Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

2021: La encrucijada electoral arranca con el reto de vencer el abstencionismo

México arranca el proceso electoral más grande de su historia en medio de la pandemia, la crisis económica, la inseguridad y un clima político polarizado. El desafío será interesar a los ciudadanos.
lun 07 septiembre 2020 05:59 AM
Elecciones 2021
El próximo 6 de junio 90 millones de mexicanos tienen cita con las urnas, sin embargo la pandemia de coronavirus y la crisis económica podrían obstaculizar que los ciudadanos salgan a votar.

Este lunes 7 de septiembre, México arranca el proceso electoral más grande de su historia en medio de la pandemia de coronavirus, en la antesala de la crisis económica más fuerte desde 1932, ante una ola de inseguridad y un clima político polarizado desde el poder, por lo que lograr que más de 90 millones de mexicanos acudan a las urnas el próximo 6 de junio será un reto mayúsculo.

De acuerdo con especialistas, todos estos ingredientes podrían jugar en contra de la participación de la gente y que el próximo año, triunfe el abstencionismo de las elecciones intermedias.

Publicidad

Históricamente, la participación ciudadana en un proceso intermedio apenas supera el 40%, sin embargo, las elecciones del próximo año serán sui generis, pues además de votar para renovar la Cámara de Diputados, los ciudadanos de 15 estados lo harán para elegir a su próximo gobernador y en 30 entidades a sus legisladores federales, lo que podría ser atractivo para el electorado, aunque hay dos factores que podrían ser un obstáculo: la pandemia de coronavirus y la crisis económica.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova reconoció, en una plática virtual organizada por el Colegio de México, que la epidemia de COVID-19, puede tener efectos democráticos.

El gran desafío es cómo hacemos que una víctima más de la pandemia de COVID-19 no sea la democracia y no sean las elecciones”.
Lorenzo Córdova, presidente del Consejo General del INE.

Un primer elemento que preocupa al INE es lograr la organización de las elecciones, sin poner en riesgo la salud de los y las ciudadanos en el desarrollo de las campañas electorales y de la propia jornada electoral.

"No es posible asegurar que se eliminan las posibilidades de contagio al 100%, no sería responsable prometer eso, pero la ciudadanía debe saber que, hacemos todo lo posible para mitigar los riesgos", afirma José Roberto Ruiz, quien preside la Comisión de Capacitación y Organización Electoral del Instituto Nacional Electoral (INE).

El consejero explica que, a raíz de la pandemia, las autoridades han tenido que repensar todo el proceso de organización de una elección, desde los trámites de la credencial para votar, la fiscalización de los partidos, la capacitación de los funcionarios de casilla, entre otras actividades, para que los ciudadanos puedan ejercer su voto con tranquilidad el primer domingo de junio.

Publicidad

El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell, ha insistido en queserá una epidemia larga. En varias ocasiones, ha mencionado que se espera una disminución en los contagios para octubre, aunque la llegada de la influenza estacional, puede modificar el pronóstico.

Ante esto, el desarrollo de la vacuna es la opción más viable, la cual no se prevé en el corto plazo. Uno de los proyectos que se visumbran más cercanos es el desarrolla Universidad de Oxford-AstraZeneca y que se prevé esté listo en el primer trimestre de 2021, lo que coincide con las fechas estimadas para las campañas; sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide no "sacrificar la seguridad y eficiencia a cambio de la velocidad".

El exconsejero electoral Arturo Sánchez señala que se tienen que poner en práctica una estrategia sólida de capacitación y funcionarios de casillas, ya que como son elecciones concurrentes, es decir, en una sola casilla se podrá votar por diputados federales y cargos locales, el INE y las autoridades de las entidades deben coordinarse bien.

"En el contexto de coronavirus, dependiendo cómo esté la pandemia y si tenemos o no vacunas, tendrán que tomarse medidas especiales", señala.

Publicidad

La exconsejera electoral del Consejo General del IFE de 1996 a 2003, Jacqueline Peschard, considera que vencer al abstencionismo es el principal reto para el primer proceso electoral que se da en medio de una pandemia.

El reto mayúsculo es que la pandemia no aleje a los ciudadanos de las urnas”.
Jacqueline Peschard, exconsejera del IFE.

Y es que, en los últimos tres procesos intermedios, la participación ciudadana no ha superado el 50% de votación: en 2015 se alcanzó el 47%, en 2009 el 44%, y en 2003 el 41% de sufragios.

Peschard destaca que la organización de las elecciones de este año en Coahuila e Hidalgo servirán de preparación para que el INE implementen medidas que permitan que la pandemia no aleje a los ciudadanos de su derecho de elegir a sus autoridades el próximo año, aunque las de este 2019 no se comparan en tamaño con las de 2020 en las que se prevé la instalación de más de 64,000 casillas.

Hasta que no se cuente con la vacuna contra el coronavirus, el próximo año para acudir a las urnas será necesario no solo contar con la credencial para votar, sino también se deberá portar careta, cubrebocas y bolígrafo o plumón para marcar la boleta, todo ello para evitar algún contagio de COVID-19.

"Es una excepción a lo que estamos acostumbrados por dos razones: porque es un gran número de cargos y la pandemia. ¿Cómo valorar el derecho al sufragio y el derecho a la salud?, señala Bernardino Esparza, académico de la Universidad La Salle.

La crisis económica, otro factor

Para el analista político y académico del Centro de Estudios y Docencia Económicas (CIDE), Carlos Bravo Regidor, la pandemia ha tenido un efecto devastador en la gente y la hace estar concentrada en resolver las situaciones de emergencia como el no perder su trabajo, conseguir uno o buscar sustento para su familia, por lo que elección puede pasar a un segundo plano, pues la gente no tiene tiempo de organizar su enojo y canalizarlo a una causa o en un voto de castigo.

“El voto de castigo se da cuando la gente ya racionalizó el golpe de realidad, está enojada y busca derrumbar algo, no cuando está desesperada tratando de sostener los pedazos de su vida. La situación sanitaria de emergencia, la económica, en materia de seguridad, lo que hace es que la gente esté preocupada por las cosas más básicas que impiden que se organicen, así que las condiciones están dadas para que haya un alto abstencionismo”, señala.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se espera una contracción de 10.5% del PIB en México este 2020, lo que lo ubicó como el país de América Latina con la previsión más negativa y una de las cinco naciones del mundo más afectadas.

Para Giselle Perezblas, directora de la consultora Auguro Estrategia & Comunicación,
quienes quieran ganar un cargo, no deberán olvidar que el voto de 2021 tendrá "rostro de mujer", que es precisamente el grupo el más golpeado por la pandemia, no solo porque incrementó la violencia contra ellas, sino porque las afectó económicamente.

Otro factor que podría pesar en el ánimo de los ciudadanos es una tercera epidemia: la de inseguridad. Desde la última cita que tuvieron los ciudadanos con las urnas, el 1 de julio de 2018, en el país han sido asesinadas más de 74,000 personas.

“El homicidio sigue creciendo. El 2020 está siento más mortal que el 2019 que era por mucho el peor año en materia de violencia del país”, advirtió Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

Los 15 estados que renovarán gubernatura concentran el 40% de los homicidios a nivel nacional; Chihuahua, Baja California y Michoacán, tienen un sitio en el top cinco de los más violentos.

La pandemia ahondó los problemas que ya afectaban al país, por lo que los ciudadanos podrían verse más alejados de las marcas políticas y de la misma democracia.

El Latinobarómetro 2018 expone que los insatisfechos con la democracia aumentaron de un 51% en 2008 a 71% en 2018. “Una década de disminución constante y continua de satisfacción con la democracia”, dice el informe, en el que se considera como un indicador altamente relacionado con el malestar de la población y las críticas al sistema político la percepción de la riqueza.

Campañas sin contagios y creatividad

Aquellos mítines con batucadas, banderas y porras, en los que los candidatos reunían a miles de simpatizantes para “mostrar músculo” serán parte del recuerdo, por lo menos en las campañas del próximo año porque lo que se busca es minimizar al máximo el riesgo de contagios.

Expertos advierten que la creatividad y la innovación serán clave en la forma en la que los candidatos se acerquen a los votantes.

El hacer campaña será totalmente diferente, van a salir mejor librados quienes tengan mejores estrategias de comunicación".
Andrea Rodríguez, directora del Centro de Formación en Marketing Político.

Los especialistas consideran que habrá más contenidos en redes sociales y audiovisuales, y que los candidatos deberán adaptarse a las distintas plataformas como Facebook, Instagram, Tik Tok, pero aunque las redes sociales tendrán un papel protagónico en las campañas, subrayan que no se deberá olvidar que no toda la población en México tiene acceso a internet, por lo que los candidatos y partidos que concentren su estrategia solo en la red, estarán dejando de llegar a parte del electorado.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019 del Inegi, si bien hay 80.6 millones de usuarios de Internet (el 70% de la población), solo en 20.1 millones hogares disponen de internet, es decir, el 56.4%.

La creatividad, deberá ir acompañada de propuestas porque tras una pandemia que ha cobrado la vida de más de 50,000 mexicanos, para los ciudadanos importarán más los “cómos” que los “qués”.

Antes los elegíamos a los políticos carismáticos, pero con la pandemia los necesitamos eficientes, ese será el impacto en el votante”..
Giselle Perezblas directora de la consultora Auguro Estrategia & Comunicación.

Aunque ya varias encuestas dan la ventaja a Morena en gubernaturas y Cámara de Diputados, ésta no es una elección definida, pues la palestra electoral de 2021 será totalmente distinta a lo que se ha visto en otros procesos.

“Arrancar con ventaja en este proceso electoral no significa ganar la contienda”, agrega Perezblas.

A nueve meses de distancia de haberse descubierto el primer caso de COVID-19 en el mundo y a nueve meses de las elecciones, aún nada está escrito. Lo único seguro es la cita con las urnas, porque la ley no prevé alguna ampliación de mandato por una pandemia.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad