Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Caso Ocaña: evidencia falta de capacitación y olvido de las policías locales

Especialistas coinciden en que la muerte del actor refleja problemas en los cuerpos de seguridad municipales y se debe aclarar lo sucedido para dar confianza en las autoridades a la ciudadanía.
vie 05 noviembre 2021 11:59 PM
Octavio Ocaña
La muerte del actor ha causado indignación.

Una bala en la cabeza terminó con la vida de Octavio Ocaña, de 22 años, quien ganó reconocimiento al interpretar el personaje de “Benito Rivers” en la serie Vecinos.

La pregunta de la familia hacia las autoridades, así como de la opinión pública, es si la muerte fue responsabilidad de la policía municipal de Cuautitlán Izcalli o un autodisparo accidental del joven, como ha señalado la Fiscalía General del Estado de México.

Publicidad

Octavio Pérez, padre del actor, reconoció que su hijo sí portaba un arma luego de negarlo en primer lugar, sin embargo, ha afirmado que el disparo que cobró la vida de su hijo era de un calibre distinto: el arma del joven era una nueve milímetros, mientras el impacto fue de un calibre .380, según declaró en entrevista con Gustavo Adolfo Infante.

Los policías también han entrado en contradicciones, pues primero negaron haber disparado para luego cambiar su declaración y admitir que sí abrieron fuego, pero sólo hacia la camioneta apuntando a las llantas para detener al joven durante una persecución el 29 de octubre.

Pese a los vacíos en lo que se conoce sobre la muerte de Octavio Ocaña, el caso refleja la carencia de recursos y preparación de las policías locales, considera Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).

“Si hay un buen peritaje, se puede identificar si efectivamente no se resguardó la escena y si hubo un calibre diferente del arma encontrada en posesión de la víctima y del calibre que mató al actor. La balística nos dice si el arma con la que se encontró sin vida al actor es efectivamente el arma que disparó el balazo.

“Lamentablemente, en la cantidad de trabajo que tienen los policías y en temas de formación y profesionalización hay muchas deficiencias para hacer precisamente el resguardo de la evidencia, la cadena de custodia y la conservación de todos los elementos necesarios para poder detonar una adecuada investigación”, explica en entrevista.

Publicidad

La familia del actor ha acusado diversas irregularidades: el presunto robo de una cadena de oro y otras pertenencias en la escena; la demora en la atención médica, pues tras la llamada de emergencia la ambulancia tardó 13 minutos en llegar y 15 minutos más en trasladar al joven al hospital, donde fue declarado muerto.

El padre también ha señalado que los dos acompañantes, amigos que considera “de confianza”, fueron detenidos y golpeados con el fin de que cambiaran su declaración y, en al menos un caso, se confesara como culpable del disparo.

Rivas considera que se deben presentar las evidencias de estas irregularidades y realizar una denuncia formal ante la Unidad de Asuntos Internos de la policía así como ante la Fiscalía General del Estado de México sobre la actuación de estos elementos de la policía municipal.

“Habría que ver si se respetaron los protocolos, a partir del respeto a los protocolos se puede definir efectivamente qué tanto no se cumplieron. El segundo elemento tendrá que ver con la falsedad de declaración o con la complementariedad. No es lo mismo decir ‘no me acuerdo si disparé, creo que no’ a decir ‘no disparamos’ y luego ‘sí disparamos’”, explica.

Es muy probable que este tipo de situaciones se repitan una y otra vez en la medida en la que tengamos una pobre capacitación. Insisto, ya no tenemos recursos, este año no hubo un solo peso para la capacitación ni la formación, no hay dinero para la supervisión, no hay dinero para la investigación.
Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano

Mientras, en redes sociales con videos y fotografías se ha cuestionado la razón por la cual los policías entran al vehículo, también el que no proporcionen primeros auxilios al joven mientras aún se mueve y está cubierto de sangre en el asiento del conductor, así como la acusación de que habrían sembrado el arma en la mano de actor.

Publicidad

María Elena Morera, activista y presidenta de Causa en Común, considera que esto es una muestra de la falta de confianza de los ciudadanos hacia las autoridades.

“Este caso delata uno de los graves problemas que tenemos en México que es la falta de confianza hacia la autoridad; independientemente de cómo haya sido el caso, la gente ya lo juzgó esto es por la falta de confianza.

“Ya se determinó por la opinión pública que los policías de Cuautitlán Izcalli son los culpables y que la Fiscalía los está encubriendo. Sinceramente, no creo tanto esa versión porque qué objetivo tendría la Fiscalía del Estado de México de encubrir a la policía de Cuautitlán”, comenta la especialista.

Algunos de estos señalamientos se pueden atribuir a la falta de preparación de las policías locales, sostiene Morera.

“¿De verdad creemos que los policías están preparados en primeros auxilios, en disparar armas de fuego, en solucionar problemas de mediación en violencia intrafamiliar? ¿De verdad pensamos que a los policías los preparamos y entrenamos para eso?

“No lo estamos haciendo y ,sin embargo, cuando ocurren casos como este, quisiéramos encontrarnos con policías de Scotland Yard que verdaderamente apunten sólo a las llantas y sean capaces de detener a un chavo cuando va a altas velocidades, de pedir auxilio a otras policías y realmente detener al automóvil, detener al chavo y ponerle una infracción”, indica la presidenta de Causa en Común.

Publicidad

Para la activista, es necesario que la Fiscalía General del Estado de México aclare ante la familia, quien tiene derecho a la verdad y la justicia, así como ante los ciudadanos, cómo murió el joven, en especial sobre el origen de la bala y su trayectoria.

“Tenemos que exigir a la Fiscalía que nos dé más claridad sobre qué pasó con el arma que el chavo traía en la mano. (…) La única forma de tener confianza en las autoridades es que nos dejen tan claros los temas que como ciudadanos los podamos digerir y entender qué fue lo que pasó.

“El caso nos debe servir para darnos cuenta de que tenemos que preparar mejor a los policías y que los policías deben tener claro hasta dónde es su responsabilidad, así como cuál es su responsabilidad en el uso de la fuerza”, considera.

Le echamos la culpa siempre a la policía cuando no la preparamos. Si tuvieron ellos una mala actuación necesitan tener una consecuencia, pero la consecuencia debería ser primero para la institución y para el policía después.
María Elena Morera, activista y presidenta de Causa en Común

A continuación:

Por su parte, el director del Observatorio Nacional Ciudadano ofreció acompañamiento a la familia de Octavio Ocaña.

“En el Observatorio les podemos ayudar si hay una mala actuación de las autoridades para que ellos tengan acceso a la justicia y alguna reparación del daño, pero debemos ver cuáles son estas pruebas y cómo las pueden aportar”, ofrece.

Publicidad
Publicidad