Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Movimiento de mujeres_banner desktop Home Política_2
Movimiento de mujeres_Galería desktop Home Política
Publicidad

Erradicar la violencia en casa, requisito para combatir el feminicidio

Expertos consultados por Expansión Política recomiendan cambiar la "cultura de violencia" en todos los espacios, pero principalmente en los hogares.
vie 21 febrero 2020 06:45 AM
feminicidios
Según informes de la ONU, el hogar es el lugar más peligroso para las mujeres y las niñas.

Tras el feminicidio de la niña Fátima , el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de la Ciudad de México (DIF-CDMX) informó que en ese caso existía un expediente por “problemas en el círculo familiar” en el hogar de la pequeña de siete años desaparecida el pasado 11 de febrero y encontrada muerta.

Los datos expuestos por el DIF confirmaron que en la familia de Fátima existía una condición que es común y que ha sido alertada desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi): el hogar es el lugar más peligroso para las mujeres.

Los datos lo confirman: seis de cada 10 mujeres sufren algún tipo de violencia en el hogar, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016. Mientras que el reporte de la ONU , publicado en 2018, señala que de las casi 87,000 mujeres reportadas como víctimas de homicidio doloso en todo el mundo, alrededor del 34% fueron asesinadas por su pareja y el 24% por un familiar.

Publicidad

"Holgura a la violencia"

Consultada al respecto, la antropóloga Marcela Lagarde advierte que actualmente la sociedad tolera la violencia contra las mujeres con una “gran holgura”.

Considera que se permite la violencia contra mujeres todo el tiempo, en espacios cuerpo a cuerpo, persona a persona, en espacios privados, en espacios públicos, institucionales; incluso ahora en espacios educativos, por lo que se requiere hacer cambios importantísimos en la cultura política de nuestro país.

No se trata de deconstruir al Estado, se trata de transformarlo radicalmente, para que sea un Estado democrático de género, o sea, para que en nuestro país haya democracia genérica.

“Nosotras tenemos que identificar al Estado que no propicia, no garantiza la seguridad para la vida de mujeres y niñas. Y tenemos que impulsar una gran transformación del Estado, con perspectiva de género”, afirma.

Señala que estar a favor de “la erradicación del feminicidio” es importante, pero eso solo se puede lograr, primero, con la erradicación de la violencia feminicida, la cual es la categoría mayor, es el conjunto de hechos que violentan los derechos humanos de las mujeres y las niñas, y las colocan en una condición de fragilidad brutal.

#Sheinbaum pide a mujeres denunciar violencia  | #EnSegundos ⏩

Publicidad

Por su parte, el académico de la Universidad La Salle, Felipe Gaytán, plantea que se debe trabajar por convertir a los hogares es un lugar seguro, pues mucha de la violencia feminicida se da en los círculos familiares.

“¿Por qué se da esto? Porque cuando uno lo discute en el ámbito público, está normado y es ámbito visible para los ojos para la sociedad, pero el ámbito privado es exclusivo y excluyente. En el ámbito familiar, las reglas se imponen usos y costumbres, no está a la vista de la sociedad y por lo tanto no puede ser normada”, señala.

Este ámbito privado lo que ha hecho sobre todo es invisibilizar el tema de violencia hacia mujeres y niñas, porque muchas veces se ven como objetos, que son patrimonio.

Lee también: Trata, extorsión y feminicidio, los delitos que más crecieron en la CDMX en 2019

Publicidad

Gaytán, también doctor en Ciencias Sociales con especialidad en Sociología por el Colegio de México (El Colmex), insiste en que existe un debate justo entre la distinción de lo público y lo privado y cuándo el “hogar se vuelve público”.

Recomendamos: Violencia contra mujeres en México: 14 datos

Pero hasta el momento, lo que se necesita es cambiar los modelos de cultura y convivencia en los que estamos, y de manera inmediata establecer líneas de ayuda, que permitan una actuación más amplía, y que las organizaciones de la sociedad civil acompañen los procesos de reconstrucción del tejido social.

“Lo que se requiere es que las leyes se vuelvan políticas públicas preventivas, en términos de salud, educación, bienestar en las familias, tiene que ver con un ámbito de cómo fomentar y restablecer lazos sociales. En fortalecer espacios comunitarios, barrios, comunidades, incentivar vida comunitaria, familiar de manera distinta”, dice.

Publicidad

En opinión de la abogada feminista Andrea Medina, el Estado es quien es responsable de erradicar la discriminación y la violencia, incluso en los hogares.

“No hay ni una sola ley, declaración ni convención internacional o nacional que diga que la responsabilidad de erradicar la violencia es de las mamás o papás. Es el Estado que regula las relaciones familiares, las relaciones de las escuelas, sí hay una altísima violencia en la familia, y quien debe prevenirla y erradicarla es el Estado”, sostiene.

He estado escuchando que dicen que es un problema privado, no es privado, aun la violencia en la familia no es privado, es una responsabilidad del Estado.

La académica de la UNAM expone que muchos de los feminicidios pudieron haber sido prevenidos porque las mujeres están denunciando, pero existen deficientes instancias de investigación de la violencia familiar.

“El grave problema que tenemos es de impunidad, la mayoría de las denuncias no llegan a un juez, ni siquiera van a llegar a una sanción. Entonces, muchos de esos feminicidios aunque aumentaron la sanción si hubieran sido atendidos con las lesiones simples que se denunciaron previamente, entonces no se hubiera llegado al asesinato”, asegura.

Un ejemplo de esta situación es el caso de Abril, quien antes de ser asesinada, había denunciado el intento de homicidio por parte su exmarido.

Publicidad
Publicidad