Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Entre miedo y amenazas médicos internos regresan a hospitales

Médicos de pregrado afirman que no tienen ni insumos médicos ni garantías de seguridad, tampoco la certeza de que su labor se realizará en áreas no destinadas para atención de pacientes COVID-19.
jue 14 mayo 2020 05:50 AM
Médicos
CORONAVIRUS. Médicos internos de pregrado afirman que les están condicionando su carta de término a cambio de regresar a los hospitales.

Este 15 de mayo se cumple el plazo para que médicos internos de pregrado (MIP) y pasantes de servicio social de todas las carreras de la salud regresen a los hospitales, pero muchos de ellos lo harán entre miedo, incertidumbre y amenazas.

Algunos médicos de pregrado afirman que no tienen ni insumos médicos ni garantías de seguridad y tampoco la certeza de que su labor se realizará en áreas no destinadas para atención de pacientes COVID-19.

En entrevista con Expansión Política, Diego Sandoval y Rafael Valdez, ambos médicos internos de pregrado, afirmaron que regresarán a sus unidades médicas “voluntariamente a fuerzas” pues de no hacerlo no recibirán su carta de término, la cual es indispensable para titularse.

Publicidad

Los estudiantes de la Facultad de Medicina de la UNAM e integrantes de la Asamblea de Médicos Internos de Pregrado (AMPI) aseguran que no se oponen a contribuir a la lucha contra la pandemia, pero no están preparados, pues solo unos cuantos recibieron capacitación.

Diego Alberto Sandoval López, quien estudia en la Facultad de Medicina de la UNAM, reconoce que su regreso al hospital donde realiza su internado está acompañado por el miedo a infectarse de coronavirus que hasta ahora ha propiciado más de 40,000 contagios y 4,200 muertes en todo el país.

Hace unos días, la Secretaría de Salud emitió un comunicado para el regreso del personal en formación en áreas de salud en el que establece que los médicos internos de pregrado y pasantes de servicio social recibirán los insumos de protección para el cumplimiento de sus actividades, cumplir jornadas no mayores a 24 horas y en caso de que sus unidades a las que están adscritos hayan sido designadas para la atención COVID-19, deberán ser reincorporados a áreas de menor riesgo.

Sin embargo, estos lineamientos no dan seguridad a los estudiantes pues afirman que en plena fase tres ninguna área puede estar totalmente aislada de COVID-19.

“A nosotros como internos tenemos esta preocupación, porque nos están mandando a zonas de bajo riesgo, pero esto no se está respetando en muchas instituciones de salud, se nos está regresando a áreas críticas o de alto riesgo, urgencias, hospitalización”.

Publicidad

El estudiante comenta que como médicos internos de pregrado no están en contra de regresar a sus unidades, pero debería seguirse un esquema similar al de otros países en donde el paciente con coronavirus solo está a cargo del personal médico ya titulado, capacitado y con experiencia. El regreso de los estudiantes a los hospitales sea cuando esté garantizada su seguridad.

Afirma que incluso algunas instituciones de salud han presionado a los estudiantes para que regresen, de lo contrario, no les entregarán la carta de terminación de internado y solo les darán una constancia del tiempo en que estuvieron en su sede.

“Esto para muchos es una especie de chantaje porque al final de cuentas no sabemos qué impacto tiene como en el IMSS es un punto a favor para ingresar a la residencia, ese es un aspecto por el cual muchos médicos residentes están regresando, aunque preferían mantenerse resguardados”, menciona.

De acuerdo con el comunicado de la Secretaría de Salud, “al final del ciclo, los SESA y los DGCES extenderán a carta de término a los MIP sin factores de riesgo que se hayan reincorporado en el plazo establecido. Los MIP sin factores de riesgo que decidan voluntariamente no reincorporarse podrán solicitar una constancia por el tiempo de servicio efectivo en la unidad de salud receptora asignada”.

Publicidad

El representante de la Asamblea de Médicos Internos de Pregrado comentó que, de los primeros regresos de estudiantes a sus sedes hospitalarias, ya empezaron a recibir reportes de que no se les está otorgando cubrebocas de tres capas y que tampoco tienen a disponibilidad equipo de protección.

"Voluntariamente a fuerzas"

Rafael Valdez Ventura es otro estudiante de la Facultad de Medicina quien está por reincorporarse a su clínica ubicada en Baja California Sur, pero afirma que existe miedo de regresar a las unidades médicas y no porque no quiera enfrentarse a la enfermedad sino hacerlo sin el equipo adecuado.

“Nosotros exigimos equipo de protección personal a disponibilidad, que no tengas que ir a buscar la jefa de enfermeras para que te de un cubrebocas que dura 30 minutos y te dan uno para un día porque eso es lo que está pasando. Ya tenemos reportes de compañeros de San Luis Potosí, de Irapuato, en León, donde les están dando cubrebocas de doble capa, cuando lo recomendado es de triple capa, quirúrgico, plisado, el otro dura 30 minutos”, denuncia.

A pesar de estar en fase tres, sostiene que la única capacitación que han recibido para enfrentar al COVID-19 fue vía internet, no duró más de 20 minutos y solo se les proporcionó a estudiantes de la Ciudad de México.

Comenta que incluso para usar el equipo de protección médica se requiere una capacitación, pues es al quitárselo cuando se pueden dar muchos contagios.

Recomendamos: Médicos y enfermeras: así son los héroes sin capa en México

“Nosotros como estudiantes tendríamos que asumir esos riesgos cuando nos faltan dos años para terminar la carrera, no es que no queramos participar, pero nos podría desplegar para hacer los triages telefónicos, tomar cursos de cómo quitarnos y ponernos el equipo de protección personal y capacitar a los médicos que están en la primera línea, el asunto no es no participar, sino no exponernos”, comenta.

Agrega que cuando hay una epidemia, los máximos de una labor médica cambian, pues ya no es servir para los demás, la máxima es primero yo.

“Si a mí me pasa algo el daño colateral va a ser muchísimo mayor porque si yo me infectó podría contagiar a otra persona, o contagiar a mi familia”, sostiene.

Rafael Valdez comparte que sí regresará a su unidad porque el IMSS les condicionó darles su carta de liberación del internado médico.

“Voluntariamente a fuerzas tenemos que regresar”, reconoce.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad