “Órganos de Dirección Ejecutiva”.

Actualmente los legisladores y funcionarios pueden integrar órganos del partido, pero sólo si son deliberativos, no de carácter ejecutivo, por lo que con ese cambio sí se permitiría que sean simultáneamente servidores públicos y dirigentes.

 

Otra modificación que propone la dirigencia es eliminar la obligación de tener comisiones de ética estatales y consejos consultivos, estos últimos para orientar y acompañar las decisiones de los comités ejecutivos estatales.

A nivel nacional, también se eliminaría la obligación de que el CEN se asesore para sus decisiones de un Consejo Consultivo Nacional, integrado por entre 50 y 250 “personas de probada honestidad”. Este órgano nunca se ha integrado pero ahora se eliminaría la obligación de concretarlo.

Sobre todo estos personajes “honorables” por estatuto deberían ser considerados para fungir como comisionados electorales en los procesos electorales internos a nivel federal, estatal y local para evitar conflictos, pero ahora eso quedaría cancelado.

También el CEN quedará libre para designar a los integrantes de la Comisión Nacional de Elecciones (CNE), que a nivel nacional y estatal concentra decisiones sobre candidaturas a cargos de elección popular o de dirección.

Esto porque esa CNE por estatuto debería formarse con miembros del Consejo Consultivo y ahora se propone eliminar éste y que sean nombrados directamente por el CEN “sin ningún criterio, requisito o filtro”, según las críticas de los convencionistas.

Otros cambios que se preparan son la formalización de las elecciones por encuesta de dirigentes nacionales, vía que el TEPJF impuso para Morena (sin estar en sus documentos básicos) y por la que llegaron el presidente Mario Delgado y la secretaria general, Citlalli Hernández.

Pero a diferencia del sondeo por el que ganaron el cargo, se propone autorizar encuestas abiertas a toda la población para elegir a los dirigentes morenistas.

El borrador incluye medidas que dan más poder al CEN –que hoy encabeza Delgado- para nombrar sin límites delegados electorales o de otros tipos y estos quedarán incorporados al Consejo Nacional, órgano que hoy debería conformarse, según los Estatutos, sólo por morenistas electos en sus distritos.

Se propone, asimismo, romper el candado que obliga al cierre del padrón de afiliados 30 días antes de las asambleas distritales, lo que “legaliza la afiliación in situ durante las asambleas”, como ocurrió en los pasados procesos electivos internos de Morena, donde todo ciudadano pudo llenar su hoja de afiliación y elegir a coordinadores distritales.

En materia financiera, se propone modificar los artículos 30 y 37 del estatuto “para centralizar en manos del presidente, al nivel estatal y nacional, el nombramiento de quienes ocupen las Secretarías de Finanzas y de Organización de los comités ejecutivos correspondientes”.

Respecto a eventuales purgas internas, de acuerdo al análisis de la CND se pretende “facilitar la expulsión de aquellos militantes que a juicio de la cúpula violenten la 'unidad' del partido", pues en ese caso será causal para realizar procedimientos disciplinarios internos.

Publicidad
Publicidad