Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Hoteles filtro, un plan para dar a migrantes un lugar seguro ante el COVID-19

Ante la situación de mayor vulnerabilidad que vive la población migrante durante la pandemia, la OIM lanzó este proyecto para proteger a estas personas y ayudar a reducir el riesgo de contagios.
sáb 11 julio 2020 07:00 AM
Hotel Tijuana
A la fecha, la OIM opera dos hoteles filtro en el norte de México: uno en Tijuana y otro en Ciudad Juárez.

Julio cumplirá años la próxima semana en un hotel filtro ubicado en la ciudad fronteriza de Tijuana, Baja California. Junto con su padre, llegó a uno de los dos lugares de alojamiento impulsados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para otorgar un espacio seguro, durante la pandemia de COVID-19, a la población migrante que no puede acceder a un albergue.

La pandemia puso en una situación aún más vulnerable a esa población migrante que estaba en tránsito, que fue retornada o que está en espera de trámites en la frontera con Estados Unidos. De acuerdo con autoridades de ese país, hasta la fecha se ha expulsado a más de 40,000 personas.

Publicidad

Al flujo migratorio constante en esta región de México se sumaron otras condiciones: la pérdida de trabajo de los migrantes que esperaban su turno para pasar a EU y las expulsiones exprés que emprendió el gobierno estadounidense en medio de la pandemia bajo el Título 42, que implica retornar gente cuando se considera que puede ser un riesgo para la salud.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) expuso que en abril, después de que México declarara emergencia sanitaria, EU regresó a cerca de 15,000 personas a territorio mexicano. Mientras tanto, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), entre marzo y mayo se expulsó a 42,928 personas desde la frontera sur de EU.

Como Julio y su padre, provenientes de Guatemala, otras dos familias de Honduras, un grupo de jóvenes y otras dos personas permanecen en el hotel filtro de Tijuana, que desde el 29 de junio ofrece este apoyo. En total hay 14 personas hospedadas en el lugar, de las cuales cinco son niñas, niños y adolescentes. Uno de ellos es el pequeño cumpleañero.

Jessica Tapia, jefa de la Oficina de la OIM en Tijuana, explica en entrevista que la organización tiene varios perfiles de personas hospedadas. Por ejemplo, una es una persona venezolana bajo proceso de asilo, quien vivía por su cuenta en México en lo que se le resolvía su situación. Sin embargo, por el COVID-19 perdió su empleo y no pudo seguir pagando su renta.

Surge el hotel filtro para darles un espacio de transición entre una posible situación de calle y la entrada a un albergue".
Jessica Tapia

Publicidad

En el hotel también hay personas que fueron retornadas por el Título 42, una familia hondureña que estaba en Mexicali pero perdió su fuente de ingreso, y otra más que es refugiada y también se quedó sin empleo. Ambas familias llegaron a Tijuana pero no fueron recibidas en albergues debido a las medidas sanitarias implementadas para prevenir contagios.

"Las personas migrantes se encuentran en situación más vulnerable que el resto de la población, la mayoría trabaja en sectores informales, al momento que llegó la pandemia, la mayoría quedó sin trabajo (...) La contingencia no les ha permitido salir a trabajar y los albergues poco a poco han ido disminuyendo sus espacios", advierte Tapia.

También puedes ver: Salud reporta que 46 migrantes han contraído COVID-19

Más de 20 organizaciones dedicadas a temas migratorios señalan que hay aproximadamente 10,000 personas esperando para poder pedir protección en EU y que no tienen documentación, lo que facilita que sean detenidas por el Instituto Nacional de Migración (INM). Esas personas se encuentran principalmente en Tijuana y en Matamoros, Tamaulipas.

Además, otras 20,000 están esperando bajo el protocolo Quédate en México a que se realicen sus audiencias en EU, pero debido a la pandemia y la parálisis administrativa que causó sus citas fueron reagendadas.

Publicidad

Repatriaciones en tiempos de COVID-19

El oficial de Comunicación en México de la OIM, Alberto Cabezas, explica que la organización se ha concentrado en el norte debido a que ahí hay una presencia más importante de personas en situación vulnerable: son ciudades de tránsito frecuente, a las que los migrantes han llegado en busca de trabajo o porque quieren cruzar y, últimamente, porque muchos han sido expulsados de EU.

"Estamos concentrados en el norte porque hemos visto que ahí sí se han agudizado condiciones y que pueden conducir a una mayor vulnerabilidad de las personas migrantes, porque ha habido expulsiones en los últimos meses en esta contingencia", explica.

Lo que vemos en ciudades del norte es una creciente necesidad de alojamiento seguro para las personas migrantes, y por eso estamos ahí".
Alberto Cabezas

De acuerdo con el INM, en lo que va de 2020 se ha repatriado a 76,240 personas de EU, con Tamaulipas (28,246) y Baja California (17,545) como las entidades con más retornos.

Solo en Tijuana se registraron 13,853 retornos de mexicanos desde EU, mientras que en Ciudad Juárez se reportaron 8,062, y en Nuevo Laredo II, 15,052.

Conoce más: Extienden cierre de frontera entre México-EU

El instituto detalla que las cifras corresponden al Procedimiento de Repatriación al Interior de México (PRIM), como parte de los compromisos del Memorándum de Coordinación suscrito por la Secretaría de Gobernación de México y el Departamento de Seguridad Interna de EU, que inició operaciones el 19 de diciembre de 2019. Aclara que durante abril se suspendieron los vuelos del PRIM por la contingencia sanitaria.

"No somos hospital COVID"

Actualmente, la OIM —junto con otras organizaciones civiles, académicos, autoridades de los tres niveles de gobierno y la iniciativa privada— opera hoteles filtro en Ciudad Juárez y Tijuana y probablemente lo haga en Reynosa.

No obstante, la percepción de la población no ha sido igual en ambos hoteles, ya que en Tijuana los vecinos se han alarmado por su operación. Por ello, la OIM está dialogando con ellos para que entiendan que no es un hospital COVID, sino que es un hotel donde los migrantes que no tienen dónde quedarse pueden pasar la cuarentena antes de ser transferidos a albergues.

"Salió una nota diciendo que somos un hospital COVID, y en realidad no, somos un espacio donde personas que necesitan un lugar digno y seguro en el cual pasar la cuarentena y permanecer en casa puedan alojarse", dice Tapia.

Antes de asignarles un cuarto, los migrantes pasan por un filtro de sanitización y al área médica; si alguien es sospechoso, un equipo de jurisdicción lo apoya con referencias a las clínicas de fiebre, que son como los centros de salud que están habilitados para temas de COVID-19, o bien al hospital, dependiendo de la valoración médica.

La jefa de la Oficina de la OIM en Tijuana señala que desde que los hoteles comenzaron a operar no han tenido ningún caso sospechoso y nadie ha tenido síntomas. Explica que se hacen valoraciones dos veces al día, además de que se apoya a las personas alojadas psicológicamente y con actividades.

Detalla que esta iniciativa nació a raíz de que los albergues tuvieron que reducir su disponibilidad de lugares para disminuir el riesgo de contagios.

"El hotel filtro tiene un periodo de vida de dos meses; en caso de ser necesario, podríamos extender el proyecto, pero es un espacio temporal, la OIM no tiene la intención de rentar un espacio como albergue a largo plazo, fue algo que surgió a partir de una necesidad específica, de contar con un espacio que a los albergues les pudiera dar un filtro sanitario, antes de ingresar", explica.

El riesgo en albergues

En Nuevo León y en Tamaulipas, se han reportado brotes en albergues. Desde antes, se habían establecido medidas para controlar lo más posible una situación de este tipo, aunque esto es difícil debido a las concentraciones de gente que suele haber en estos lugares.

Organizaciones estiman que más de 100,000 migrantes están en condición de riesgo y extrema vulnerabilidad, y al presentarse un contagio el peligro para todos sería altísimo, así como las consecuencias, debido a la rápida transmisión de la enfermedad y a las limitaciones para brindar atención médica.

"Es urgente que estas personas migrantes cuenten con condiciones de estancia, acceso a agua y saneamiento y puedan acceder a los servicios de salud en caso de sospecha de contagio, para prevenir la emergencia que representaría la expansión de la enfermedad en estos grupos", aseguran en un comunicado.

Los impulsores de los hoteles filtro señalan que en este punto es donde estos cobran importancia, porque pueden minimizar la posibilidad de contagios en los albergues y reducir el riesgo para la población migrante durante la cuarentena.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad