Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo el CJNG se convirtió en amenaza para la gobernabilidad en algunas regiones

En tan solo 10 años este cártel se ha convertido en la segunda organización criminal más poderosa de México, lo que no se explica sin la complicidad de funcionarios públicos, refieren especialistas.
vie 31 julio 2020 05:45 AM
Video-CJNG
AMENAZAS. Elemenos del CJNG difundieron un segundo video en el que lanzan advertencias a"El Marro".

Una década bastó para que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) pasara de ser un brazo armado del Cártel de Sinaloa, conocido como ‘Los Mata Zetas’, a convertirse en la segunda organización criminal más poderosa de México cuyas actividades ilícitas tocan a 18 países, pese a ello especialistas en seguridad señalan que no representa una amenaza para el Estado como sí lo es para la gobernabilidad del país.

Esta organización criminal, liderada por Nemesio Oseguera, ‘el Mencho’, ha desafiado al gobierno mexicano en fechas recientes: atentó contra el secretario de seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, cobró la vida de Uriel Villegas un juez federal en Colima, amenazó de muerte a secretarios del gobierno de la República y recientemente difundió una serie de grabaciones propagandísticas en las que asegura tener un grupo de élite equipado con armamento militar.

Publicidad

Expertos en seguridad pública consultados por Expansión Política afirmaron que los diversos embates que ha sufrido esta agrupación criminal tanto por el gobierno de México como el de Estados Unidos, la han debilitado, sin embargo, sigue siendo la más violenta de los últimos 10 años.

Uno de los grupo más sanguinarios

La Administración para el Control de Droga de Estados Unidos (DEA) considera al CJNG como "uno de los grupos criminales más sanguinarios y poderosos de México" y su líder, Nemesio Oseguera Cervantes, es el número uno entre los 10 hombres más buscados por el que incluso ofrece una recompensa de 10 millones de dólares.

Esta organización tiene presencia en 24 de los 32 estados de México y en 18 países del mundo en los que se dedica a la comisión de 17 tipos de delitos, entre ellos tráfico de estupefacientes, trata de personas, lavado de dinero y extorsión.

En su reporte National Drug Threat Assessment (NDTA), la DEA identifica al Cártel de Sinaloa y al CJNG como las organizaciones criminales que representan la mayor amenaza de drogas para Estados Unidos. Otras que también se encuentran en la lista son El Cártel del Golfo, Los Zetas, el Cartel de Juárez y los Beltrán Leyva.

"Las TCO (Organizaciones Criminales Transnacionales) de México continúan siendo la mayor amenaza criminal de drogas para Estados Unidos. Ninguna otra organización está en este momento posicionada para retarlos", refiere el reporte de 2019.

Publicidad

Para el especialista en seguridad pública e investigador de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), Gerardo Rodríguez, el CJNG es el cártel más sanguinario de México de los últimos 10 años y así lo ha demostrado en diversos episodios.

En el 2015 fue esa organización fue la que derribó un helicóptero Cougar de la Fuerza Aérea Mexicana, en junio pasado atentó contra la vida del secretario de Seguridad Ciudadana capitalino, Omar García Harfuch y hace unas semanas lanzó amenazas contra el gabinete del presidente López Obrador.

“Es un grupo delincuencial que utiliza el terror como método para amedrentar a sus enemigos, no es un grupo terrorista, pero utiliza el terror”.
Gerardo Rodríguez, especialista en seguridad pública.

Pero para que el CJNG haya logrado en tan solo 10 años ser la segunda organización criminal más grande del país y una amenaza para Estados Unidos, ha tenido que ir cooptando a autoridades e incluso financiado campañas electorales para lograr que quienes “sean electos” respondan a sus intereses, señalan los expertos.

En el último año se ha conocido sobre el poder corruptor de este grupo de la delincuencia organizada. El 17 de mayo de 2019, el Consejo de la Judicatura Federal suspendió al magistrado Isidro Avelar Gutiérrez, presuntamente vinculado por el gobierno de Estados Unidos con el CJNG.

Meses después, un juez responsable de llevar casos de alto perfil de este cártel fue asesinado. Se trata del juez federal Uriel Villegas, quien fue el responsable de solicitar el traslado de Rubén Oseguera González “El Menchito” a una prisión de máxima seguridad.

Publicidad

Representa un desafío a la autoridad

Pero el CJNG también ha sufrido ciertos embates tanto del gobierno de México como el de Estados Unidos, lo que se explicaría su reacción violenta. Algunos de éstos son la extradición a Washington de “El Menchito”, la captura de Jessica Johana Oseguera alías “La Negra” y el operativo “Agave Azul” con el cual la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) bloqueó de 1,939 cuentas de personas vinculadas al CJNG.

“Los videos, las narcomantas, los narcomensajes forman parte de una estrategia de causar temor hacia los enemigos y no solo es el Cártel de Santa Rosa de Lima, también el gobierno del Estado de Jalisco, el Gobierno federal y el gobierno de Estados Unidos”, afirmó Gerardo Rodríguez.

Aunque inicialmente fue considerado un “montaje” por el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, confirmó la veracidad de dos videos que difundió el CJNG y afirmó que se trata de mensajes de apoyo a su líder Nemesio Oseguera y de amenazas hacia uno de sus adversarios, el Cártel de Santa Rosa de Lima.

Para el integrante del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia, Armando Rodríguez, con este material audiovisual la organización no está retando al Estado mexicano, lo que busca es presumir parte de su fuerza y la presencia territorial en el país. Aclaró ni el CJNG ni alguna otra organización criminal tiene la capacidad de fuego para hacerle frente al Estado mexicano.

Las acciones de estos grupos criminales no ponen en riesgo la existencia del Estado mexicano, ponen en riesgo la gobernabilidad, el estado de derecho y la seguridad”.
Armando Rodríguez, integrante del Casede.

En tanto, el presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada, Raúl Sapién Santos, consideró que la captura de “El Mencho” no debe ser una prioridad para el gobierno de López Obrador, pues dijo que cada que un cártel se queda sin cabeza, se genera un “efecto cucaracha” y surgen cuatro nuevos liderazgos que constituirán su propio grupo criminal.

El especialista destacó que hay otras maneras de debilitar a las organizaciones criminales, como bloquear los flujos de dinero a través de sus cuentas bancarias. “No se puede permitir que estas organizaciones crezcan para lo que se tiene que cerrarles el financiamiento”.

Un reporte de la Secretaría de Seguridad Pública refiere que los principales puertos del país están bajo el control del CJNG, por los que ingresan precursores químicos para producir las drogas sintéticas que comercializan y que las dotan de una parte importe de sus ganancias.

“Actualmente, el CJNG tiene el control de los puertos de Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Coatzacoalcos y Veracruz. Desde el Pacífico (Lázaro Cárdenas y Manzanillo) entran los precursores químicos que son enviados desde China”, destaca el documento.

Ahora esos puntos de entrada, así como los puertos han sido tomados por las fuerzas federales, como una medida del presidente Andrés Manuel López Obrador para hacer frente a la corrupción, contrabando y tráfico de drogas.

Para los especialistas consultados, esta decisión no necesariamente debilitará al CJNG, pues han buscado la manera de corromper incluso a los militares.

Por ejemplo, desde 2016 la Marina tomó control del puerto de Manzanillo, Colima y el de Lázaro Cárdenas, Michoacán, pero sin que se lograra disminuir el tráfico de químicos para la producción de drogas sintéticas.

“En la Administración Portuaria Integral hay mucho halo de corrupción en muchos frentes por lo que la decisión del presidente es una medida para ayudar al control de los puertos”, planteó Gerardo Rodríguez.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad