Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cadena perpetua al fundador NXIVM, mentor de Emiliano Salinas y otros mexicanos

Este martes, Keith Raniere, fundador de la secta NXIVM, fue condenado a 120 años de cárcel en un tribunal neoyorquino; el desenlace del caso revivió los vínculos con mexicanos y la secta NXIVM.
mar 27 octubre 2020 06:30 PM
Salinas-Raniere.png
Emiliano Salinas, el hijo del expresidente Salinas de Gortari, es la figura más relevante entre los mexicanos vinculados con Raniere.

Este martes, Keith Raniere, fundador de la secta sexual NXIVM, la cual se camufló como un grupo de autoayuda, fue condenado a 120 años de cárcel en un tribunal de Estados Unidos después de ser declarado culpable de tráfico sexual de adultos y menores, posesión de pornografía infantil y crimen organizado.

La sentencia del juez Nicholas Garaufis, del distrito este de Nueva York, supone a efectos prácticos una condena de cadena perpetua para el canadiense, a quien este martes una quincena de víctimas describieron en el tribunal como un "depredador sexual", un "racista" un "mentiroso" y un "sádico".

Publicidad

En México, el caso NXIVM ha acaparado la atención de los medios por la presunta implicación de varias personalidades como Emiliano Salinas Occelli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

Keith Raniere y NXIVM

Keith Raniere es señalado como el fundador y líder del programa NXIVM, una estructura piramidal que gestó después de trabajar en la empresa de marketing Amway.

Nxivm, conocido en México como Executive Success Programs (ESP) consistía en una serie de cursos y talleres presuntamente enfocados en elevar los niveles intelectuales y las habilidades numéricas y para los negocios de quienes entraban en la organización.

En octubre de 2017, un grupo de mujeres reveló al diario The New York Times que Raniere lideraba un grupo secreto que proclamaba "empoderar a las mujeres", pero, según los testimonios, eran sometidas, abusadas, obligadas a hacer extremas dietas y hasta eran marcadas con fuego como si fueran ganado.

Tras la publicación del artículo, varias víctimas denunciaron penalmente a Keith Raniere, quien se refugiaba en México.

En 2018, Raniere fue detenido en una lujosa villa a las afueras de Puerto Vallarta, Jalisco, acusado en Estados Unidos de trata de blancas y asociación delictuosa para trabajos forzados; en junio de 2019 fue declarado culpable de todos los delitos que se le imputaron y finalmente este martes recibió su sentencia.

Publicidad

Los mexicanos presuntamente relacionados con NXIVM

De acuerdo con un reportaje publicado en Quién en 2019, el ESP llegó a México con la cesión de la licencia a dos jóvenes empresarios y mejores amigos: Alejandro Betancourt Ledesma y Emiliano Salinas.

Además, en las audiencias de Raniere fueron mencionados los nombres de al menos 11 mexicanos, algunos señalados por ser parte del círculo más cercano del acusado, otros por ser sus parejas o posibles esclavas sexuales y otros como miembros de alta jerarquía y propietarios de las filiales de sus empresas en México.

Una de las evidencias que la fiscal estadounidense Moira Kim Penza mostró durante una de las audiencias de Ranire fue un esquema del primer círculo de la organización, con la fotografía de Keith Raniere al centro rodeado de 25 fotos, 11 de las cuales correspondían a mexicanos: Emiliano Salinas, Loreta Garza, Mónica Durán, Alejandro Betancourt, Rosa Laura Junco, Daniela Padilla, Jack Levy, Ivy Nevares y las hermanas Camila, Mariana y Daniela Fernández.

En marzo de 2018, una investigación de Aristegui Noticitas apuntó a que Emiliano Salinas, no solo solo tenía la licencia del ESP, sino que también utilizó la filosofía de Raniere para “crear” un esquema de negocios que permitió al Movimiento In Lak’ech por la Paz recaudar casi 9 millones 500,000 pesos entre 2009 y 2016.

Este martes, la periodista Dolia Estévez reveló en su columna, publicada en SinEmbargo, que Raniere buscaba que México fuera la primera “República NXIVM” a nivel mundial y Emiliano Salinas su presidente, de acuerdo con las revelaciones realizadas por Catherine Oxenberg, exmiembro de la secta y madre de una de las esclavas sexuales de Raniere.

Publicidad

Camila, un testimonio clave

Durante la audiencia de este martes destacó el testimonio de Camila, la mexicana que es considerada como la primera esclava sexual de Raniere, quien dijo en el tribunal que el fundador de NXIVM comenzó a abusar de ella cuando tenía sólo 15 años.

La víctima recordó la fecha exacta en la que comenzaron los abusos, el 18 de septiembre de 2005, fecha que Raniere, entonces de 46 años, insistía que quedara marcada como su aniversario.

"Él quería que yo creyera que mi único valor venía de cómo me hacía sentir", dijo Camila, que fue la primera en testificar este martes, según el New York Times.

"Me ha llevado mucho tiempo procesar el trauma que causó", agregó la joven, que mantuvo una relación sexual con Raniere durante 12 años y quien dijo, la aisló de su familia y sus amigos.

Al respecto, Raniere apuntó que no se arrepentía de nada. "Es cierto que no me arrepiento de los crímenes que creo que, de hecho, no he cometido. Pero sí me arrepiento profundamente de todo este dolor", afirmó ante la Corte.

Publicidad

El juicio de Raniere, de 60 años, se centró en un subgrupo de NXIVM exclusivo para mujeres llamado DOS, en el que algunos de los miembros llegaron a ser marcados con las iniciales del líder de la secta en una dolorosa ceremonia sin anestesia en la que marcaba a las personas.

En un vídeo de la ceremonia de iniciación de DOS, se puede ver cómo las mujeres, desnudas, permanecían tumbadas sobre una mesa, donde debían pronunciar las palabras "Maestro, por favor márcame".

Algunas de las mujeres que testificaron durante el juicio explicaron que pensaban que se estaban uniendo a un grupo centrado en el empoderamiento femenino, para descubrir más tarde que se les pedía que mantuvieran relaciones sexuales con Raniere.

Además de las relaciones con el líder, la pertenencia a DOS requería que las "esclavas" tuvieran que pedir permiso para comer y tenían que entregar material gráfico o información comprometida, que podía ser publicado en caso de que se negaran a seguir las órdenes.

Con información de EFE.

Publicidad
Publicidad