Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Disminuye aseguramiento de armas en primeros meses de AMLO

Mientras que en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña se aseguraba un promedio de 1,876 armas al mes, con AMLO se decomisan apenas 754 armas cada mes.
mié 23 octubre 2019 06:00 AM
(Obligatorio)
País armado. La caída de aseguramientos se podría traducir en más armas en circulación.

En los sexenios de los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, de diciembre 2006 a diciembre 2018, la FGR y las Fuerzas Armadas incautaron 270,168 armas; es decir, un promedio de 1,876 armas al mes, según cifras obtenidas por Expansión Política publicadas este martes , pero los aseguramientos vieron una reducción al empezar el sexenio del presidente López Obrador.

Según información obtenida vía transparencia, durante el primer cuatrimestre de López Obrador, de enero a mayo, los aseguramientos de armamento sólo consigueron 3,019 armas; un promedio de 754 armas por mes; es decir, una caída de 1,100 cada mes, según datos de la Fiscalía General de República y de la Defensa Nacional.

Publicidad

Para los expertos consultados por Expansión Política, la caída responde a que la administración actual no tiene una estrategia en marcha pues apenas el canciller Marcelo Ebrard está elaborando el “Operativo Frozen” con el gobierno de Estados Unidos, también se debe a que se redujeron los operativos de combate al tráfico de armas y que no hay actividad policial en cuanto a investigaciones.

“Una hipótesis es que no hay actividad policial, se correlaciona con que también se cayeron los decomisos de droga. Deduzco que no hay detenciones e investigación de delitos, por lo tanto no hay armas que asegurar. Si hubiera actividad policial, investigaciones y si estuvieran procediendo, verías un aumento en los aseguramientos”, asegura Carlos Vilalta especialistas en seguridad e integrante del Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (CentroGeo).

Recomendamos: En dos sexenios, México incautó menos del 10% de las armas que entraron al país

Para Gabriel Martín Barrón Cruz, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), desde la llegada de la nueva administración, el primer anuncio fue no se iba a enfrentar a la delincuencia organizada como en las administraciones pasadas y eso se percibe en menos operativos y por lo tanto, menos decomisos:

“¿Entonces qué pasa?. Se caen los decomisos de armas, drogas y detenciones de líderes dedicados al tráfico de drogas”, indica.

Publicidad

Compara que en el sexenio de Felipe Calderón la estrategia estaba enfocada en un combate cotidiano.

“El número de enfrentamientos y violencia que se dio en esos años está documentada, esa fue la estrategia, del descabezamiento de las organizaciones, matar o detener a sus integrantes. Los resultados fueron más de 120 mil homicidios dolosos en ese sexenio. Con Peña Nieto aunque no es tan mediática y escandalosa, es una estrategia sin tanta espectacularidad, pero los número de homicidios son más altos”, resalta.

Lee también: Operativo 'Frozen': México y EU acuerdan "sellar fronteras" al tráfico de armas

En su conferencia matutina a finales de enero pasado, el presidente López Obrador declaró que “oficialmente ya no hay guerra”, pues la función del gobierno es garantizar la seguridad pública, y no realizar operativos para detener a capos del crimen organizado. Con ello buscaba reducir los robos, secuestros y homicidios en el país.

Mientras se logra un acuerdo en materia de detección de armas, hasta el momento las armas siguen entrando y los decomisos, están suspendidos, lo que se traduce en más armas en circulación, apunta Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

“Lo que tenemos hoy es que los grupos criminales están cada vez más armados y por eso entiendes que los homicidios dolosos cometidos con arma de fuego, las extorsiones, los robos y los delitos cometidos con arma de fuego son cada vez mayores”, explica.

Publicidad

En contraste, Alejandro Hope, analista en seguridad, resalta que en las cifras de aseguramientos puede existir un problema de interpretación.

“No sabes si al decomisar más armas es porque hay un mayor esfuerzo o hay más armas. Y al revés: ¿si caen los decomisos es porque hay un menor esfuerzo en la intervención? Es compleja la interpretación, porque si caen los aseguramientos ¿Se debe interpretar como una caída en el esfuerzo o como una disminución del flujo? No sabemos, y al revés funciona igual, ¿entre más decomisos significa más esfuerzo o más armas? No es fácil determinarlo”, refiere.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad