Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La opacidad de sus encuestas será la debilidad de Morena rumbo al 2024

El secreto de la metodología de los ejercicios del partido para elegir al candidato a la Presidencia de la República en 2024, generará desencuentros internos, prevén especialistas.
mar 10 agosto 2021 11:59 PM
Morena
La figura de la encuesta forma parte de su genética para elegir candidatos, pero la opacidad en el método ha sumido al partido guinda en crisis.

Establecida en el inciso A del artículo 44 de sus estatutos, la encuesta ha sido el motivo de confrontación, divisiones y renuncias en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pese a ello, el partido se perfila a definir a su candidato a la presidencia de la República a través de esa vía, una decisión que se convertirá en su "Talón de Aquiles", según la previsión de analistas.

Las encuestas en Morena ya forman parte del ADN de la fuerza política fundada por el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador. En sus siete años de vida, las ha utilizado para definir no solo a sus candidatos a gobernadores, también a su dirigencia nacional. Sin embargo, los resultados han dejado a varios inconformes quienes en su momento reclamaron simulación, fraude, imposiciones e interpusieron 34 quejas ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Publicidad

Para el experto en partidos de izquierda y profesor de la Universidad de la Ciénega del Estado de Michoacán, Juan Pablo Navarrete Vela, Morena no está obligado a elegir a sus candidatos por esa vía, pero lo hace al considerar que les dota de mayor legitimidad.

Es un método al que le apuesta a la legitimidad social, porque el candidato es un candidato del pueblo pues fue al que se le pidió su opinión”.
Juan Pablo Navarrete Vela, profesor de la Universidad de la Ciénega del Estado de Michoacán.

Las encuestas para determinar a sus candidatos son hechas en casa. La encargada del levantamiento, procesamiento y publicación de los resultados es la Comisión Nacional de Encuestas, integrada por la economista Ivonne Cisneros, el escritor Pedro Miguel y el exintegrante de la Secretaría de Organización de Morena, Rogelio Valdespino Luna.

El problema con las encuestas es la opacidad con la que se realizan. No se conocen detalles ni metodología, lo cual ha generado problemas a Morena. En el proceso electoral 2020-2021, decenas de aspirantes cuestionaron los resultados, algunos más dejaron el partido y aceptaron la postulación de otra fuerza política, entre ellos Cristóbal Arias en Michoacán y Claudia Yáñez en Tlaxcala. En total, 9 de sus 15 candidaturas a gobernador acabaron en conflicto.

El partido incluso reservó los detalles de las encuestas que realizó para elegir a sus candidatos rumbo a 2021.

Publicidad

“El problema no es el método, es un instrumento valioso, el problema radica en la escasa transparencia del diseño y los resultados”, advierte Navarrete Vela.

Rumbo al proceso de 2024, el líder del partido, Mario Delgado, ha asegurado que por encuesta se elegirá al hombre o a la mujer que será el segundo candidato presidencial de Morena y quien tendrá la tarea de dar continuidad al proyecto de la autollamada cuarta transformación.

En tiempos de destapes, el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunció a favor de que el elegido sea mediante una encuesta. “Yo hablé de que soy como el destapador, nada más que mi corcholata favorita va a ser el que el pueblo quiera”, dijo en su conferencia de prensa de pasado 13 de julio.

Pero a otros morenistas no les agrada la idea de que el partido elija a sus candidatos por encuesta. El coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, afirmó que este método está desgastado.

“Está muy desgastado el método de encuestas y ha sido un ejercicio que ha sido cuestionado. Sería bueno buscar métodos distintos, pero falta mucho tiempo”, advirtió el legislador quien ha manifestado su intención de buscar la candidatura a la presidencia en 2024.

"No estoy buscando puestos de consolación"

Para subsanar esos cuestionamientos, el senador Alejandro Armenta presentó una iniciativa para modificar la Ley General de Partidos Político para que se garantice objetividad, certeza, imparcialidad y transparencia en los procesos internos de selección de candidatos.

Publicidad

En entrevista con Expansión Política asegura que la tentación de la imposición de candidatos siempre prevalece, por lo que es necesario modificar la ley, y advierte que quienes están en desacuerdo es porque son antidemocráticos.

“Si se es democráta, no hay por qué evadir los principios de certeza, imparcialidad, independencia, legalidad y objetividad”, asegura el morenista.

"Los demócratas estarán a favor, pero quienes están esperando los dedazos o la manipulación interna de los partidos, van a estar en contra".
Alejandro Armenta, senador de la República.

A la pregunta de si esta es una iniciativa que busca beneficiar a Ricardo Monreal, quien se ha expresado en contra de las encuestas, el legislador respondió: “quienes dicen eso es que están a favor de los dedazos, o de las imposiciones”.

Una de las encuestas de las que sí se conoció su metodología, fue con la que se eligió a quién sería el quinto presidente nacional del partido y en quien recaería el cargo de secretario general. A diferencia de las otras encuestas, estas estuvieron a cargo del Instituto Nacional Electoral (INE), el cual contrató 3 casas encuestadoras: Covarrubias, Demotecnia y Parametría.

Más confrontaciones

Aunque no tiene tribus o corrientes de pensamiento como el Partido de la Revolución Democrática, al interior de Morena sí hay grupos, entre los cuales se prevén fuertes enfrentamientos rumbo al 2024. ¿La razón? La definición del candidato.

Para Navarrete Vela, si Morena decide elegir a su candidato mediante una encuesta, pero no transparenta la metodología, vendrán más confrontaciones.

“Si para 2024 se sigue este método sin transparencia, sin apertura, a Morena le generará muchos problemas porque se puede dar la suspicacia de que el dado fue cargado hacia un lado, por lo que será necesario que se transparente la metodología, lo que podría evitar una fractura y descalificaciones internas”, destaca Juan Pablo Navarrete.

Publicidad
Publicidad