Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sierra de San Miguelito: estas son las claves del conflicto por la tierra

El presidente Andrés Manuel López Obrador publicó un decreto para clasificar a esa región como Área Natural Protegida, pero un grupo de ejidatarios y comuneros acusó "despojo".
mié 22 diciembre 2021 06:30 AM
La sierra de San Miguelito ya es área natural protegida
Durante décadas, este pedazo de sierra ha sido disputado por comuneros, empresarios y autoridades. Un nuevo capítulo se inició con la clasificación de Área Natural Protegida.

El 13 de diciembre de este año, los habitantes de la Sierra de San Miguelito, en San Luis Potosí, amanecieron con la noticia de que el gobierno federal declaró la zona como Área Natural Protegida, sin consulta ni acuerdos previos.

Ahora, algunos ejidatarios y comuneros buscan un diálogo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le piden modificar dicho decreto. Pero el gobierno federal, por su parte, ya tiene planes para la Sierra de San Miguelito.

Publicidad

El decreto y su fundamento

Hace una semana, en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se publicó el decreto presidencial por el que se declara Área Natural Protegida, con carácter de Área de Protección de Flora y Fauna (APFF), a la Sierra de San Miguelito, que abarca los municipios de Mexquitic de Carmona, San Luis Potosí, Villa de Reyes y Villa de Arriaga.

En total son 111,160 hectáreas las que a partir de ahora son Área Natural Protegida.

En el decreto se citan los estudios realizados por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en los que se reporta que la Sierra de San Miguelito alberga diversos ecosistemas con más de 700 especies vegetales —como el bosque de encino, el bosque de pino, bosque de pino-encino y el matorral xerófilo— y 300 animales.

Las especies vegetales, afirma el estudio, están amenazadas por diversas causas, como el cambio de uso del suelo para asentamientos humanos, industria, crecimiento de la frontera agrícola, ganadería extensiva e incendios forestales recurrentes.

Mientras que de la fauna que abunda en la sierra, hay poco más de 50 especies bajo alguna categoría de protección por la Norma Oficial Mexicana (NOM-059-SEMARNAT-2010).

"El no emprender acciones preventivas de protección respecto a la superficie señalada, implicaría, poner en riesgo los ecosistemas y especies que ahí habitan", se resalta en el decreto.

Publicidad

Asimismo, se afirma que, de acuerdo con lo establecido en el artículo 58 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, se realizó un proceso de consulta ciudadana, en la que se recibieron opiniones a favor sobre la factibilidad de establecer un corredor climático y fragmento de vegetación natural primaria en la zona.

Este corredor abarcaría a los municipios de San Luis Potosí y Villa de Reyes, "cuya incorporación permitirá conservar la superficie, evitando generar impactos antropogénicos en la misma, así como incrementar estratégicamente las zonas de captación pluvial que cuentan con buena conductividad hidráulica y son productoras de agua, que se sumarían a los esfuerzos de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático".

Sembrando Vida en San Miguelito

La intención de la declaratoria de áreas naturales protegidas se considera de utilidad pública. Incluso, en el decreto presidencial del 13 de diciembre se destaca que esta declaratoria constituye una acción fundamental para la defensa y conservación de los elementos naturales susceptibles de explotación.

"Toda vez que la protección y conservación de los ecosistemas y su biodiversidad reducen la vulnerabilidad de la población e incrementan su resiliencia, además de favorecer la adaptación de la biodiversidad al cambio climático, incluyendo a especies en riesgo", justifica el decreto.

A partir de la declaratoria, pueden realizarse las siguientes actividades:

  • Preservación y conservación de los ecosistemas y sus elementos.
  • Investigación y colecta científicas.
  • Monitoreo ambiental.
  • Educación ambiental.
  • Aprovechamiento no extractivo de vida silvestre.
  • Turismo de bajo impacto ambiental.
  • Restauración de ecosistemas y reintroducción o repoblación de vida silvestre.
  • Construcción de infraestructura para las acciones de investigación científica y monitoreo del ambiente.
  • Mantenimiento de la infraestructura fija y equipos de comunicación existentes.

Para estas actividades se requiere autorización de las autoridades competentes. Pero detrás de esta declaratoria hay un programa que tendrá preferencia sobre cualquier plan.

Publicidad

El 14 de diciembre, un día después de la publicación del decreto, el presidente López Obrador dio a conocer que a la declaratoria de la Sierra de San Miguelito se agregará el programa federal Sembrando Vida.

"Va incluido un programa de reforestación para apoyo de campesinos de todos los ejidos y comunidades de las más de 100,000 hectáreas. Se les va a apoyar con el programa Sembrando Vida porque se cumplen dos propósitos fundamentales: va a haber trabajo para la gente y se va a reforestar toda la sierra", dijo el mandatario federal en conferencia de prensa.

El programa Sembrando Vida, uno de los prioritarios del presidente López Obrador, cuenta con una baja calidad de diseño, bajo cumplimiento de metas y bajos niveles de cobertura de su población potencialmente beneficiaria, de acuerdo con el Índice de Desempeño de Programas Públicos Federales (INDEP) 2021, elaborado por la organización civil Gestión Social y Cooperación.

Por otro lado, según los resultados de la Medición de pobreza a nivel municipal 2020 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, en ocho de los 10 municipios con más beneficiarios de Sembrando Vida aumentó el porcentaje de población en situación de pobreza, contrario al discurso del programa.

Agricultores piden revisar el decreto

A una semana de publicado el decreto, cientos de agricultores de la Sierra de San Miguelito exigieron este domingo al presidente López Obrador que modifique el decreto que declara a la zona como Área Natural Protegida.

Ejidatarios y comuneros conformaron el Frente Agrario pro-Familias de la Sierra de San Miguelito porque, dicen, ellos son "los auténticos y legítimos dueños de la tierra", y no fueron consultados ni han llegado a acuerdos con la federación.

En conferencia de prensa, los ejidatarios denunciaron que el estudio previo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Conanp para fundamentar esa declaratoria, "estuvo amañado" y así, consideraron, fue que "engañaron" al presidente López Obrador.

Publicidad

"Este decreto nos perjudica. Estamos seguros de que el presidente fue mal informado y engañado por parte de estas dependencias y no imagina el enorme daño que nos causa", dijo Salomé Marín Castillo, un ejidatario de un núcleo agrario afectado por la declaratoria.

Según la denuncia, el decreto está despojando a más de 30,000 propietarios de 36 núcleos agrarios, 35 ejidos, que representa toda una comunidad. También señalaron que si bien no están en contra de la declaratoria, hay zonas sin flora ni fauna que fueron consideradas como áreas naturales protegidas.

"Nos han quitado todo, incluso lo que no necesita ser protegido, porque dentro de la sierra hay zonas donde no hay ni flora ni fauna, son tierras sin nada de vegetación, ni animales", agregó Marín Castillo.

Ejidatarios de la Sierra de San Miguelito
El Frente Agrario Pro Familias de la Sierra de San Miguelito sostiene que el decreto presidencial afecta a 30,000 familias.

El Frente Agrario de la Sierra San Miguelito adelantó que en los primeros días de 2022 viajarán a la Ciudad de México para buscar entrevistarse con el presidente López Obrador y el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, para modificar el decreto.

El decreto presidencial abre un nuevo capítulo en la lucha por el territorio de la Sierra de San Miguelito. Por años, ejidatarios, comuneros, empresarios y autoridades locales se han disputado la región; sobre todo, la zona aledaña a la capital potosina, por el desarrollo de proyectos inmobiliarios.

El 27 de julio de este año, luego de varios estudios y gracias a la intervención de activistas, la Semarnat determinó que no se autorizaría ningún desarrollo inmobiliario en esa zona, a la que declaró "no urbanizable".

-Con información de EFE.

Publicidad
Publicidad