Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ayotzinapa: el gobierno abre comunicaciones del caso, el Centro Prodh ve riesgos

La Segob reveló mensajes entre personas involucradas en el crimen que estaban en poder de la Sedena. El Centro Prodh consideró que esto “puede comprometer” las investigaciones que están en marcha.
vie 01 octubre 2021 09:30 PM
Marcha por los 7 años de Ayotzinapa
El domingo pasado, ciudadanos marcharon en la CDMX y otras entidades para conmemorar el séptimo aniversario de la desaparición de los normalistas.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador reveló este viernes las comunicaciones entre cuatro personas involucradas en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre de 2014, en lo que describió como un reflejo de su compromiso por transparentar las indagatorias en torno a este crimen.

Sin embargo, el Centro Prodh, una de las organizaciones civiles de derechos humanos que más han acompañado a las familias de los jóvenes desaparecidos, criticó de inmediato la decisión, bajo el argumento de que esta difusión puede afectar el éxito de las propias investigaciones.

Publicidad

Las comunicaciones fueron publicadas por el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, un día después de que el presidente López Obrador se comprometiera a abrir al público los testimonios recabados en torno al caso.

Según la Segob, los documentos revelados fueron entregados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Estos contienen comunicaciones realizadas en dos fechas, el 26 de septiembre y el 4 de octubre de 2014, e implican a cuatro personas: Francisco Salgado Valladares, Gilberto “N”, Alejandro Palacios —también identificado como ‘Cholo Palacios’— y Ramón “N”.

En los dos casos, las comunicaciones se hicieron a través de mensajes de texto.

Los mensajes revelados

En el documento relativo al 26 de septiembre, se lee que Salgado Valladares, entonces jefe de la policía del municipio de Iguala, Guerrero, habla con Gilberto “N”, señalado como jefe regional de la organización criminal Guerreros Unidos, acerca de los movimientos realizados por los jóvenes de la Normal, de la intención de detenerlos y de su eventual retención.

“Viejo tengo 17 en la cueva”, dice Salgado, a lo que Gilberto “N” responde: “Si entregame todos los detenidos”.

“Manda gente suficiente a la brecha de Lobos van 17 detenidos”, insiste Salgado. “Dile al gordo k los paren vienen mas autobuses”, dice, y de inmediato agrega: “No tengo ningun detenido todos los paquetes se entregaron viejo”.

 

En el documento correspondiente al 4 de octubre, Alejandro Palacios y Ramón “N”, identificado como posible policía de Tepecoacuilco, hablan de fosas clandestinas que le fueron encontradas a Gilberto “N”, de quien se menciona que está “en una cueva”.

Lee aquí los documentos completos

La Segob señaló que esta es la primera entrega de la información que ha sido puesta en manos de la Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa, una instancia conformada a principios de este sexenio e integrada por varios actores, con el fin de descubrir qué fue lo que ocurrió con los 43 normalistas.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018), la entonces Procuraduría General de la República (PGR, hoy Fiscalía General o FGR) sostuvo que la “verdad histórica” era que los 43 estudiantes habían sido privados de la libertad, asesinados e incinerados, en una acción conjunta entre policías locales y delincuentes.

Las familias desde entonces rechazaron esa versión, que el actual gobierno considera refutada debido a los hallazgos que se han registrado desde entonces. El más reciente es el de cerca de 200 restos humanos en la barranca de La Carnicería , una zona no revisada hasta ahora.

El Centro Prodh advierte riesgos

Momentos después de la difusión de los documentos, el Centro Prodh criticó la decisión, pues a su juicio pone en riesgo las indagatorias en marcha.

 

Para la organización, lo revelado demuestra que la Sedena ha ocultado información desde 2014 y apunta a que hizo intervenciones ilegales de comunicaciones, por lo que el Ejército debe aclarar de dónde obtuvo los mensajes ahora revelados.

Desde 2014, las familias de los 43 normalistas y algunas organizaciones civiles sostienen que uno de los puntos fundamentales por aclarar es el rol que los militares tuvieron en la noche del 26 de septiembre de 2014.

Publicidad
Publicidad