Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México alista compra de medicinas al extranjero entre dudas por distribución

Sin experiencia logística, el gobierno resucita a la empresa pública Birmex, para distribuir 100,000 mdp en 2,380 insumos de salud, que serán adquiridos en el extranjero a través de la UNOPS.
lun 19 octubre 2020 05:55 AM
Medicamentos
El plan de adquisición de medicamentos está en marcha, mientras que la distribuidora del Estado aún no está clara, a unas semanas de que empiecen a llegar los insumos.

De la misma forma en la que se reparten las botanas y refrescos para que lleguen a la mesa de los mexicanos, así será como el gobierno federal, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, busca hacer llegar miles de medicamentos y materiales de curación gratuitos a todos los rincones del país.

Tras meses de conflicto con distribuidores de medicamentos en el país, el presidente anunció a finales de julio pasado, que se crearía una distribuidora de medicinas, equipo médico y vacunas del Estado, la cual aún no está en operación.

Esta empresa, encabezada por Pedro Zenteno —quien se desempeñaba como director Normativo de Administración y Finanzas del ISSSTE— tiene en puerta su primera prueba con la compra inédita de 2,380 claves de medicamentos y materiales de curación con un costo de 100,000 millones de pesos, que se realizará a través de la UNOPS, cuyos productos comenzarán a distribuirse a inicios de 2021, según el calendario del mecanismo de la ONU.

Publicidad

“Ya va avanzando”, dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina del 15 de octubre sobre el estatus de esta distribuidora y al señalar que quienes vendían y distribuían medicinas “hacían su agosto”, por eso insistió en la necesidad de que hubiera una empresa del Estado.

Rafael Gual Cosío, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (CANIFARMA), consideró que hay contradicción en que se dijera que unas cuantas empresas monopolizaban el mercado, mientras que ahora solo será distribuidor del Estado, el que haga la distribución a través de una empresa de reciente creación y que carece de experiencia para cubrir lo que las empresas construyeron en décadas.

“No es lo mismo que distribuir refrescos o papitas. Es un eslabón de la cadena diferente, por eso la industria farmacéutica nunca ha sido distribuidora de sus productos, no tiene esa capacidad, por eso hay empresas dedicadas a esta función, que tienen experiencia e infraestructura, porque los fármacos requieren cadena de frío, debe de estar en condiciones de refrigeración, si no, se echa a perder, y para construir esa infraestructura se requirieron décadas”, señaló en entrevista.

El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López Gatell, explicó en conferencia de prensa del 13 de agosto que la empresa pública de vacunación Birmex, Biológicos y Reactivos de México –empresa de propiedad mayoritariamente estatal– será la que se convierta en la empresa nacional de distribución de insumos para la salud.

Publicidad

La nueva forma de comprar medicinas

Tras conflictos por el desabasto de fármacos, principalmente oncológicos, López Obrador acusó a las empresas de monopolizar y diseñar complicidades para mantener el control y asignar contratos.

Derivado de estos señalamientos, la Secretaría de la Función Pública (SFP) sancionó a cinco distribuidoras con multas e inhabilitaciones, entre las que se encuentran Grupo Fármacos Empresarios Especializados; Clínicas Periféricas y Ambulatorias; Octeo Sen, Grupo Laboratorios Imperiales Pharma y Avisa Medical.

Te puede interesar: Gobierno de México investiga a PISA y otras 5 empresas

No fue el único cambio. Desde el año pasado se hizo una adquisición consolidada, que en un primer intento dejó 62% de medicamentos sin licitar, que poco a poco se fueron consiguiendo. Luego empezaron a adquirir las medicinas en el extranjero, primero con permisos, posteriormente con un decreto, hasta que se firmó un convenio para comprar claves con un mecanismo internacional.

A través de la UNOPS, se prevé la compra consolidada de 2,380 claves de material de curación y medicamentos de Patentes, Fuente Única y Genéricos priorizadas para 2021, por un monto de 100,000 millones de pesos (4,000 millones de dólares).

Con este instrumento, empresas nacionales e internacionales podrán participar en la licitación de los insumos para México, pero corresponderá al país quien se encargue de que éstos lleguen a su destino final.

Publicidad

De acuerdo con datos de la UNOPS, hay más de 800 empresas pertenecientes a 48 países, que mostraron interés en 90% de las claves que México van a licitar.

“La pretensión es iniciar en enero las entregas escalonadas”, afirmó Giuseppe Mancinelli, director Regional Adjunto para América Latina y el Caribe de UNOPS, quien refirió que lo que se busca es una “gestión pública, justa y equitativa” y lograr más con los mismos recursos.

“Sabemos que los recursos son limitados por eso esperamos generaran impactos, generar ahorros, y eso ayuda a conseguir más medicamentos. Incrementa la eficiencia y la rentabilidad sostenible”, dijo en conferencia sobre este inédito proceso.

No obstante, solo es la parte de la adquisición. Juan Ferrer, director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), señaló que junto con la nueva empresa distribuidora de medicamentos se hará “sinergia” con la UNOPS para tener una red en frío y una red de distribución de medicamentos a nivel de todo el país y en todos los establecimientos de salud de México.

Aprendiendo en el camino

Tanto el proceso de compra como la distribución preocupa a sectores involucrados. Gual Cosío señala que la adquisición de medicamentos en el extranjero viola algunos tratados comerciales de México, en los que se establece que se les debe dar prioridad a las naciones con las que se tienen acuerdos, lo que llevaría al país a paneles internacionales de controversias.

También puedes ver: David León no asumirá su nuevo cargo tras videoescándalo

Además, planteó que no hay claridad sobre quién tendría la responsabilidad si los fármacos que lleguen a los puertos del país presentan irregularidades o tienen efectos secundarios, cuando la UNOPS solo participará como intermediario para la compra.

“¿Cuál va a ser el tribunal en el que se diriman las diferencias y el tiempo que va a tomar el volver a reponer los productos? Una vez que se importa no hay manera que nuestras autoridades conozcan si se cumple con estas condiciones. Creo que es un estado de indefensión para nuestro país, difícilmente vamos tener forma de interacción para reparar el daño”, señaló.

La Canifarma estima una afectación de cerca de 46,000 empleos directos y 215,000 indirectos, así como una disminución del PIB de 18,500 mdp, pues la industria representa cerca del 1% del PIB, Además, el organismo advierte que el impacto sería de 63% en todos los sectores productivos que conforman la economía mexicana, ya que en la industria, participa en 161 de los 259 sectores industriales, según INEGI.

Por su parte, Josué Bautista, presidente de la Asociación Mexicana de Farmacovigilancia (AMF), expresó que están preocupados por el proceso de vigilancia, pues si bien los insumos tienen que tener registro en el país de origen, no saben qué pasará si el fármaco proviene de lugares donde el sistema regulatorio no está a la altura del mexicano.

Explicó que por ejemplo, en el caso de Guatemala u Honduras —con quienes la UNOPS ya hecho procesos compra—, sus agencias regulatorias no son reconocidas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Son sistemas que esquemas que no tienen consolidado vigilancia de medicamentos de insumos para la salud. Estamos preocupados por qué va a pasar con estos productos que se adquieran o cuando lleguen al usuario final, qué se les estará solicitando a dichos fabricantes”, comentó en entrevista.

El titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), José Alonso Novelo Baeza, enfatizó que se busca garantizar un “piso parejo” y que todos los mexicanos puedan recibir atención medica y medicamentos.

El funcionario detalló las reglas que deben cumplir los insumos, como el registro sanitario en país de origen, reconocimiento de autoridades reguladoras y agencias nprecalificadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como los motivos por los que no serán aceptados, entre los que se encuentra que haya sido boletinados y cuando el perfil de seguridad no sea aceptable o el riesgo beneficio no sea favorable. Aunado a que los titulares y/o representantes legales que obtengan registro sanitario deberán de cumplir todos los requisitos establecidos.

“Cofepris acompañará a las autoridades para la desaduanización de los insumos, verificará la calidad, seguridad y eficacia, la identidad a través de los insumos, laboratorio, analítico, norma 059, acompañará en la distribución y almacenamiento de insumos, y llevará a cabo la farmacovigilancia”, afirmó.

Todo ese proceso avanza con el tiempo encima, debido a que el proceso ya pasó la fase inicial, en la que se establece el listado de compra, que incluye las claves, el presupuesto, los planes de entrega; y alista la adquisición, es decir, la negociación de las patentes y las licitaciones; para que en noviembre se firmen los contratos y en enero comience la entrega. Todo esto debe ocurrir en las próximas 10 semanas.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad