Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Tren Maya no es compatible con el desarrollo de la Península: especialistas

Especialistas de la UNAM y del Cemda analizaron los impactos al medio ambiente y al desarrollo económico que implicará el Tren Maya en la Península de Yucatán.
jue 31 marzo 2022 08:15 PM
Especialistas señalan riesgos del Tren Maya
Uno de los problemas que señalan especialistas y ambientalistas es el cambio de ruta del tramo 5 del Tren Maya.

Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Centro Mexicano del Derecho Ambiental (Cemda) alertaron este jueves sobre los riesgos de la construcción del Tren Maya, especialmente lo relacionado con el tramo 5, el cual cambió de ruta de último momento.

En la mesa 'Tren maya, análisis de los impactos desde la academia', convocado por el Seminario Universitario de Sociedad Medio Ambiente e Instituciones (Susmai), Rodrigo Medellin, del Instituto de Ecología de la UNAM, dijo que desde un inicio hubo un plan ejecutivo del proyecto.

Publicidad

"Los trenes son muy buena idea, pero este tren no es compatible con el desarrollo socioeconómico de la Península de Yucatán y no es sustentable desde el punto de vista de la biodiversidad", declaró Medellín.

El especialista mencionó que el proyecto carece de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), lo que impide revisar las medidas de mitigación que pudieran resolver las preocupaciones que hay en torno a la ejecución del tramo 5, que pasará por la selva.

Además, señaló que no hubo consulta previa a las comunidades indígenas que cohabitan en los territorios por donde pasará el Tren Maya, sin embargo, no hay consentimiento informado.

"Cuando se anunció el proyecto del Tren Maya, pensábamos que iba a ser posible participar en el proceso, mejorar sus condiciones. Pero se han cerrado. No cuenta con un proyecto ejecutivo. Avanza con tropiezos, parches y cambios", agregó Medellín.

 

Ana Esther Ceceña, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, coincidió en que cuando se realizó la consulta sobre el Tren Maya, las comunidades no conocían el proyecto ni los impactos que habrían.

"Cuando se hizo, la gente no sabía en qué consistía el proyecto ni el impacto, se hizo con comisariados ejidales, y estos tenían intereses particulares (...) Una obra de este tipo, que afecta la vida de las comunidades, requiere de su consentimiento explícito porque habrá despojo de tierras, directo e indirecto", comentó.

Ceceña refirió que el Tren Maya trae un conjunto de actividades sociales, económicas y ambientales que requerían de un estudio de factibilidad. Por ejemplo, cuestionó, qué ha pasado con otros proyectos de infraestructura.

"El empleo asalariado avanza en la zona (del Tren Maya), pero se trata de empleos sumamente precarios. Son empleos que disminuyen la calidad de vida de la gente (...) ¿Cómo incorporar a las comunidades a proyectos de desarrollo? Lo primero es preguntarles qué quieren y no llegar con ya decidimos lo que ustedes necesitan. ¿Quieres modificar mi territorio? Bueno, primero me preguntas", señaló.

 

Luisa Falcón, del Instituto de Ecología de la UNAM, explicó que uno de los riesgos del Tren Maya son los más del 50% de manglares que están a lo largo del litoral en la Península, lo que lo convierte en un territorio heterogéneo.

"Se trata de una región heterogénea y hay que planear cualquier proyecto de acuerdo con las características del territorio, el flujo del agua es lo que permite la conexión de los ecosistemas", indicó.

Gustavo Alanís, director del Cemda, alertó que el Tren Maya también incumple con la legislación ambiental, la cual sostiene que el proyecto debe presentarse de forma integral para la evaluación, y esto no se hizo.

"El proyecto Tren Maya se segmentó para evitar dar a conocer sus impactos acumulativos. Otra irregularidad es que en varios tramos pasa por terrenos forestales y no se sabe si existen o no las autorizaciones para el cambio de uso de suelo", manifestó.

#QuéPasóCon los cambios en el Tren Maya

Publicidad
Publicidad