Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Transición de gobierno aumenta acecho del crimen a nuevas autoridades

Expertos en seguridad advierten que el relevo en las 15 gubernaturas y las 1,923 presidencias municipales hace que los grupos del crimen busquen reposicionarse presionando a los nuevos gobiernos.
lun 28 junio 2021 11:59 PM
Mil 500 elementos del Ejército incursionaron a la región occidente del estado de Michoacán para reducir los altos índices de homicidios dolosos generados por el crimen organizado, con la finalidad otorgar orden y de seguridad
Esta semana, 1,500 elementos del Ejército incursionaron a la región occidente del estado de Michoacán para reducir los altos índices de homicidios dolosos generados por el crimen organizado.

Con amenazas, agresiones e incluso con homicidios, miembros del crimen han buscado negociar o imponerse en distintas regiones del país durante el proceso electoral, convirtiéndolo en el primero más violento desde el año 2000, por el nivel de violencia.

Los comicios que terminaron el pasado 6 de junio dejaron en México 1,066 agresiones contra políticos que terminaron con el asesinato de 102, de los cuáles 36 de ellos eran aspirantes o candidatos a un puesto de elección popular, de acuerdo con el último informe de la la consultora Etellek, quien lleva un registro puntual de la violencia.

No obstante, expertos en seguridad advierten la etapa de transición de gobierno, es otra oportunidad que aprovecha el crimen organizado para buscar reposicionarse y busca interferir para tener autoridades a modo.

Publicidad

Un documento de análisis de la consultoría Lantia Intelligence reporta que en la campaña registró 35 candidatos con algún tipo de presunto vínculo criminal: "Aunque no en todos los casos hay una investigación formal, la información recolectada apunta a que los candidatos mantienen algún tipo de presunta relación con el crimen organizado".

De ese grupo, el 50% ganó la elección, precisa el reporte, por lo que augura complicaciones para la gobernanza.

"Probablemente los estados o municipios gobernados por individuos vinculados con el crimen organizado experimenten el empoderamiento de una organización criminal en particular", se detalla.

David Saucedo, consultor en políticas públicas en materia de seguridad, asegura que en las campañas se vivió la imposición de candidatos por parte del crimen organizado, pero subraya que ésta no fue exclusiva de un solo partido.

“Distintas organizaciones criminales negociaron y colocaron a candidatos, hay candidatos que obtuvieron el apoyo gracias a organizaciones criminales, pero no es una situación privativa de un partido, hay narcocandidatos que obtuvieron la victoria ya sea de Cárteles Unidos, del Cártel Jalisco Nueva Generación o el Cártel de Sinaloa, dependiendo de la zona geográfica del país”, advierte.

El consultor en seguridad explica que el involucramiento de las autoridades con el narcotráfico se da en tres niveles y sugiere a las próximas autoridades cuidar no caer en ninguna de ellas:

1. Omisión: se representa en “dejar hacer y dejar pasar”.

2. Comisión: por dejarlos operar al cobrar algún tipo de contribución económica.

3. Participación: la autoridad forma parte de un grupo delincuencial.

En los últimos años gobernadores, alcaldes y diputados han sido señalados por tener vínculos del crimen organizado, entre ellos destacan los casos de Jesús Reyna (Michoacán), Mario Villanueva (Quintana Roo), Tomas Yarrington (Tamaulipas), Eugenio Hernández (Tamaulipas) y recientemente Roberto Sandoval (Nayarit). También los casos de José Luis Abarca (alcalde de Iguala, Guerrero) y Lucero Guadalupe Sánchez (diputada local de Sinaloa), entre los casos más conocidos.

Saucedo explica que interés del crimen en colocar alcaldes a modo responde a la búsqueda por tener el control de las policías municipales y en el caso de gobernadores, el interés es la policía estatal, controlar el sistema penitenciario y el de jueces y magistrados, debido a que varios de los delincuentes cumplen condenas por delitos del fuero común.

Publicidad

Para el profesor e investigador de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), Gerardo Rodríguez, a pesar de los niveles de violencia en el país, las nuevas autoridades deben de cuidarse de negociar con miembros del crimen organizado.

“El país tiene que avanzar en un protocolo o una ley para que en caso de que se demuestre que un presidente municipal, un regidor, un sindico, un gobernador, un diputado local o el presidente de la República tiene vínculos con la delincuencia organizada, sean destituidos de su cargo y al partido que nominó a esos candidatos no pueda nombrar a un suplente como castigo”, afirma.

El experto en materia de seguridad pone de ejemplo a Colombia, donde existe una legislación similar denominada “Ley de Silla Vacía”, para que si se identifica una relación entre un político y la criminalidad, se le quite la posibilidad de llegar al cargo aunque haya ganado la elección.

Publicidad

Michoacán: acusación de "narcogobierno"

La semana pasada, destacó el caso de Michoacán, luego de que el gobernador saliente del PRD, Silvano Aureoles, acusara la intervención de miembros del crimen a favor del gobernador electo Alfredo Ramírez Bedolla (Morena) y otras autoridades municipales, en especial en la región de Tierra Caliente, lo que ha sido rechazado por Morena señalando que Aureoles irá a la cárcel.

En el reporte "Violencia electoral e influencia ilícita en la tierra caliente de México" realizado por expertos de la firma Internatiotal Crisis Group, señalan que en esta zona de Michoacán la violencia se puede agudizar tanto en la temporada electoral, como en la posterior por la relación de las autoridades y el crimen.

"Es probable que continúe la confabulación entre autoridades estatales y los grupos ilegales, lo que provocará aún más derramamiento de sangre y la ausencia de medidas para frenar la corrupción y la impunidad durante y después de las elecciones", se lee en el reporte.

Además, Aureloles acusó la llegada de nuevos narcogobiernos al asegurar que Morena pactó con el crimen organizado para ganar ocho entidades del Pacífico: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Colima, Michoacán y Guerrero.

"Todo el corredor del Pacífico lo gana Morena, ¿y quién está detrás de Morena? El crimen organizado. Qué pensará el presidente de la República después de tanto luchar por la democracia, las libertades y transformar al país, y que ahora su partido sea aliado del crimen organizado, porque en los hechos, Morena es un narcopartido y es una verdadera amenaza para el país", cuestionó el mandatario saliente en entrevista con Radio Fórmula.

AMLO pide a Aureoles probar presunto apoyo del narco a Morena | #EnSegundos

En su reporte, Lantia Intelligence señala que si bien algunos candidatos ganadores en la elecciones locales puedan estar relacionadas con el Cártel de Sinaloa, éste no fue determinante para las victorias de Morena en los estados del Pacífico.

"No consideramos que el involucramiento del CDS haya sido determinante para que Morena obtuviera victorias electorales contundentes en las gubernaturas de los ocho estados ubicados en la costa del Pacífico (Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Colima, Nayarit, Michoacán y Guerrero), independientemente de que algunos perfiles ganadores tengan efectivamente vínculos con este cartel", se señala.

Publicidad

Micoacán sí ha tenido gobernadores relacionados con miembros del crimen organizado. Uno de ellos fue el interino Jesús Reyna, a quien se le vinculó con el cártel de Los Caballeros Templarios, particularmente con el íder de la organización, Servando Gómez Martínez “La tuta”.

Al hijo de otro gobernador Fausto Vallejo, Rodrigo Vallejo, también se le evidenció en un video sosteniendo una reunión con “La Tuta”.

De acuerdo con el mapa de organizaciones delictivas de la Fiscalía General de la República, en Michoacán operan organizaciones criminales como el Cártel Jalisco Nueva Generación, La familia Michoacana, La nueva familia michoacana y Los Viagra.

Los "levantones" en Sinaloa

Durante las pasadas elecciones, medios de comunicación locales consignaron supuesto secuestros de miembros de la estructura electoral del PRI, que se movilizaría para conseguir votos a favor de candidato de la alianza PRI, PAN, PRD, Mario Zamora Gastélum.

En una entrevista radiofónica, el exaspirante afirmó que horas antes de la jornada electoral se registraron “levantones” de entre 25 y 30 candidatos, operadores y abogados del tricolor.

“Nunca hubo solicitud de dinero, la solicitud era que no fueran a promover al voto por el candidato de la alianza… muchos levantados entre viernes, sábado y domingo, la cantidad fue muy grande”, dijo el senador, al referir que los operadores y representantes de casilla, fueron liberados después de que concluyó la jornada electoral.

En esa entidad, el morenista Rubén Rocha Moya ganó con 496,787 votos (56%) y en segundo lugar quedó Mario Zamora Gastelum se quedó con 286,298 sufragios (32%).

La periodista Anabel Hernández aseguró en una entrevista a Emeequis , que Ismael el 'Mayo' Zambada le habría dado el "visto bueno" al candidato ganador, quien lo único que pidió fue que lo dejen operar.

“¿Qué pide el ‘Mayo’ a cambio? Pide paz, que lo dejen operar. ¿Por qué es importante Sinaloa para él? ¿Sólo porque es la base, la matriz de su organización criminal? Porque ahí están asentados sus negocios 'egales’ de leche, de hortalizas, de ganado. Él necesita estabilidad y la posibilidad de influir", señaló.

El mismo reporte de Lantia Consultores, señala en en el caso de el Cártel de Sinaloa, sí pudo influir en las elecciones de ayuntamientos, diputados locales, y hasta federales, particularmente en ese ese estado.

"Creemos que la participación del CDS pudo haber influido en las elecciones de ayuntamientos y para diputados locales, y hasta federales, particularmente en el caso de Sinaloa; aunque no descartamos que esto hubiese ocurrido también en Sonora: tanto en beneficio morenista como de distintas coaliciones partidistas, desde Va por México hasta MC", se lee en el documento.

Tags

Publicidad
Publicidad