Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Refuerzo de la vacuna COVID-19 para adultos mayores implica 12 millones de dosis

Expertos explican que es necesario el refuerzo porque se ha demostrado que el nivel de anticuerpos va disminuyendo con el tiempo.
mié 08 diciembre 2021 06:00 AM
Refuerzo de vacuna COVID en CDMX (Fila de adultos mayores para ingresar a la prepa 9 y vacunarse contra el Covid-19)
En este refuerzo se aplicará únicamente el químico de AstraZeneca.

A diez meses de iniciar la inmunización de 12.4 millones de adultos mayores de 60 años, México se prepara para aplicar una dosis de refuerzo para este grupo poblacional en medio de las alertas por la variante Ómicron del virus SARS-CoV-2 y de la temporada invernal.

La nueva etapa arrancó en seis estados del país ante la incertidumbre de los ciudadanos de por qué se aplicaría este refuerzo únicamente con AstraZeneca, independientemente del fármaco que se les aplicó inicialmente y cuál es el fundamento para aplicar esta dosis solo a este grupo poblacional.

Publicidad
¿Es seguro combinar vacunas contra COVID? Esto dicen los especialistas

“Los retos más grandes se vinculan con poder ser capaces de comunicar a la población que este refuerzo es necesario, en términos que hay que reforzar la protección sobre todo ante la nueva variante, que parece que es más infecciosa, a adultos mayores, y que les ayudara a seguirse protegiendo”, dice Josué Bautista Arteaga, de la Asociación Mexicana de Farmacovigilancia (AMFV), al señalar que se ha demostrado que el nivel de anticuerpos va disminuyendo con el tiempo.

El especialista comenta que comunicar estos beneficios y aclarar cuál es el sustento de que el refuerzo sea de AstraZeneca, dado que hay un porcentaje de la población que tiene vacunas distintas, es uno de los aspectos más importantes de esta etapa.

“Es clave transmitir la información que genere confianza”, afirma.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, señaló que el esfuerzo se hace en personas de 60 años y más porque se conoce “desde hace muchísimos años” que en las personas adultas mayores disminuye su eficiencia del sistema inmune, y es por eso que en ellas, independientemente de su ocupación, están poniendo el refuerzo.

La vacunación de refuerzo inició en Chiapas, la Ciudad de México, Jalisco, Oaxaca, Sinaloa y Yucatán, estados con coberturas de inmunización diferentes, pues mientras la capital fue de las primeras en completar las inyecciones para todos los grupos autorizados, en Chiapas, apenas llega rebasa el 60%.

 

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, a la fecha se ha vacunado a 12 millones 444,189 adultos mayores, el 83% de la población objetivo, es decir que tampoco se ha logrado completar la cobertura de vacunación a las personas de más de 60 años.

“La aceptación de una tercer dosis o la indicación de otra dosis viene siempre con ese ‘letrerito’ así lo marcó la Organización Mundial de la Salud: ‘hay que vacunar al resto de la población, a grupos rezagados, hay que intentar el 100% de la población nacional o mundial en ese sentido esté vacunada”, recuerda la especialista de la Universidad La Salle, Jessica González, al comentar que no solamente se trata de aplicar la dosis de refuerzo a quienes ya se tienen un esquema sino también a los que no tienen ni una dosis, ya sea por renuencia o porque no se ha podido llegar a sus comunidades.

La inmunidad no sirve de nada que solamente grupos reservados tengan una protección mayor si continúan existiendo grupos de población que no tienen ni un poco de protección o inmunización de una vacuna.

Ambos especialistas coinciden en que hay evidencia científica sustentada para la combinación de los refuerzos, como lo han hecho en otros países. Agencias sanitarias en el mundo, como la FDA de Estados Unidos o EMA de la Unión Europea ya han aprobado la aplicación heteróloga de las vacunas de refuerzo.

“La Organización Mundial de la Salud al inicio recomendó que solamente se aplicara el refuerzo de una vacuna que ya se había aplicado previamente; sin embargo hay estudios y los científicos empezaron a decir que podría convenir una combinación de vacunas”, dice la académica de La Salle.

Esto, señala, debido a que se ha investigado que, por ejemplo, si se combina una de ARN con una de vector viral, la inmunidad incrementa, por lo que se puede aplicar dos distintas.

“No hay riesgo tal cual de que se aplique como refuerzo AstraZeneca a quien no se le aplicó originalmente e incluso a quien sí se le puso”, afirma.

#QuéPasóCon las dosis de refuerzo contra COVID-19

 

Si bien hay estudios o ya se están aplicando estas combinaciones en varios países, el otro reto de esta etapa de vacunación, comenta Josué Bautista, es fortalecer la farmacovigilancia para que se cuente con datos y de los efectos que tiene esta aplicación mixta de fármacos contra COVID-19.

México no sido el único país en reforzar la inmunización, aun cuando ha hecho reclamos por la inequidad de las vacunas. La aparición de Ómicron, que preocupa a la OMS por la treintena de mutaciones que presenta y su aparente mayor transmisibilidad y riesgo de reinfección, llevó a varios gobiernos a dar un impulso a la dosis de refuerzo contra COVID.

En Canadá, las autoridades sanitarias recomendaron "vigorosamente" el viernes pasado que los mayores de 50 años de edad reciban una dosis de refuerzo de la vacuna para reducir "las infecciones y enfermedades graves".

Mientras Ecuador inició ya la administración de vacunas de refuerzo anticovid a mayores de 18 años, en tanto que en Colombia se empezó desde noviembre pasado la dosis de refuerzo en población de riesgo, desde los 60 años.

 

En el caso de México, se decidió priorizar a los adultos mayores, lo que causó reproches de las federaciones, asociaciones y colegios de México, quienes pidieron que los incluyan en la nueva etapa de vacunación.

“Las recomendaciones internacionales hacen hincapié en la necesidad de una dosis de refuerzo contra COVID a los 6 meses, por lo que nuevamente solicitamos que se nos ponga en la primera línea de esta nueva campaña de vacunación”, señalaron en un comunicado.

El subsecretario de Salud mencionó antes, cuando se le preguntó sobre el refuerzo para el personal educativo, que no es por una razón laboral.

“Las condiciones de riesgo no están dadas por la ocupación, excepto desde luego en el caso de las personas que están en el área clínica, en el área médica, que pueden tener una exposición mayor, pero aún en ellas la evidencia científica mundial no es concluyente de que las personas que trabajan en unidades clínicas que no sean mayores de 60 años tengan mayor riesgo y, por supuesto, tampoco en el caso de maestros”, aseguró.

Publicidad
Publicidad