Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Zaldívar: "No me mueve la opinión de mí, sino el sentido de responsabilidad"

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio a conocer este martes su posición sobre la reforma constitucional que extendería su periodo dos años más.
mar 27 abril 2021 12:28 PM
 Arturo Zaldívar
Después de días en que analistas le pidieron desde los medios un posicionamiento respecto a la reforma del poder Judicial, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, hizo pública hoy su línea de pensamiento en Twitter.

Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), dio a conocer este martes su posición sobre el paquete de reformas al Poder Judicial que significaría la ampliación de su periodo por dos años más, y aseguró que, como juez constitucional, no le mueve la opinión que se tenga de él, sino un sentido de responsabilidad.

A través de su cuenta de Twitter, Zaldívar agregó que pese a los llamados a la politización sobre este tema, su deber es mantenerse imparcial para asegurar la legitimidad de los mecanismos de control constitucional.

Publicidad
Como juez constitucional no me mueve la opinión que de mí se tenga, sino un sentido de responsabilidad. Pese a los llamados a la politización, mi deber es mantenerme imparcial, para asegurar la legitimidad de los mecanismos de control constitucional".
Arturo Zaldívar, ministro presidente de la SCJN.

Este mensaje estuvo acompañado de la publicación de la columna de opinión que Zaldívar publica en el diario Milenio , en la que también se refirió a reforma al Poder Judicial, aprobada por el Congreso de la Unión.

En la columna, el presidente de la SCJN, apuntó que los beneficios de la justicia constitucional que implica esta reforma quedaron "opacados" por el artículo transitorio que prorroga por dos años la integración actual del Consejo de la Judicatura Federal, "con el fin de implementarla".

Zaldívar reconoció que este transitorio desató una ola de pronunciamientos que exigía de su parte declaraciones condenatorias, deslindes inmediatos y confrontación. "El último reducto de institucionalidad —afirmaban— dependía de que yo saliera a descalificar a los otros poderes", aseveró.

Subrayó que en una democracia constitucional, los conflictos entre poderes se deben dirimir a través de los mecanismos que la propia Constitución establece, por lo que -dijo- "entrar en confrontación política, en el momento histórico que vivimos, limitaría mi capacidad para desempeñar la labor que me corresponde como cabeza del Poder Judicial".

Expuso: "Nada hubiera sido tan taquillero como salir a denunciar una ruptura del orden constitucional. Pero mi conciencia no estaría tranquila, porque hacerlo iría en contra de mi deber y responsabilidad como juez constitucional y como presidente de la Suprema Corte".

 

Zaldívar apuntó que si su principal preocupación fuera su imagen pública o su popularidad entre académicos y comentócratas, hace mucho que hubiera cedido a esos llamados y consideró que es "paradójico" que quienes dicen que el orden constitucional ha sido subvertido, a la vez afirmen que la vía para remediarlo deba ser la confrontación política.

Por último, el presidente de la SCJN resaltó que si con esta reforma, el orden constitucional ha sido subvertido, como algunas personas señalan, será el tribunal constitucional al que le corresponda hablar a través de un fallo que deberá ser respetado, pues dijo, "de eso va la democracia".

El pasado 15 de abril, los grupos parlamentarios de los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática, así como Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados adelantaron que promoverán ante el propio Poder Judicial una acción de inconstitucionalidad en contra de la extensión del periodo de Zaldívar.

Cabe destacar que después de aprobada la llamada "ley Zaldívar", el presidente de la Suprema Corte señaló que esperaría las impugnaciones para que esta instancia sea la que resuelva su constitucionalidad y afirmó que ejercería su cargo por el plazo para el cual fue electo por los miembros de la Corte; es decir, que pese al transitorio terminará su mandato en 2022 y no en 2024.

 
Publicidad
Publicidad