Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Aldama y Chenalhó: las claves de un conflicto que lleva más de cuatro décadas

En los últimos días, habitantes de estos municipios de los Altos de Chiapas han tenido enfrentamientos armados que revivieron un conflicto territorial que data de hace más de 45 años.
mar 11 enero 2022 06:50 PM
La CNDH condenó los hechos de violencia entre Aldama y Chenalhó
El conflicto entre Aldama y Chenalhó es motivado por el reclamo de 60 hectáreas de territorio.

Un indígena tsotsil de Chiapas muerto y dos heridos es el resultado de 72 horas del último enfrentamiento armado entre pobladores de Aldama y Chenalhó.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ya se pronunció al respecto, pero las agresiones no han cesado. Estas son las claves de un conflicto agrario que data de hace cuatro décadas y ha dejado una veintena de muertos y decenas de heridos y desplazados.

Publicidad

72 horas de enfrentamiento

El pasado 9 de enero, Javier Hernández de la Torre, de 32 años, recibió un disparo cuando se dirigía a su cafetal, en el municipio de Aldama, en compañía de su familia.

De acuerdo con medios locales, Hernández es integrante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y sigue siendo atendido en una clínica.

Al día siguiente, el 10 de enero, Lorenzo Gómez Ruiz fue asesinado en el municipio de Aldama mientras se dirigía a su campo de cultivo; falleció mientras lo trasladaban a un hospital.

Solo unos minutos después, se registró la tercera víctima. Un joven que caminaba entre los límites de Aldama y Chenalhó —los municipios que están en disputa— fue herido por una ráfaga de balas.

Las agresiones se dieron en medio de los ataques armados entre pobladores, iniciados el sábado 8 de enero. Aunque, según Aristegui Noticias , desde el día 5 habitantes de Aldama denunciaron ante el gobierno de Chiapas que pobladores de Santa Martha Chenalhó cruzaron los linderos que dividen a ambos municipios y detonaron explosivos en los terrenos de siembra de café.

Hasta este momento, y pese a la situación de violencia en los últimos días, las autoridades no han intervenido ni han mandado patrullaje a la zona.

 

La CNDH condena, Chiapas guarda silencio

El lunes, la CNDH lanzó una condena enérgica sobre los hechos de violencia con armas de fuego en contra de la comunidad de Aldama, así como un llamado al gobierno de Chiapas a garantizar la seguridad de sus habitantes.

"Este organismo nacional reitera su preocupación por la situación de violencia que se vive en los límites de ambos municipios, al tiempo de exhortar al gobierno del estado de Chiapas a garantizar el derecho humano a la vida de las personas de las comunidades de Aldama y Chenalhó", señaló en un comunicado.

Asimismo, urgió a las autoridades correspondientes a realizar con imparcialidad las investigaciones que permitan ubicar y procesar a los probables responsables de estos hechos.

La CNDH recordó que el 10 de diciembre de 2021, ante tal panorama que persiste en esta zona, ejerció la facultad de atracción del caso del conflicto armado en ambos municipios, por lo que está realizando las investigaciones pertinentes para proteger, defender y garantizar el ejercicio de derechos a las víctimas.

También indicó que mantiene la vigencia de medidas cautelares dirigidas a distintas autoridades del gobierno del estado y a la Guardia Nacional, a fin de salvaguardar la seguridad, vida e integridad física de las personas que habitan en las comunidades.

Pese al llamado y a la situación de violencia, el gobierno de Chiapas, encabezado por Rutilio Escandón, no se ha pronunciado al respecto.

 

El viejo conflicto agrario

El reciente conflicto surge a partir del reclamo de los habitantes de Chenalhó por la posesión de 60 hectáreas de tierra de Aldama, las cuales tendrían que haberse repartido desde noviembre de 2020, cuando se firmó un acuerdo.

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), el gobernador Escandón y autoridades municipales suscribieron dicho acuerdo, en el que se pactó la modificación territorial de los planos para que Aldama se quedara con 32.5 hectáreas y Chenalhó con las restantes.

En aquel momento, las autoridades incluso prometieron impulsar proyectos de infraestructura, como carreteras, centros de salud, escuelas y viviendas para cada municipio. Sin embargo, algo falló en el proceso y los enfrentamientos se retomaron más de un año después.

Este no fue el primer pacto que se firmó y se rompió. En junio de 2019, se hizo el convenio de no agresión entre los habitantes de Aldama y Chenalhó, considerado como un hecho histórico que marcaba el inicio de una nueva etapa de paz. Al día siguiente, ocurrió una agresión armada en Aldama.

El conflicto agrario viene de hace más de 45 años, en los que pobladores de ambas zonas han encabezado enfrentamientos armados por la lucha del territorio, pero desde 2016 la violencia escaló, provocando cientos de desplazamientos forzados, una veintena de muertos y decenas heridos.

La insistencia de Chenalhó se acrecentó luego de que en diciembre de 2017 el Tribunal Agrario de Chiapas emitió un fallo a su favor y resolvió que se le devolviera un territorio que décadas atrás autoridades habían cedido erróneamente al otro municipio.

Tanto Aldama como Chenalhó argumentan que los terrenos les pertenecen ancestralmente. Mientras, activistas consideran que el conflicto ha sido alimentado por grupos paramilitares, como el que perpetró la masacre de Acteal en 1997.

Publicidad
Publicidad