Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Organizaciones piden "vacuna ya" para menores de 5 a 14 años

Más de 10 organizaciones urgieron al gobierno mexicano aplicar las vacunas contra el COVID-19 a menores de cinco a 14 años, así como reforzar otras medidas de protección.
jue 17 febrero 2022 05:21 PM
La Secretaría de Salud abre el registro para la vacuna covid para niños. (Niño es vacunado por una enfermera).
En noviembre de 2021, Nuevo León arrancó con el plan transfroterizo de vacunación para menores de edad.

A casi dos años del inicio de la pandemia de COVID-19 en México, las autoridades todavía no implementan una estrategia de protección integral para los menores de edad, como su inclusión en la estrategia nacional de vacunación.

Así lo denunciaron este jueves más de 10 organizaciones civiles, como la Red por los Derechos de la Infancia (Redim), Mexicanos Primero y Save de Children, que urgieron al gobierno mexicano vacunas para proteger del COVID-19 a los menores de cinco a 14 años.

Publicidad

Con la consigna "Es su derecho: ¡Vacuna ya para niñas, niños y adolescentes de cinco a 14 años!", las organizaciones enviaron su pronunciamiento al presidente Andrés Manuel López Obrador y al secretario de Salud, Jorge Alcocer.

"Durante el confinamiento que siguió a la propagación de los contagios por COVID-19, la niñez y la adolescencia han padecido afectaciones directas en el goce y ejercicio efectivo de muchos de sus derechos humanos y uno de ellos, principalmente el derecho a la salud", indicaron las organizaciones en un comunicado.

Asimismo, lamentaron que mientras el gobierno federal aplica dosis de refuerzo a personas adultas, mantiene su negativa de adquirir vacunas para niñas, niños y adolescentes, quienes, de hecho, ni están incluidos en la estrategia nacional.

"Así como las personas adultas tuvieron el derecho de proteger su salud, el gobierno no puede violentar ese derecho a la niñez porque el virus 'no es tan grave en ellos'", expresaron.

Las organizaciones civiles puntualizaron que las autoridades sanitarias deben atender la evidencia científica, que demuestra seguridad y eficacia de las vacunas de Pfizer en la población de niñas, niños y adolescentes.

La vacuna de Pfizer-BioNTech ha sido aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y los organismos reguladores de Estados Unidos (FDA/CDC) para aplicación de dos dosis a niños de cinco a 11 años de edad, y tres dosis para el grupo de 12 a 17 años.

Por lo que un esquema completo de vacunación, expusieron los colectivos, reduce significativamente:

  • El riesgo de sintomatología severa, enfermedad grave, hospitalización y muerte.
  • El desarrollo de COVID persistente o "largo".
  • El desarrollo de síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (PIMS/ MIS-C; 91%- 12-18 años).

 

El argumento de la Secretaría de Salud (SS) para no incluir a menores de edad en el plan nacional de vacunación, es que son el grupo con el menor riesgo ante la enfermedad, incluso si se contagian.

Hasta el momento, y ante la insistencia ciudadana, el gobierno federal ha procedido a vacunar solamente a adolescentes de 12 a 17 años que padecen comorbilidades graves, aún cuando la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarias (Cofepris) aprobó la vacuna para todo este rango de edad.

Los colectivos recordaron que, hasta el 30 de enero de este año, la Salud reportó 295,233 contagios, 12,977 hospitalizaciones, 971 intubaciones y 1,088 defunciones, en el rango de edad de cero a 17 años.

Además, debido al número limitado de pruebas diagnósticas realizadas, los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2020 sobre COVID-19 y del reporte del exceso de mortalidad de la SS indican que las cifras de contagios y defunciones ascienden a 8 millones 856,990 y 2,394, respectivamente.

Los colectivos mencionaron que, incluso bajo este escenario, las autoridades llevan a cabo una política de regreso a clases presenciales sin considerar todas las previsiones necesarias para salvaguardar la salud de niñas, niños y adolescentes.

Esto a derivado en el ausentismo, pues los padres de familia o tutores no tienen aún la confianza para enviar a sus hijos a las aulas sin temor de que puedan contagiarse.

"Se ha ignorado además el posible desarrollo de COVID persistente o 'largo' en forma tal que, contrario a sensibilizar a los padres de familia y población estudiantil, se comunica un mensaje de falsa seguridad, que les expone a un riesgo de contagio aún mayor", alertaron las organizaciones.

 
Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad