Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La respuesta a Trump, un acto de claroscuros y pocos resultados

Internacionalistas rescatan algunos aspectos de la carta de AMLO, como que la emitiera con rapidez, pero también ven algunas deficiencias y advierten que no cambiará la situación entre México y EU.
sáb 01 junio 2019 07:00 AM
AMLO confe 31 de mayo
De AMLO para Trump. Prudencia y no confrontación, ese fue el mensaje del presidente de México ante las amenazas de Trump.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión Política).- El tuit del jueves 30 de mayo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no sorprendió a muchos. Como en otras ocasiones, incluso desde que era candidato, se fue contra México por la migración.

La diferencia en esta ocasión, además de que subió el tono de la amenaza fijando un plazo de 10 días para poner aranceles a todos los productos mexicanos, fue la respuesta del Ejecutivo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien por primera vez respondió a pocas horas de la publicación —sin que su posicionamiento fuera motivado por preguntas de la prensa— e hizo pública una carta a Trump en la que señala que no es "cobarde" ni "timorato".

Especialistas en relaciones exteriores coinciden en que la respuesta tiene diversas aristas para analizarse; sin embargo, consideran que por lo pronto la relación entre ambos países no cambiará y este pasará a ser un episodio más, porque este tipo de intercambios ejemplifica cómo se desenvuelve el mandatario estadounidense.

"No representa ninguna sorpresa porque ya conocemos el modus operandi del presidente Donald Trump, en cuanto al uso del poder duro para buscar el cumplimiento de sus fines; no es la primera vez que tiene por objetivo intimidar a otros países. No es de sorprender en el sentido de la forma de hacer política del presidente Trump", señaló Mary Carmen Peloche, académica del Tec de Monterrey.

Conoce más: "Vamos siempre a defender a los migrantes", dice AMLO

Horacio Vives, del ITAM, comentó que los tuits de Trump no son una historia nueva, sino "una historia de agravios que ya lleva varios meses acumulados", de parte de un interlocutor que no es confiable y que tiene una retórica antimexicana y antimigrante.

Publicidad

¿Cómo vieron la respuesta?

El académico del ITAM estimó que la respuesta fue torpe y tardía, aunque reconoció que la carta tiene elementos rescatables. Por un lado, dijo que López Obrador estuvo mal al responder de manera personal a un asunto de Estado.

"No están en juego los valores o atributos del presidente de la República, no tiene por qué decirle que no es timorato o cobarde. No es una carta sobre López Obrador, sobre su personalidad, sino que tiene que ver con la crisis entre dos países y López Obrador le está contestando de manera personal", comentó.

Recomendamos: Así fue como AMLO subió el tono de sus respuestas

Peloche señaló que la carta era necesaria ante las provocaciones y que López Obrador contestó con buen tiempo, al hacerlo a pocas horas de la publicación y de manera un poco más atinada, pero no consideró que esto signifique una diferencia para el futuro.

"La relación va a seguir siendo muy mesurada y tibia por parte de México, porque está consciente el gobierno de la interdependencia y la estrecha relación comercial. No va a representar un retroceso pero tampoco un avance en la relación, creo que se va a mantener como hasta ahora, con altas y con bajas", dijo.

Ambos analistas señalaron que México debe tener una postura más enérgica.

Hay un cambio de postura, no es suficiente, y la carta no representa la postura que México debería tener, pero sí hay una diferencia entre cómo fue la relación y lo que es ahora".
Mary Carmen Peloche, ITESM

Publicidad

En medio de la coyuntura

Peloche advirtió que en todos los sexenios ha habido problemas entre ambas naciones, por lo que el de López Obrador no podía ser la excepción. No obstante, las agresiones se dan en medio de la firma del acuerdo con Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el proceso para adoptar un programa de desarrollo regional.

Ambos especialistas coincidieron en que el T-MEC es un asunto más político, mientras que el migratorio es algo que solo le importa a México, porque a Trump no le interesa atender el tema de fondo.

Te puede interesar: Así han aumentado las "detenciones" de migrantes en México

Hace apenas unos días, el canciller Marcelo Ebrard presentó en EU un proyecto en colaboración con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para fortalecer el desarrollo económico de la región, solo que los especialistas le ven pocas esperanzas.

"Este acuerdo es importante para México pero solo para México, no para EU, este plan de apoyo no tiene genuinamente un interés por parte de Trump, de tal manera que está en el interés de México pero no en el de EU, porque le paga más políticamente a Donald Trump culpar a México de los problemas que tiene el país que tomar una postura de política exterior que resolverlos", dijo Vives.

"Desde el principio, a Trump no le interesan las causas de la migración, lo único que le interesa es frenarla, pero se preocupa poco o nada en atender causas de la migración, mucho menos se preocupa en este plan. Difícilmente López Obrador convencería a Trump de llevar a cabo este plan", comentó Peloche.

Carlos Cordero, coordinador de la licenciatura en Relaciones Internacionales del ITESO, señaló que no ve mal el proyecto de la Cepal, que consiste en impulsar el desarrollo de Centroamérica, pero no es garantía de que los grupos criminales dejen de generar violencia.

"La confrontación es entre los mandatarios, la economía es interdependiente, y dudo que los empresarios estadounidenses y mexicanos estén de acuerdo con la medida. Este grado de interdependencia puede ser el freno para que haya una confrontación", comentó en un comunicado.

¿Está bien enviar una comitiva?

El canciller Ebrard anunció que él y Mike Pompeo, secretario de Estado de EU, serán los encargados de dirigir las conversaciones al respecto, pero aseguró que hay buena disposición ante lo que argumenta la carta.

La académica del Tec de Monterrey consideró que Ebrard es un canciller hábil, capaz de hacer frente ante situaciones de crisis, y que lo primero que se tiene que hacer es desarrollar una hoja de ruta para atender la crisis en la frontera, sin que represente que México doble las manos.

Al respecto, Vives djo que México no puede renunciar a la posibilidad de seguir explorando por la vía de la negociación, pero con una actitud más sensata y responsable.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad